Retos y más retos

por Jordi Trius
Jordi Trius

Presidente de la Asociación de Consignatarios de Barcelona

Hemos dado ya carpetazo al año 2018 y encaramos 2019 con retos de toda índole. Es muy cierto que las cifras del puerto de Barcelona han sido espectaculares durante el último año y se han superado hitos como las 67 millones de toneladas, los tres millones de teus, los tres millones de cruceristas o las 9.000 escalas de buques de todo tipo. También se han producido cifras positivas en general para todo el sistema portuario español, lo que demuestra la buena evolución del comercio exterior por vía marítima y también que los puertos son una infraestructura imprescindible para sostener este desarrollo.

A pesar de ello, sería un error caer en autocomplacencias, pues tenemos retos importantes a afrontar que son básicos para consolidar el crecimiento de Barcelona como hub del sur de Europa y del Mediterraneo. Algunos de estos retos son compartidos con otros puertos y con el sector logístico-portuario en general. Entre ellos destacaría, por ejemplo, la mejora de los accesos al puerto (viarios y ferroviarios) largamente reclamados y lamentablemente aplazados, así como dar un impulso definitivo al desarrollo del Corredor del Mediterráneo y acordar e implementar un nuevo modelo de estiba que sea sostenible y acorde con la reglamentación europea. Asimismo, se deben solucionar los problemas e ineficiencias en el transporte terrestre de contenedores en muchos de nuestros puertos, incluido Barcelona, y ser más sensibles y exigentes en los temas medioambientales, asumiendo que esto supone un coste económico a integrar en la cadena logística.

Entre otros desafíos, también destacaría la importancia de ser innovadores afrontando los procesos de digitalización y automatización imparables en nuestra industria. Para ello, hay que apostar por la educación y el cambio. De la misma forma, también resulta necesario afrontar las tendencias empresariales encaminadas a la integración vertical de actividades y a la concentración en grandes grupos multinacionales, y hacer frente a las amenazas de las políticas proteccionistas y a las guerras comerciales entre las grandes potencias económicas. También a circunstancias políticas como el Brexit.

En el ámbito de las empresas consignatarias hace tiempo que luchamos para que nuestra profesión sea mejor reconocida dentro del marco legal español. Esperamos que el ejercicio 2019 nos traiga el real decreto que regula nuestra figura y que, posteriormente, se pueda desarrollar un reglamento acorde con nuestras funciones y responsabilidades. No tengo dudas sobre el papel fundamental y el valor añadido de los agentes marítimos como nexo entre armadores, embarcadores, estibadores, autoridades de todo tipo y operadores logísticos. Esto no quiere decir que no haya que establecer unas condiciones y garantías mínimas de servicio para proteger a los usuarios y a la comunidad en general. Mientras existan buques y transporte marítimo de mercancías y personas, tenemos un rol profesional a desempeñar y a defender.

En definitiva, afrontamos el ejercicio 2019 con retos y más retos. Algunos de ellos son nuevos y otros, arrastrados de años anteriores que nos toca asumir e intentar zanjar de una vez por todas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies