Transportistas portavehículos denuncian abusos de operadores y grandes flotistas

por El Vigía

Los transportistas de portavehículos denuncian lo que consideran “penosa” situación, agravada tras la pandemia. La asociación Transportave ha publicado este lunes una carta abierta en la que insta a operadores y grandes flotistas a corregirla y “evitar una posible conflictividad” en este subsector. Las condiciones en que los transportistas desarrollan su actividad “ya venían deteriorándose de forma alarmante en los últimos años por la actuación abusiva de los pocos operadores logísticos y grandes flotistas que controlan el mercado, subcontratando a miles de transportistas autónomos y microempresas”.

Sin embargo, con la pandemia, estas circunstancias han empeorado. En concreto, el colectivo lamenta que la mayoría de estos subcontratados no tienen contrato y, quien lo tiene es a cambio de condiciones “absolutamente leoninas”. Así, aseguran que las tarifas “las marcan a su antojo los operadores, cambiando las reglas de juego, cuando quieren y sin derecho a réplica, haciéndoles firmar anexos lesivos, bajo amenaza de no darles más trabajo”. También afirman que no les reconocen ningún derecho de paralización cuando los transportistas están parados para cargar o descargar.

Según Transportave, los operadores les cobran abusivos seguros de mercancías, “sin que ni siquiera tengan una copia de la póliza”, y también les obligan a pagar los daños “que no producen ellos sin explicación alguna”. Además, dicen que les quitan kilómetros recorridos en las rutas, que llegan a trazar por lugares intransitables para estos vehículos, porque en el mapa resultan más cortos, y que venden las cargas a otros, teniendo a sus subcontratados parados.

Finalmente, denuncian que les chantajean con los viajes vacíos a mitad de precio “para aprovecharse de la situación y sacar cargas de donde más le interesa al operador”, y que les retienen parte de la facturación, en vacaciones o en momentos en los que el subcontratado está en el taller, incluso cuando cambia de operador.

A todo esto se suma la situación que sufren en campas y fábricas, sin aseos en condiciones, ni sala de conductores, ni aparcamiento para la espera. En la descarga, “más de lo mismo, en muchas ocasiones a pie de carretera, jugándose la vida sin las más mínimas medidas de seguridad, y cuando el conductor se niega, se les contesta que es lo que hay”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies