Volvo Trucks apuesta por el biogás para el transporte de larga distancia

por El Vigía

Transportistas y cargadores están cada vez más interesados en reducir costes y emisiones de CO2 gracias al uso de gas licuado refrigerado como combustible. Así lo cree al menos Volvo, que ha presentado sus nuevos camiones Volvo FH y Volvo FM con motores que funcionan con gas natural licuado y biogás. El fabricante sueco recuerda que el GNL puede reducir las emisiones de CO2 hasta en un 20% y el biogás permite un transporte sin emisiones de carbono y reducir las de CO2 hasta en un 100 %.

El Acuerdo Verde de la UE indica la dirección que debe tomar el sector del transporte hacia un futuro más limpio, estableciendo una fecha límite para los combustibles fósiles. En consecuencia, los transportistas y cargadores buscan cada vez más alternativas al diésel.  “Hoy en día, los camiones propulsados por GNL son la alternativa comercialmente más viable al diésel para operaciones de transporte pesado en largas distancias. Este combustible está disponible en cantidades suficientemente grandes y a un precio competitivo. El uso de más camiones de gas crea unas condiciones favorables para realizar una transición a un porcentaje mayor de biogás licuado con el tiempo”, afirma Lars Mårtensson, director de Medio Ambiente e Innovación de Volvo Trucks.

La producción de biogás de origen no fósil necesita un mayor número de plantas de producción para la digestión anaeróbica de los residuos, con la posibilidad de enfriar el gas para convertirlo en líquido. Varios estudios han calculado que en 2030 más del 20 % del diésel en Europa podría reemplazarse por gas renovable en forma de Bio GNL. El número de estaciones de servicio de gas licuado aumenta constantemente y ya es una alternativa al diésel en muchas rutas. Sin embargo, según el constructor escandinavo, la cantidad de estaciones de servicio debe seguir aumentando al mismo ritmo que el crecimiento del número de camiones que funcionan con gas.

“Al invertir en camiones con GNL, estamos demostrando que el biogás es una alternativa importante para reducir la dependencia del diésel fósil. No obstante, para acelerar la transición a un transporte sin impacto para el medio ambiente, es necesario seguir invirtiendo en estaciones de servicio de gas licuado y seguir tomando medidas para facilitar que los transportistas puedan invertir en vehículos de gran tonelaje que funcionan con gas”, señala Lars Mårtensson.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies