NoticiasTransporte

Transportistas gallegos denuncian prácticas abusivas de las empresas de paquetería

El Vigía

24 marzo, 2017

Las paqueteras obligan a los conductores a realizar trabajos propios de los mozos de almacén, según los denunciantes

Denuncia ITSS Vigo 22-03-17

Las entidades denunciantes, ante la Inspección de Trabajo de Pontevedra /Fenadismer

 

Las federaciones gallegas de transportistas Fetram y Fegatrans, integrantes del Comité Galego de Transportes, que agrupan a más de 1.600 autónomos y pymes del transporte de mercancías por carretera de Galicia, han denunciado ante la Inspección de Trabajo de Pontevedra que muchos asociados del entorno de Vigo son obligados por las agencias de paquetería a realizar tareas propias de los operarios de esas empresas, en sus propias instalaciones logísticas. Los denunciantes, que trabajan en régimen de exclusividad para determinados operadores logísticos de la carga fraccionada, aseguran que sus conductores reciben órdenes e instrucciones claras de trabajo en tareas relacionadas con la manipulación, registro, colocación y organización de las mercancías de sus almacenes y mantenimiento de los mismos.

Estas tareas, manifiestan los denunciantes, “sí son propias de los auxiliares o técnicos de almacén de esas agencias y manipuladores de las carretillas y otros equipos de trabajo de dichas agencias, y por tanto ajenas a las funciones de los conductores-repartidores de las empresas transportistas que trabajan para ellas”.

En el texto de la denuncia formulada ante la Inspección de Trabajo de Pontevedra, se expone que los transportistas reciben “amenazas veladas” de que si no se cumplen esas órdenes de trabajo, dichas agencias prescindirán de sus servicios de transporte. En consecuencia, “los conductores de las empresas transportistas se ven obligados a someterse a ese abuso y alargar gratuitamente sus jornadas de trabajo con el camión a aproximadamente cuatro horas más de trabajo diarias en los almacenes de esas empresas (dos por la mañana antes de iniciar las rutas de recogidas y entregas con sus camiones, y otras dos por la tarde-noche una vez finalizaron las rutas).

Para los denunciantes, estas prácticas suponen “una clara cesión ilegal de trabajadores”, que vulneran los más elementales derechos laborales y constituyen una clara transgresión y fraude de ley y reclaman a la Inspección de Trabajo “las actuaciones oportunas de control, investigación y sanción, si procede, a fin de frenar dichos comportamientos”.