Una década de impulso a la marca de calidad

por admin

A punto de cumplir su primera década, el balance que realiza la comunidad portuaria de la marca de calidad del puerto de Barcelona, Efficiency Network, resulta claramente alentador. Una fecha redonda para una certificación que evalúa y reconoce el cumplimiento de unos estándares operacionales y que nació con el objetivo de mejorar la eficiencia, agilidad y simplidad de los procesos logístico-portuarios.

Desde diciembre de 2010, cuando se otorgaron las primeras 12 certificaciones, el número de compañías adheridas a esta certificación se ha elevado hasta las 91, que representan un total de 95 actividades.

De hecho, tanto el responsable de Desarrollo de la Marca de Calidad del puerto de Barcelona, Ramon Rull, como el presidente del Comité de Seguimiento de la Marca, José Miguel Masiques, destacan el fuerte compromiso de las empresas por este proyecto, que año tras año continúa sumando adeptos. “Cada año hay nuevas incorporaciones y las organizaciones siguen creyendo en este él y, por un motivo u otro, cada dos años renuevan su certificación”, apunta Rull. Los transitarios y agentes de aduanas son el perfil predominante actualmente, con 44 organizaciones certificadas; seguido por las empresas de transporte (31), agentes consignatarios en el ámbito de los contenedores (11) y dos terminales: BEST y APM Terminals. Asimismo, en el ámbito de los servicios al buque hay dos empresas de retirada de residuos certificadas y cinco agentes consignatarios. De forma aproximada, las empresas que integran la marca de calidad gestionan más del 50% del volumen de contenedores llenos de importación y/o exportación que se mueven en el puerto.

Los últimos datos facilitados por la autoridad portuaria constatan el salto cualitativo que están experimentado las empresas adheridas. Así, por ejemplo, los procesos logísticos gestionados a través de cadenas de empresas certificadas han mejorado en su fiabilidad más de un 15% respecto a años anteriores a la creación de la marca. “Estos resultados revierten en un mejor servicio ofrecido a la mercancía y, por tanto, en una mejora de la competitividad del cargador final”, apunta Rull. En esta línea, también un informe del IESE de 2018 señala que las empresas certificadas gestionan un mayor volumen de actividad que las que no lo están, una diferencia que, además, se acentúa especialmente tras tres o cuatro años de certificación. En concreto, el estudio señala que el programa de certificación contribuye a aumentar su rendimiento empresarial y que esta mejora puede llegar a ser de 8,9 puntos porcentuales dos años después de certificarse.

Para Ramon Rull, otro de los hitos cosechados a lo largo de esta década es que los estándares de eficiencia definidos a través de los compromisos de calidad de servicio se han establecido como un punto de referencia a la hora de medir cómo evolucionan determinados procesos logísticos o procesos relacionados con el despacho de la mercancía (ya sea con la Aduana o con los Servicios de Inspección en Frontera). “Es decir, nos ha permitido universalizar o consensuar entre toda la comunidad portuaria una forma de medir partes de nuestra actividad. Esto nos ha facilitado el trabajo a la hora de encontrar aspectos susceptibles de mejora por parte de toda la comunidad portuaria”, añade el directivo.

Desde un punto de vista más cualitativo, desde las empresas certificadas también señalan que los estándares de calidad han representado un estímulo de mejora para todas las organizaciones de la comunidad, ya sean públicas o privadas. “Y al mismo tiempo, estos estándares se han consolidado como indicadores internos de calidad en muchas organizaciones o en protocolos de buenas prácticas, e incluso se han establecido como un referente dentro del listado de acreditaciones de calidad que los cargadores solicitan a los operadores para formar parte de su universo de proveedores“, sostiene Rull.

Nuevo modelo de auditorías

Pese a las buenas cifras reportadas hasta la fecha, y lejos de considerarlas una prueba superada, desde la autoridad portuaria tienen claro que es imprescindible seguir trabajando “para ser más celosos del cumplimiento de todo lo citado”, señala José Miguel Masiques. Además, reconoce también la labor que han desempeñado hasta la fecha las administraciones en el desarrollo de este proyecto. “Aunque a veces sea difícil poder cumplir por recursos, etc., han participado activamente en el comité de seguimiento de la marca”, apunta Masiques.

De cara a los próximos meses, Ramon Rull explica que lo más importante será seguir reforzando la medida de los estándares de calidad. Para ello, se está desplegando un nuevo modelo de auditorías con el objetivo de que el 100% de las empresas puedan disponer del mismo a finales de este año. Además de incorporar los nuevos valores como elemento de referencia de la marca y de seguir reforzando el sentido de pertenencia, a lo largo de este primer semestre también tienen previsto poner en marcha la gestión de quejas y reclamaciones para posibles incumplimientos en los compromisos de calidad en el ámbito de los servicios a buque. Según explica Rull, “esto comportará que los consignatarios, como representantes de los armadores, navieras, etc., puedan presentar quejas ante un posible incumplimento en los estándares de calidad de servicio en este ámbito”.

Con todo, el responsable de la marca de calidad del puerto se refiere a la importancia  de seguir sumando adeptos y de lograr un mayor número de organizaciones implicadas en la mejora conjunta de los servicios. “Por que al final, la imagen de servicio que el cliente recibe o percibe es la del servicio ofrecido por parte de todo el conjunto de organizaciones que desarrollan su actividad diariamente”. De forma individual, recuerda que, para cualquier empresa, el hecho de contar con esta certificación le reporta periódicamente (a través de auditorías que elabora el equipo de auditores de la marca) información sobre el grado de cumplimiento respecto a los estándares de calidad establecidos por la marca. Las empreses certificadas reciben un informe cada seis meses con el resultado, tanto de sus indicadores internos como de los procesos globales en los que participa como cadena.

La comunidad portuaria opina:

Cristóbal Ruiz

“Agencia Marítima Española EVGE posee el certificado desde 2011, siendo una de las primeras empresas consignatarias de buques en obtenerlo. Gracias a estos altos estándares de fiabilidad y transparencia logrados, podemos ofrecer a nuestros clientes un gran valor añadido, tanto humano como en la gestión de sus embarques, lo que nos diferencia notablemente del resto de competidores”.

Vicente Rodríguez

“Formar parte de la marca de calidad resulta bastante interesante, sobre todo de cara al cliente final, que ve el esfuerzo que realizamos algunas empresas del puerto de Barcelona por mejorar. Organizamos mesas, eventos y trabajamos de forma conjunta para intentar mejorar la cadena logística portuaria y que el cliente final salga beneficiado. Nosotros estamos certificados desde 2016”.

Neus Garrido

“El grupo CTC está certificado desde los inicios del Efficiency Network. Nos ofrece muchas ventajas, tales como formar parte de un proyecto en continuocrecimiento. Sabes que tienes detrás una marca (y un equipo humano excepcional) que te identifica con unos estándares de calidad que los clientes valoran y puede ser un punto diferencial. Por supuesto, recomendaría a una empresa certificarse precisamente por todos estos motivos”.

José Miguel Masiques

“Fueron 12 las primeras empresas que se certificaron en el cóctel de Navidad de 2010, y entre ellas estaba Masiques. A lo largo de esta década hemos logrado unir todavía más a la comunidad portuaria y generar espacios de debate constructivo. Además, los clientes ya conocen la marca de calidad y quieren que toda la cadena logística esté acreditada como tal porque es una certificación importante”.

Xavi Casas

“Cargo Flores forma parte de la marca de calidad desde el 28 de abril de 2014. Sin lugar a dudas, disponer de la certificación Efficiency Network nos proporciona una credibilidad, fiabilidad, transparencia y reputación de cara a los clientes. Asimismo, genera una sensación de seguridad en la trazabilidad de la cadena logística relacionada con el puerto de Barcelona”.

Albert Pallarès

“Formamos parte de la marca de calidad Efficiency Network desde el ejercicio 2011. Cualquier certificación siempre es positiva y, en este caso en particular, a nosotros nos da una visibilidad de garantía de procesos delante de nuestros clientes y proveedores. Además, también nos obliga a revisar continuamente los procesos para asegurar que los mismos son eficientes y adecuados a las expectativas del sector, industria y la propia marca”.

María Gil

“Para Grupo Raminatrans, que se certificó el 30 de noviembre de 2015, las ventajas son todas. Además, nuestro presidente, Rafael Milla, siempre nos ha inculcado lo importante que es contar con estas certificaciones de calidad, ya que es lo que nos diferencia de las empresas que no lo están. La mejora cualitativa está siendo muy significativa y se hace sentir sobre todo en nuestras visitas con los clientes, quienes cada vez con más fuerza nos apoyan en este proceso”.

Miquel Sala

“La certificación, que logramos en 2011, constata que desarrollamos nuestra actividad de acuerdo con los máximos estándares de calidad del puerto. Asimismo, nos erigimos como un partner de confianza para nuestros clientes porque les ofrecemos un mejor control de todas sus mercancías. Nos confiere una ventaja competitiva respecto a otros proveedores, convirtiéndonos en un socio de confianza, con un servicio diferencial y orientado plenamente al cliente”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies