Renfe se propone reducir sus emisiones de CO2 un 30% hasta 2030

por El Vigía

Renfe ha aprobado su plan medioambiental 2018-2030, que recoge las líneas generales de actuación para evitar que el incremento de la temperatura media global supere los 2º respecto a los niveles preindustriales. El Plan Director de Lucha contra el Cambio Climático de Renfe se ha elaborado conjuntamente con Adif y da respuesta al acuerdo que las dos entidades firmaron en marzo para reducir el consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero por el sistema ferroviario en España.

El documento se basa en la gestión de la energía, la eficiencia energética, la descarbonización y la cultura de sensibilización ante distintos grupos de interés dentro y fuera de las organizaciones. Estos principios son los que rigen también, con un alcance más general, el Plan de Sostenibilidad y Cambio Climático de las Infraestructuras y el Transporte del ministerio de Fomento. En total, son nueve programas en los que se agrupan 20 medidas y 76 proyectos.

La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero acumuladas por los tres factores que definen el plan director (cambio modal, eficiencia y descarbonización) podrían superar las 9,9 millones de toneladas de CO2 en 2030. Es decir, una reducción superior al 30% de las que genera el ferrocarril en España. En términos económicos, el ahorro previsto supera los 250 millones de euros.

El transporte es el sector que genera el 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, siendo el ferrocarril el modo menos contaminante. De ahí que el cambio modal hacia los trenes sea uno de los objetivos genéricos del plan de la operadora pública, sobre la base del Libro Blanco del Transporte de la Unión Europea.

FERROCARRIL Y CAMBIO CLIMÁTICO
La transferencia modal hacia el ferrocarril señala una «paulatina» reducción de emisiones en la próxima década hasta alcanzar una reducción del 2% en 2030 para el transporte en España. Dado que Adif y Renfe suponen un 1% de las emisiones del sector, esta transferencia conseguiría reducir casi el doble de lo que se emite. La eficiencia energética y la descarbonización progresiva del sistema y la operación ferroviaria son otros de los objetivos. Las medidas incorporadas se dirigen a conseguir una reducción acumulada del consumo energético de unos 5.300 GW/h hasta 2030.

La compañía ha reducido su huella de carbono un 56% desde 1990 (año base del Protocolo de Kioto) hasta situarse en 24,2 gramos de CO2 por unidad transportada. En este sentido, mantiene activas prácticas de consumo y ahorro de energía en trenes e instalaciones y proyectos de innovación para analizar la tracción mediante gas natural licuado (GNL) o pilas de hidrógeno como potenciales sustitutos del combustible fósil.

El plan también contempla entre sus actuaciones la compra de energía eléctrica verde (con certificados de garantía de origen), lo que permitirá la reducción de emisiones acumuladas en más de siete millones de toneladas de CO2 hasta 2030 en el conjunto de Adif sobre la que Renfe opera.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies