Salvador Navarro (CEV): “¿Por qué Valencia es el único puerto que pierde tráficos si el problema de la estiba es nacional?”

por El Vigía

Salvador Navarro llegó a la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) en diciembre de 2011. Con ganas de renovar tanto el funcionamiento como la imagen de la patronal, avanza en esta entrevista que se volverá a presentar a las próximas elecciones de 2019. Además, es presidente de dos compañías, Cade Logistics, centrada en productos fitosanitarios, y ADE Logística, dedicada a la distribución para grandes superficies. Ambas suman una facturación cercana a los 12 millones de euros. La patronal que lidera elabora, en la actualidad, un mapa de necesidades en infraestructuras en la Comunidad Valenciana que presentará en las próximas semanas. Para Navarro, la velocidad con la que se desarrolla la logística actualmente “no permite realizar una reflexión profunda sobre hacia dónde va el sector, ni calcular costes”. Por otra parte, Salvador Navarro es vicepresidente de la Autoridad Portuaria de Valencia y miembro de la ejecutiva de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística, entre otros cargos.
¿Qué valoración realiza de todos estos años al frente de la CEV?
Los definiría como años de grandes cambios con un objetivo final: consolidar una gran patronal autonómica. Hemos logrado incorporar nuevas asociaciones y empresas al nuevo proyecto bajo la premisa de que los empresarios necesitamos independencia económica y política. Por ejemplo, en las cuentas de la CEV se ha reducido al 30% la aportación pública, frente al 90% anterior. El modelo va calando entre los empresarios porque tenemos muy presente la sensibilidad de las diferentes provincias. La CEV es el futuro, que no hay otro si la economía valenciana quiere despegar.
CEV¿Los empresarios valencianos tienen voz en Madrid?
Igual somos nosotros los que no hemos aprendido a trasladar nuestras demandas. Tenemos que aspirar a conseguir representatividad al más alto nivel. Personalmente, considero que han habido demasiados egos en las patronales valencianas y que es un problema que nos ha lastrado en los últimos años. En una reunión con el ministro Montoro, le comenté que sufríamos una política de ninguneo y que con buenas intenciones no íbamos a ningún lado. No puede ser que todo pase por Madrid. Los empresarios tenemos que ser libres para trasladar al poder político lo que pensamos, sin ningún tipo de cortapisas. La debilidad de los valencianos es la desunión, la dificultad para trabajar en equipo. Necesitamos subrayar nuestras fortalezas, entre ellas la posición estratégica de nuestro territorio y el carácter emprendedor.
¿Cuándo se cierra la fecha para cambiar el nombre de la CEV?
A finales de mayo. Ahora estamos inmersos en pleno proceso, en un momento de aportar ideas. El siguiente paso será modificar los estatutos y cambiar el nombre de la entidad antes de que finalice al año. Se trata de una iniciativa pionera. De hecho, algunas patronales autonómicas de otras comunidades nos han llamado para que les expliquemos cómo estamos llevando a cabo la reestructuración.
¿Se considera un presidente atípico?
No sé si debo responder yo a la pregunta, pero lo cierto es que sólo soy de mi padre y de mi madre, es decir, que no tengo afinidades concretas y, si las tengo, las guardo para mí. Hay días en los que a las 7:45 horas estoy esperando a que me abran el despacho porque no quiero llaves ni tampoco coche oficial. No se sí es atípico, pero es mi forma de ser. Prefiero que se me considere un presidente ejecutivo antes que institucional, aunque el cargo conlleve, obviamente, la representatividad de los empresarios.
¿Hay fecha para abrir delegaciones en Madrid y Bruselas?
Todavía no, pero es uno de los objetivos que nos hemos marcado a medio plazo porque en ambos centros se cuece todo. Somos la tercera comunidad autónoma y eso debe posibilitar relaciones fluidas con los órganos de decisión, ya sean ministros o secretarios de Estado. El otro reto es lograr, poco a poco, un relevo generacional en la patronal e integrar a líderes jóvenes y preparados.
¿La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) reivindica el Corredor Mediterráneo y ustedes, el Cantábrico?
Parece un reparto pactado, pero no lo es. AVE es un lobby y nosotros, la patronal. Vamos juntos en los proyectos claves para los intereses valencianos y buscamos sinergias que beneficien no sólo a los empresarios, sino a toda la comunidad. La Confederación Empresarial Valenciana acude a cualquier acto que abandere AVE para impulsar el Corredor Mediterráneo y viceversa. Ambas entidades coincidimos tanto en la urgencia de impulsar las dos infraestructuras como en potenciar la intermodalidad para que nuestras empresas puedan ser competitivas.
¿Cuál es el siguiente paso tras el estudio del Corredor Cantábrico que presentaron recientemente?
Se ha realizado, por primera vez , una buena radiografía de esta infraestructura que afecta a seis comunidades autónomas. El informe confirma la viabilidad de 54 trenes de ida y de vuelta en este corredor. En un enlace es lo mejor que puede pasar, porque subir cargado pero volver vacío es un problema. Los puertos de Valencia y Castellón, que apoyan la iniciativa, podrán recibir mercancías de toda la zona norte, como productos químicos o automóviles, por citar dos ejemplos. Por su parte, Adif ha comprometido una inversión de 300 millones de euros hasta 2020 y la puesta en marcha de una comisión para establecer un calendario de trabajo. Creo que ya es un paso porque antes todo era humo. El nuevo equipo del gestor ferroviario parece demostrar un talante más abierto.
¿Qué opina, como vicepresidente del puerto de Valencia, del conflicto de la estiba?
De seguir así, nos vamos a cargar la única joya que nos queda en esta comunidad, que es el puerto de Valencia. Aquí vivimos una situación atípica porque si el problema y la solución son de ámbito nacional, alguien debe explicar por qué el puerto valenciano es el único que ha disminuido sus tráficos. Esta reflexión es suficiente para que mi opinión quede clara. Nos estamos jugando el futuro del puerto.
¿Cuándo estará finalizado el informe de necesidades de infraestructuras de la comunidad valenciana?
Lo vamos a presentar en breve. El estudio permitirá conocer la necesidad en infraestructuras viarias, agropecuarias, puertos, zonas logísticas, sanitarias o educación (colegios), entre otras áreas. Las conclusiones las trasladaremos, en primer lugar, al Gobierno Valenciano y, posteriormente, a los ministerios correspondientes. Los empresarios debemos, colectivamente, mirar también hacia esos problemas sociales y aportar nuestro granito de arena. En este marco, la colaboración público-privada debe ser considerada como una solución y no como un problema para paliar el déficit de infraestructuras. Se debe seguir implantando el modelo de colaboración con control, eficiencia y transparencia.
¿Cómo gestiona las empresas de las que es presidente?
Parto de la premisa de que en las empresas, también en las logísticas, las relaciones humanas son determinantes para lograr el crecimiento. No es una frase hecha. Estoy convencido de ello. A ello se une una buena planificación, por supuesto. En concreto, ADE Logística ha alcanzado una facturación que supera los cinco millones de euros y Cade Logistics se sitúa en torno a los seis millones de euros en 2016.
¿A qué se dedica Cade Logístics?
La empresa, creada en 2009, centra su actividad en la distribución domiciliaria de alimentación y bazar, como electrodomésticos, de grandes superficies. A través de sus venta vía internet, trabajamos con las principales marcas con una flota externalizada de 100 vehículos. Desde el inicio, hemos apostado por invertir en formación y en mejorar nuestros niveles de eficiencia. Para ello, hemos elaborado un protocolo de acción con los clientes que seguimos de manera minuciosa en cada caso, con franjas temporales de dos horas, y que nos permite la comunicación permanente con ellos.
¿Cómo solucionan la última milla?
Dándole vueltas permanentemente para cumplir plazos. Estamos estudiando la implantación de vehículos eléctricos para la distribución. Cada día se abren nuevas posibilidades, con establecimientos de diversos sectores, como puntos de entrega y recogida, entre ellos, los estancos. Las instalaciones de Cade Logistics cuentan con aulas donde impartimos formación específica a todos nuestros empleados para mejorar esa capacidad de respuesta.
¿Se plantean ampliar mercado?
Sí, estamos estudiando extender el servicio en Catalunya, Murcia y Alicante porque registramos muy buenos datos de crecimiento por la especialización de la compañía. Somos una de las pocas empresas que llevamos el artículo hasta el hogar, lo dejamos instalado y nos llevamos el producto usado en caso de que el cliente lo solicite. Nuestro objetivo es crecer fuera de nuestra comunidad.
¿Qué servicios presta ADE Logística?
Es un operador logístico especializado en el almacenaje, manipulación y distribución de productos fitosanitarios. Nuestra instalación está construida con unos estándares de seguridad que nos han situado como referencia incluso para prácticas de parques de bomberos. En 1998, cuando se fundó la compañía, invertimos 60 millones de pesetas para cumplir con todos los requisitos que exige una instalación de estas características. La planta cuenta con un sistema contra incendios, con muros y cortafuegos de alta estabilidad que garantizan la protección del medio ambiente. Es una logística compleja que no la puede realizar cualquiera. Incluso avisamos al cliente de la fecha de caducidad de su producto. En la actualidad trabajamos para grandes multinacionales, como Bayer.
Comenta que es necesario pararse a reflexionar sobre la evolución de la logística.
Las firmas logísticas debemos ser un valor añadido para el empresario de cualquier otro sector. Y digo debemos porque no hemos logrado trasladar este concepto al resto de empresas. Lo hemos trasladado como precio, no como valor, y eso es un problema porque luego remontar ese coste resulta tremendamente complicado. Vivimos una vorágine de precios que no se frena. Los departamentos de marketing tienen que darle una pensada a todo esto porque corremos el riesgo de no ajustar costes. Además, la entrega en bicis y otros métodos que se van implementando pueden fomentar la mano de obra barata y poco profesional. Hay que poner coto, desde la sensatez, a este crecimiento. Mi reflexión sería: si se quiere la mercancía al minuto, se debe pagar el plus de la inmediatez.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies