NoticiasOpinión

Presente y futuro del vehículo híbrido

Gonzalo Sanchís Gerente de Autolica Industriales

5 marzo, 2018

Las ventas de vehículos eléctricos e híbridos aumentaron un 80% en 2017. Así lo aseguraba recientemente la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), que precisa que esta cifra engloba no sólo a turismos, sino también a cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses. Datos que confirman que la implantación de estos modos alternativos ha cogido velocidad de crucero.

No cabe duda de que estamos ante una gran noticia para el país y para la sociedad en general. Todos conocemos los problemas con la calidad del aire que viven las macrociudades españolas y europeas, y la necesidad de reducir los índices de contaminación para evitar problemas de salud pública. Para ello, tanto la administración como las empresas están llevando a cabo un sinfín de medidas en las que el vehículo eléctrico y el híbrido adquieren un papel capital con el objetivo de cambiar el paradigma hacia una movilidad más sostenible.

En cuanto a turismos, todo el mundo se ha podido dar cuenta de este cambio. Son muchos los conductores que apuestan por vehículos híbridos e incluso 100% eléctricos en la actualidad. Los vemos en las calles y en los concesionarios, pero… ¿y el sector industrial? ¿Se utilizan vehículos sostenibles en el transporte de mercancías o en la distribución urbana de mercancías? No olvidemos que los vehículos industriales juegan un papel clave para el sector industrial, que representa más del 15% del PIB de nuestro país. En este sentido, ¿en qué situación se encuentran los vehículos industriales y dónde se sitúa el híbrido? ¿Cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes? ¿Se están desarrollando nuevos tipos de combustible menos contaminantes en este ámbito? ¿Cuáles son las previsiones de futuro en cuanto a medios de transporte industriales híbridos? Empecemos por conocer el estado actual del vehículo industrial sostenible.

Foto: Mitsubishi-Fuso

El año 2017 ha confirmado la evolución positiva de las matriculaciones de vehículos industriales en España, que según las asociaciones de fabricantes, de concesionarios (Faconauto) y de vendedores (Ganvam), creció un 0,9 %. De igual modo, ha sido benévola la matriculación de vehículos comerciales ligeros, que es donde en este momento se sitúa el camión híbrido, y que ha subido un 15% con respecto a 2016. Algunos de los motivos que han contribuido a esta situación son la renovación de flotas, el entorno económico favorable que estamos atravesando o el estímulo que ha supuesto el comercio electrónico para el transporte urbano y metropolitano y, por tanto, para los vehículos comerciales ligeros. Adicionalmente, las restricciones de circulación a los vehículos contaminantes, los planes de movilidad eficiente que se han puesto en marcha en las grandes ciudades y el compromiso con el medio ambiente que están adquiriendo las administraciones y las empresas han dado como resultado que la demanda de vehículos eficientes esté creciendo de forma notoria en España durante los últimos años.

En este escenario, encontramos al FUSO Canter Eco Hybrid, el único camión híbrido del mercado (de más de 3.500 kilos con una masa máxima de 7.500 kg), que está teniendo una excelente penetración entre las empresas dedicadas a la distribución de mensajería, paquetería y alimentos, así como en las empresas municipales –de mantenimiento y conservación, limpieza urbana y servicio de recogida de vehículos– . Hablamos del primer camión ligero híbrido producido en serie en Europa, no enchufable (HEV) y homologado con el distintivo ECO que otorga la Dirección General de Tráfico. Se trata de un hito en el desarrollo de nuevos sistemas motrices cuyo objetivo es la conducción sin emisiones. Y es que el potente motor híbrido con recuperación de energía y el sistema arranque/parada de serie que posee este modelo, permiten un ahorro de hasta el 23% de combustible, así como la reducción de emisiones de CO2.

Una de las ventajas más destacadas que conlleva la utilización de un camión que cuente con un sistema de propulsión híbrido es el ahorro de carburante, que significa un importante ahorro económico, además de que contribuye a la protección del medio ambiente. A la hora de la frenada, este camión híbrido recupera la energía y la almacena en la batería para su posterior uso a través del motor eléctrico, es decir, para cuando éste ayude al motor de combustión al iniciar la marcha o al acelerar. Asimismo, un aspecto muy valorado es la pantalla informativa sobre el sistema híbrido, ya que optimiza la forma de conducción y consigue una gran eficiencia en lo que respecta al consumo y las emisiones. Principalmente, debido a que informa al conductor sobre el estado de carga y si el motor eléctrico está cargándose o apoyando al motor de combustión. Otro punto que ayuda a la mejora de la eficiencia del vehículo es la transmisión de doble embrague Duonic. También incide en un menor consumo la función de marcha lenta –el vehículo puede moverse poco a poco sin tener que darle al acelerador–, lo que es óptimo cuando hay tráfico lento o al realizar maniobras.

En lo relativo a los inconvenientes, el principal con el que nos estamos encontrando en los concesionarios es el desconocimiento, sobre todo, en cuanto a que es un modelo que no es enchufable y lo que implica ello, que sus baterías se recarguen con las frenadas. Igualmente, vemos que, en ocasiones, hay quien viene con el miedo a que tecnológicamente funcione bien, pero aquí hay que destacar que se trata de un vehículo muy probado.

En la actualidad, además del FUSO Canter Eco Hybrid, que como hemos comentado es el único camión híbrido del mercado y que combina un motor diésel y un potente motor eléctrico, existen otro tipo de vehículos industriales que pueden llevarse la etiqueta de vehículo sostenible. Un ejemplo son los camiones que utilizan el GLP (gas licuado del petróleo), el GNC (gas natural comprimido) o el GNL (gas natural licuado). Otra alternativa que se está implementando es la comúnmente conocida como pila de hidrógeno, que emplea combustibles como el hidrógeno o el metanol y transforma la energía química en electricidad sin que haya ningún proceso de combustión.

Por último, me gustaría destacar que FUSO ha sido la primera compañía en lanzar un camión 100% eléctrico en el mercado. Si bien hay diferentes emblemas como Tesla, Kenworth, Man, Mercedes o Toyota que están desarrollando camiones con motores eléctricos, el eCanter de FUSO es el primer modelo ligero 100% eléctrico del mundo (con una masa máxima de 7.500 kg). De hecho, lo podemos encontrar, desde septiembre del año pasado, funcionando por las calles de Nueva York y está previsto que su producción en serie a gran escala comience a finales de este año o principios de 2019.

Sin duda, las medidas restrictivas de tráfico puestas en marcha por los ayuntamientos de las grandes ciudades y los planes de movilidad previstos para los próximos años, van a marcar el futuro inmediato de la distribución urbana y, por ello, de los vehículos comerciales ligeros, y como consecuencia, de los híbridos.

En este marco, los modelos eficientes desempeñarán un papel importante en la gestión sostenible de flotas de las empresas, especialmente en el transporte urbano de entregas y otras tareas logísticas. No obstante, para ello será necesaria también la participación activa de las administraciones públicas mediante incentivos fiscales y planes de renovación de flota, así como la creación de infraestructura necesaria que permita la puesta en circulación de vehículos híbridos y eléctricos.