NoticiasFerrocarril

Portugal invierte 90 millones en su mayor obra ferroviaria en 10 años

El Vigía

28 diciembre, 2016

Modernizar la línea entre Covilha y Guarda rebajará un 30% los costes del transporte de mercancías entre Lisboa y la frontera española

El ministro de Planificación e Infraestructura de Portugal, Pedro Marques, ha asegurado que la modernización del tramo Covilha-Guarda de la línea de Beira Baixa, realizada bajo el plan Ferrovia 2020, “es la mayor obra de ferrocarril que Portugal Infraestructura lanza en casi una década”. “Restablecer el vínculo entre estas dos importantes ciudades y conectar a nivel internacional toda la zona de Beira Baixa es, para nosotros, lo más importante”, ha aseverado el titular de Infraestructuras del ejecutivo luso, durante la presentación de la obra en Guarda.

La intervención supondrá un desembolso de alrededor de 90 millones de euros y es esencial “para reducir los costes del transporte ferroviario de mercancías”, agregó. Este abaratamiento puede alcanzar hasta el 30% de los costes actuales, según las estimaciones del ministerio, “tanto en el aumento de la capacidad de transmisión, como en la mayor capacidad de los trenes como en la reducción del tiempo de tránsito”. La obra va a permitir incrementar la velocidad de los convoyes de los 50 kilómetros por hora actuales a los 100 por hora previstos. La puesta en marcha de este tramo ayudará a descongestionar el transporte de mercancías en la línea del Norte, a desplegar la línea de Beira Alta y a mejorar el desarrollo económico de toda la región.

guarda

Nuevo centro de trabajo de Olano en la plataforma logística de Guarda. /Fotos: Olano

 

Futura plataforma intermodal

Guarda es un importante nudo de comunicaciones, donde confluyen las dos principales líneas de ferrocarril portuguesas, la Beira Alta y la Beira Baja, que unen el norte y el sur del país con Oporto, Coimbra y Lisboa. La línea de la Beira Alta va desde Vilar Formoso (frontera con Salamanca) hasta Coimbra, pasando por Guarda. Las obras en la línea Beira Baja, que une Guarda con Castelo Branco y Lisboa, concluirán a finales de 2018, y es entonces cuando las autoridades portuguesas pretenden impulsar una nueva plataforma ferroviaria para complementar a la que ya existe en la autovía E-80, que une la ciudad con la frontera española y Madrid. Fruto de la cada vez mayor importancia del enclave es el hecho de que el grupo francés Olano, con una flota importante operando en las carreteras españolas, se ha instalado recientemente en esta localidad del centro de Portugal.