NoticiasMarítimo

Santander cierra la primera mitad de 2018 con un crecimiento del 14%

El Vigía

27 julio, 2018

El puerto comienza a notar el impacto de la nueva línea con Cork

El puerto de Santander cierra el primer semestre con un incremento de tráfico total del 14,3%, con un volumen de 2,8 millones de toneladas gestionadas. Porcentualmente la mercancía que más ha crecido son los graneles líquidos, con un 141%, aunque representan poco más del 6% de tráfico del puerto. En este sentido, la autoridad portuaria valora especialmente el incremento en un 17,76% de la mercancía general, “que supone casi el 40% del movimiento de mercancías y representa los productos de mayor valor añadido para la economía de la región”, valora el enclave.

El análisis realizado este viernes por la autoridad portuaria destaca la recuperación del tráfico de bioetanol, procedente de la fábrica de biocarburantes Castilla y León, situada en Babilafuente (Salamanca), “que después de un periodo sin actividad ha recuperado la producción tras cambiar de accionistas”. En total, durante este semestre se han exportado 56.191 toneladas de bioetanol.

En el segmento de graneles sólidos continúa el ritmo de crecimiento de los cereales y piensos, seguidos de la importación de prerreducido y de la exportación de sulfato cálcico. Por contra, en el lado negativo, se reducen los tráficos de chatarra y de azúcar.

Con respecto a la mercancía general, durante estos seis meses se han movido 1,1 millones de toneladas, entre las que destacan las casi 400.000 toneladas de automóviles, que han supuesto 255.887 unidades, los productos siderúrgicos, incluyendo el alambrón, con más de 150.000 toneladas, las más de 100.000 toneladas de pasta de papel y la maquinaria con más de 60.000 toneladas. Por su parte, el número de contenedores se han duplicado, “aunque siguen representando una parte muy pequeña del tráfico del puerto”, como reconoce la propia autoridad portuaria.

El puerto avanza ya en este balance semestral que en el tráfico de Brittany Ferries “comienza a notarse el impacto de la nueva línea con Cork”, que se traduce en un crecimiento de más del 15% de la mercancía y un 4% de los pasajeros.

Además, las mercancías movidas en la Margen Norte, donde operan las líneas de UPM y de CLdN, se han duplicado en el periodo, pasando de las 96.371 toneladas del primer semestre de 2017 a las 195.583 toneladas del mismo periodo de 2018. “Este dato pone de manifiesto la consolidación del servicio marítimo regular de CLdN, que une Santander con Rotterdam dos veces por semana”, valora la autoridad portuaria.