NoticiasTransporte

Tradime lanza una campaña contra el “dumping social” en el transporte por carretera

El Vigía

27 febrero, 2017

Tradime exige a las administraciones públicas “medidas urgentes que defiendan los intereses de los trabajadores y empresas” del sector

La Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón (Tradime) ha comenzado una campaña en contra de la “competencia desleal o dumping social” en el sector. Desde Tradime, apuntan que “este delito económico” se caracteriza por ofrecer productos o servicios más baratos que la competencia gracias a una mano de obra “a precio de explotación, con condiciones laborales abusivas y bajos salarios”. El objetivo de la campaña es “dar visibilidad a uno de los principales problemas” a los que se enfrenta el sector del transporte actualmente, que afecta a miles de trabajadores y que supone un “grave perjuicio para muchas familias”. También se pretende concienciar y “buscar el apoyo de la ciudadanía, partidos políticos y agentes económicos para acabar con esta práctica”.

Tradime explica que este fenómeno, “muy extendido en España”, se basa en la deslocalización de grandes empresas de transporte hacia países de la UE (Rumanía y Bulgaria, especialmente) donde los costes de la actividad son muy inferiores. De esta manera, consiguen ahorrar en impuestos y en gastos laborales, ya que las legislaciones de esos países son “mucho menos protectoras con el trabajador y más ventajosas para las empresas” que las leyes españolas.

El presidente de Tradime, Santiago López-Montenegro, señala que este ahorro en los costes “les permite competir en condiciones ventajosas con el resto de empresas que operan desde España, que no pueden asumir esos precios, ya que significa trabajar por debajo de sus propios costes”. “Esta situación de desagravio para las empresas locales repercute en el trabajo de miles de transportistas, sus familias y desprestigia la profesión”, añade Montenegro.

Por ello, con esta campaña, Tradime exige a las administraciones públicas “medidas urgentes que defiendan los intereses de los trabajadores y empresas del sector en nuestro país”. Y ponen como ejemplo a Francia, que ha sacado adelante la ley Macron, que obliga a las empresas de los países miembros de la UE que manden transportistas al país galo a cumplir las condiciones laborales francesas.

Esta ley se basa en la directiva 2014/67/UE del Parlamento Europeo, en la que se pide la garantía de cumplimiento de la directiva 96/71/CE, de 1996, sobre desplazamiento de trabajadores. La UE ponía como fecha límite el 18 de junio de 2016 para que los países miembros notificaran la entrada en vigor de la directiva. Sin embargo, nueve países, entre ellos España, “todavía no han adoptado las medidas necesarias” para adaptar la legislación vigente a esta nueva norma. Por ello, una de las reivindicaciones de Tradime al Gobierno español es que “se apliquen las directivas europeas” en el derecho español. El presidente de Tradime señala también que la Alianza por la Carretera, impulsada recientemente por Francia junto a otros ocho países europeos, es “necesaria e imprescindible para luchar contra las empresas que abusan de las condiciones laborales de sus trabajadores”.

Por otro lado, desde Tradime consideran positiva la reunión mantenida con el consejero de Vertebración del Territorio y Movilidad del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, quien les trasladó el compromiso del Ejecutivo autonómico de trabajar en materia de inspección de empresas para luchar contra el dumping social.

La campaña iniciada por Tradime incluye la difusión de varios vídeos por redes sociales, así como folletos explicativos y recabar apoyos entre agentes económicos y administraciones.

tráfico dgt

El sector del transporte pide más controles para frenar el dumping social en la carretera. /Foto: DGT