Un ministerio para gestionar el transporte

por Alberto Guerrero

Un “gran ministerio” echa a andar. Tras ocho meses trabajando en funciones, José Luis Ábalos inicia su segunda legislatura con la redenominación del ministerio de Fomento, que se convierte en el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Una nueva cartera que mantiene las mismas competencias, pero que reorienta su estrategia política para poner el foco en la gestión del transporte por delante de la construcción de infraestructuras.

“A este ministerio se le asocia, tradicionalmente, como un ministerio constructor de infraestructuras –señalaba Ábalos en su primera comparecencia pública tras prometer el cargo en el Palacio de la Zarzuela– . Este enfoque pudo tener sentido hace un siglo o hace unas décadas. Pero hoy no captura bien nuestra misión”.

Esta nueva misión estará guiada por una Estrategia de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada, que se convertirá en el marco general del nuevo ministerio y en el que estará integrado el Pacto de Estado que desde su nombramiento como ministro ha aspirado a impulsar Ábalos para consensuar la política de infraestructuras. Un acuerdo de máximos que deberá definir una “gran ley de Movilidad que el sector y España nos reclama desde hace décadas”.

“Esta ley debe establecer normas y procedimientos claros para seleccionar inversiones, fijar la financiación del transporte público, resolver las inconsistencias del modelo viario, profundizar en la normativa de seguridad, fijar principios y responsabilidades de colaboración entre administraciones y avanzar en la sostenibilidad financiera de las infraestructuras de transporte”, apuntaba Ábalos en su toma de posesión.

El nuevo ministerio de Transportes promete, en cualquier caso, un “protagonismo destacado” para las infraestructuras, sobre todo en el ámbito ferroviario, para completar los corredores todavía pendientes, que requieren de grandes volúmenes de inversión, y fomentando la intermodalidad y la innovación tecnológica. “Inversión sí, toda la que sea posible, pero inversión eficaz”, enfatizaba el ministro, insistiendo, eso sí, en que es necesario “invertir con más racionalidad”. “No vamos a comenzar la legislatura llenando mapas con promesas de más y más infraestructuras. Eso no lo hace ya ningún país que tenga el desarrollo económico y de infraestructuras de España”, explicaba el ministro. El nuevo modelo pasará ahora a depender más del sector privado, que puede “salir muy beneficiado de las transformaciones en curso. Ya hay muchas empresas y sectores que están generando actividad económica con este nuevo enfoque”, aseguraba.

Otra de los grandes áreas prioritarias para esta cartera es la transformación digital. El nuevo ministerio parte con el objetivo de liderar la revolución tecnológica que afronta el sector del transporte. “La transformación digital no es un tema de futuro, es un tema de presente”, señalaba Ábalos. “Fenómenos como el vehículo autónomo, los vehículos compartidos, las plataformas digitales de movilidad o la electrificación del automóvil son realidades sobre las que tenemos que trabajar ya”.

La nueva denominación permite además una aproximación del departamento al sector del transporte, como reconocía el ministro en su primera comparecencia. “Es una forma de poner en valor la actividad económica que desarrollan los transportistas y que puedan ver en este ministerio un órgano de gestión próximo que empatice con su actividad”. Un guiño que ha sido apreciado por el colectivo del transporte de mercancías por carretera, que ha interpretado el cambio de nombre como una declaración de intenciones para que el transporte “ocupe un lugar de mayor relevancia en la estrategia del Gobierno para los próximos años”, aseguran desde CETM. “Por nuestra parte, exigiremos al nuevo Gobierno que este gesto no se quede en un mero cambio de denominación”, sostiene la patronal del transporte por carretera.

“Ya dejamos de ser huérfanos ministeriales”, apunta el director general de Astic, Ramón Valdivia. “Es una decisión muy acertada, pues la movilidad es cada día más decisiva para la competitividad global de las economías modernas en un mundo globalizado”.

Esta buena acogida es compartida por las principales organizaciones del transporte del país, que consideran más alineada a sus intereses una gestión política que anteponga la optimización del uso de las infraestructuras ya construidas al desarrollo de nuevas redes. Lo explica, por ejemplo, el presidente de la Asociación Española del Transporte, José María Pérez Revenga, que señala que la anterior denominación “correspondía al enfoque tradicional de desarrollo de infraestructuras”. En su opinión, “es importante destacar desde el propio nombre que lo tutela su posición de servicio a la sociedad” y considera que “se han de priorizar las actuaciones de lo estratégico (sociedad, bienestar y movilidad) a la base (infraestructuras). Por tanto, bienvenido sea este cambio”.

En este primer análisis al ministerio, desde el sector insisten en reclamar que este foco hacia el transporte atraiga también la atención sobre las mercancías. “El cambio de denominación nos parece muy positivo si este Gobierno ha pensado en mercancías y su intención es prestar menos atención a la construcción de la infraestructura y más atención a la gestión de dicha infraestructura”, explica el presidente de la Unión de Operadores de Transporte Comodal (UOTC), Antonio Pérez Millán.

Desde Feteia, la organización representante de los transitarios españoles, muestran su satisfacción por los principales retos que se ha planteado el ministerio: la transformación digital del transporte, los desafíos del cambio climático, la conclusión de los grandes corredores pendientes de ejecución y la aprobación de una nueva ley de Movilidad. “Si estos retos se afrontan de una manera adecuada, estamos seguros y convencidos de que beneficiarán de forma positiva a nuestro sector”, sostiene el presidente de la federación, Enric Ticó.

La logística reclama su espacio

Por su parte, desde el ámbito logístico lamentan la ausencia de esta actividad en el organigrama del ministerio, pero el sector se siente amparado por las políticas de movilidad que identifica en este ministerio. El director académico del instituto ICIL, César Castillo, considera que la nueva denominación es “un reconocimiento de uno de los retos de la logística a día de hoy, la última milla. “Incluir movilidad y agenda urbana dentro de un ministerio de Transportes, parece reconocer esa necesidad, que el sector viene reclamando desde hace tiempo, por la importancia económica que representa la actividad logística en la actualidad, con esa vertiente orientada a la sostenibilidad que le dan”, argumenta.

El director general del Centro Español de Logística (CEL), José Estrada, valora también como positivo este cambio, al considerar que “refuerza la relevancia del transporte y su importancia en el contexto económico español, siendo uno de los elementos facilitadores clave para la cadena de suministro”. En este sentido, Estrada también destaca el impacto en la gestión de la última milla, “uno de nuestros retos más inmediatos, que va más allá de la creación de infraestructuras e inversiones”. El representante del CEL considera, además, que el cambio de denominación “le otorga al ministerio un papel estratégico y, precisamente por este carácter de visión global, nos gustaría que la logística tuviese su mención”.

Más dudas muestran desde el sector de las infraestructuras a esta reformulación del ministerio. El director general del Foro para la Ingeniería de Excelencía (Fidex), Fernado Argüello, reivindica las infraestructuras como el instrumento necesario para cumplir con los objetivos del ministerio. En su opinión, es necesario un Pacto Nacional de Infraestructuras para acelerar las más de 800 actuaciones que el sector considera prioritarias. “La realidad es muy tozuda”, sostiene Argüello.

¿Qué le pide al nuevo ministerio?

Javier Gándara

Reclamamos al nuevo ministerio que garantice la capacidad de aeropuertos y del espacio aéreo para que se pueda dar respuesta a las necesidades de la demanda, así como la liberalización de torres de control aéreo e iniciar el proceso de liberalización de los servicios de aproximación. Además, urge la conexión de la red de alta velocidad ferroviaria a Madrid y Barcelona y una política medioambiental racional, que no lastre al sector aéreo y le permita crecer de forma sostenible. Esto pasa también por promover en el marco de la UE el proyecto de cielo único europeo. Fomentar la competitividad de la carga aérea en España es otro de los frentes en los que debe actuar el ministerio y, en este sentido, es necesario avanzar en la digitalización de los procesos.

Juan Francisco Lazcano

Desde la asociación consideramos imprescindible escuchar lo que la industria de las infraestructuras viarias puede aportar para abordar con rigurosidad el establecimiento y generalización de nuevas formas de movilidad y de los servicios asociados a ellas, reclamando, en este sentido, el apoyo político necesario para que las innovaciones que se generan en este sector puedan llegar a materializarse. Todo ello requiere afrontar una reflexión sobre el actual modelo de financiación de las infraestructuras y de su adecuado mantenimiento y conservación.

José María Pérez Revenga

Debe ser un ministerio más abierto y permeable a las ideas, reflexiones y, en definitiva, a la participación de las asociaciones y demás entidades sectoriales neutrales y asépticas, que no defienden posturas partidarias o interesadas. Los sindicatos, colegios profesionales y asociaciones empresariales, por ejemplo, disponen desde hace tiempo de canales abiertos con las administraciones. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los think tanks y asociaciones como la nuestra, cuyos objetivos son la promoción y mejora del sector, así como la constitución de foros de debate estratégico.

Juan Diego Pedrero

Especialmente que se tome en consideración el sector ferroviario de transporte de mercancías, hasta ahora el gran olvidado del ministerio. Es necesaria la puesta en marcha, como en el resto de países europeos, de una estrategia de movilidad que incluya los incentivos necesarios para el incremento de la cuota ferroviaria en nuestro país.

Daniel Pásaro

Que tenga en cuenta las reivindicaciones del Manifiesto por la Competitividad de la Carga Aérea en España. Está claro que el transporte aéreo necesita una actualización a nivel de infraestructuras, sistemas de comunicación o facilidades aduaneras.

Manuel Carlier

Nuestras peticiones al ministerio se centran en potenciar la competitividad del Registro Especial de Canarias. Esperamos que el ministerio retome este proyecto. Por otra parte, ofrecemos al nuevo ministerio la continuidad de nuestra colaboración, que hasta ahora ha sido excelente, en particular en el desarrollo de la anunciada ley de Movilidad Sostenible, en la que confiamos que el transporte marítimo pueda recibir un impulso.

Pedro García

Es necesario mejorar nuestra competitividad, finalizar la revisión del marco estratégico e impulsar el sistema portuario, así como revisar la política de tasas y de inversiones públicas en los puertos. Para ello, las empresas estibadoras apuestan por una interlocución directa con la administración para trabajar conjuntamente en la definición de acciones a desarrollar.

Julio Carrasco

La intermodalidad como complemento imprescindible del transporte marítimo, y aquí, entre otros factores, entran los corredores Atlántico y Mediterráneo, la creación de centros logísticos de almacenaje y distribución o la coordinación entre ministerios y departamentos, de vital importancia, ya que en el proceso están envueltos diferentes administraciones centrales y autonómicas (Transportes, Sanidad, Hacienda, Aduana, Interior, Agricultura…). Y en cuanto a normativa, creemos que el actual texto de la ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante necesita algunos retoques con cierta urgencia.

Ramón Valdivia

Nuestra reivindicación, como en anteriores legislaturas, es que se otorgue al transporte el carácter institucional que merece el sector como eje estratégico y vertebrador para la economía española, al mismo nivel que otros sectores han venido tradicionalmente ocupando como son la energía, la industria, el turismo o la agricultura.

José Estrada

Fundamentalmente, una estrategia logística a nivel país. Aspiramos a que la logística tenga un peso importante en la agenda del nuevo ministerio y pedimos la definición de una estrategia global con todos los actores del sector. Esperamos que construya una directiva clara y también se tenga en cuenta el desarrollo del capital humano en el sector. Hay que seguir apostando por la atracción de talento y la diversidad en la actividad logística y en el transporte. Es clave trabajar en la preparación de profesionales para las necesidades actuales, con una clara apuesta por la transformación digital y su impacto en la sostenibilidad.

Ovidio de la Roza

Reclamaremos que se aborde, por fin, un cambio cultural encaminado a adoptar medidas que permitan mejorar las condiciones legislativas, fiscales, laborales y sociales de nuestro sector, incluidas en un paquete de 12 reivindicaciones que entregamos al Gobierno, a través del Comité Nacional de Transporte por Carretera, en diciembre de 2019 y cuya implementación demandamos a la mayor brevedad posible, además de abordar nuevos retos como la sostenibilidad, el paquete de movilidad europeo y la digitalización.

Juan José Gil

Con ocasión de la publicación del acuerdo de Gobierno PSOE-Podemos, Fenadismer ya manifestó que las medidas contempladas para el sector del transporte por carretera no reconocían su importancia y sus necesidades específicas. En esta legislatura, se plantearán cuestiones de importancia para el sector, como las relativas a la financiación de las infraestructuras, la imposición fiscal sobre los carburantes, la apuesta por las energías alternativas, y la mejora de la eficiencia logística, entre otras, en las que el sector del transporte por carretera deberá ser tenido en cuenta antes de aprobar medidas en dichos ámbitos.

Enric Ticó

Dentro de las inversiones previstas por Aena, pedimos incluir la construcción de un PIF en el Centro de Carga de Madrid para las mercancías sujetas a control por las inspecciones especiales y, de esta forma, eliminar retrasos, reducir los tiempos de entrega y evitar los importantes costes actuales. Por otra parte, es necesario delegar en Puertos del Estado las facultades funcionales de los servicios de las inspecciones especiales que operan en frontera, para lograr una mayor eficiencia de los mismos, evitar duplicidades, aminorar costes por los retrasos y permitir la puesta en marcha en nuestro país de la ventanilla única aduanera establecida en el CAU. Por último, solicitamos al ministerio el apoyo firme y necesario para conseguir la modificación del proyecto de ley de Lucha contra el Fraude Fiscal, que dificultará enormemente el ejercicio pacífico de los servicios aduaneros que prestan los transitarios.

Fernando Argüello

Conviene que el ministerio replique el modelo de contratación de ingeniería de las grandes economías mundiales y de sus principales instituciones, como la Comisión Europea, que a la hora de contratar ingeniería otorgan un peso del 80% a la calidad técnica y un 20% al precio, de tal forma que la administración contrate los trabajos de ingeniería a la mejor oferta y no a la más barata. Por otro lado, es necesario que el Gobierno recupere el pulso inversor en infraestructuras, aumentando la inversión anual por encima del 2% del PIB, el umbral por debajo del cual comienza a cuestionarse el desarrollo socioeconómico del país.

César Castillo

Es necesaria la reconversión del sector del transporte a nivel nacional, que se está realizando bastante despacio, con el peligro de quedar fuera del mercado. Es prioritario fomentar los programas entre los principales agentes interesados del sector, como son las ciudades, la industria, los proveedores de servicios logísticos y las personas. Está claro que tenemos que encontrar la manera de lograr el reconocimiento de la importancia del sector en la economía, y esa tiene que ser una de las principales tareas del nuevo ministerio.

Julián Núñez

Resolver el actual déficit inversor en infraestructuras es un ejercicio ineludible de responsabilidad para este nuevo Gobierno, que necesariamente requerirá de nuevos modelos de financiación y sobre todo, y seguramente lo más importante, del acuerdo de nuestras principales formaciones políticas para materializar una visión de Estado en la sostenibilidad de nuestras infraestructuras.

Francisco Aranda

Es fundamental avanzar en bajadas de impuestos, solo así se dinamizará la economía, se incrementarán las bases imponibles y, consecuentemente, se logrará aumentar la recaudación. El equilibrio de las cuentas públicas no puede basarse en mayores impuestos, porque de esa manera se desincentiva y se deslocaliza tanto el capital como el talento, sino en optimizar el gasto. Por otro lado, en el marco laboral es necesario continuar profundizando en la línea de mayor flexibilidad que se inició en la última reforma laboral. Las relaciones laborales ya no se basan en un enfrentamiento entre empleador y empleado, sino en generar un gran espacio común de confianza para hacer frente a las condiciones cambiantes del mercado que está imponiendo el nuevo cliente digital.

Antonio Pérez Millán

UOTC viene reivindicando hace muchos años la existencia, dentro del ámbito del ministerio, de una unidad administrativa con capacidad de decisión suficiente, que ejerza las competencias de la intermodalidad e impulse la política intermodal de transportes de mercancías, o dicho de otra forma, es necesario un think tank dentro del ministerio para el impulso de la intermodalidad. Se necesita un grupo de profesionales pensando y dando coherencia a su desarrollo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies