Por un plan director para el transporte ferroviario de mercancías en la UE

por Joan Amorós
Joan Amorós

Presidente de Ferrmed

Dentro del sistema global de transporte terrestre de la UE (incluido el transporte fluvial) el tráfico de mercancías es responsable del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero. El reparto modal del tráfico terrestre de mercancías es el siguiente: 75% por carretera, 18% por ferrocarril y 7% por barcaza. El ferrocarril no se ha movido de este porcentaje en los últimos 15 años, mientras que los objetivos de la Comisión Europea (CE) son del 30% (tren y barcaza) en distancias superiores a los 300 kilómetros para el año 2030.

La Red Central de Transporte (core network) definida por la CE alcanza los 80.000 kilómetros de corredores multimodales (donde de forma paralela conviven las autopistas, las líneas ferroviarias y las vías navegables). Resulta muy difícil conseguir el hito propuesto en una red tan extensa. Ferrmed propone concentrar los esfuerzos en los sectores de los corredores donde los tráficos son más importantes y que el tren tenga, respecto al camión, la misma consideración que los buques que cubren las rutas de short sea shipping. Para grandes distancias (superiores a los 500 kilómetros) los camiones o sus remolques hay que llevarlos por tren con unos criterios parecidos al caso del transporte marítimo. En este sentido, Ferrmed está llevando a cabo el Study of traffic and modal shift optimisation in the EU, estudio del que se podrá desprender un plan maestro de actuaciones concretas.

A pesar de que la CE prepara los planes de actuación en cuanto a la movilidad, la realidad es que los Estados miembros son los que realmente hacen las inversiones, en muchas ocasiones sin consonancia con las directrices de la Comisión

El transporte de mercancías por carretera contribuye sustancialmente a la congestión, a los accidentes y a la polución. Así pues, la transferencia al ferrocarril es un asunto clave. Comparado con la carretera, el ferrocarril de mercancías tiene un consumo energético seis veces menor, así como seis veces menos costes externos. Además, el tren es más rápido y tiene unos costes operativos por tonelada o pasajero transportado muy inferiores. De acuerdo con los datos del OECD (si no se presenta ninguna crisis financiera grave), el tráfico de mercancías en la UE en 2030 se habrá incrementado un 30% respecto a las cifras de 2018. Si no hacemos nada, esto representará un millón adicional de camiones en las carreteras, con un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero de 90 millones de toneladas por año, mayor congestión y más muertes prematuras.

A pesar de que la CE prepara los planes de actuación en cuanto a la movilidad, la realidad es que los Estados miembros son los que realmente hacen las inversiones, en muchas ocasiones sin consonancia con las directrices de la Comisión. Es por eso que Ferrmed, con el visto bueno de la CE, ha iniciado el ya mencionado estudio sobre tráficos en los principales corredores de la red transeuropea y ha entrado en contacto con todos los gobiernos de los Estados miembros, tanto para lo que corresponde a la búsqueda de datos sobre los tráficos existentes, como a las actuaciones que, con visión global europea, creemos que hay que llevar a cabo.

El estudio, que esperamos tener listo a finales de 2020, tiene por objetivo facilitar el establecimiento de prioridades de actuación en cada Estado miembro de la UE, así como ser una herramienta clave en la revisión del reglamento TEN-T

El estudio, que esperamos tener listo a finales de 2020, tiene por objetivo facilitar el establecimiento de prioridades de actuación en cada Estado miembro de la UE, así como ser una herramienta clave en la revisión del reglamento TEN-T, previsto por la CE para el año 2021. Además, concretará los tráficos por modalidad de transporte y de manera global, sección por sección, de los nueve corredores de la red central de la UE; definirá las medidas que hay que adoptar para optimizar el reparto modal en las áreas más congestionadas, país por país; y propondrá las acciones a llevar a cabo en la red ferroviaria para conseguir los objetivos del Libro Blanco de la CE en las secciones de los corredores de más tráfico, hasta el 60% del tráfico total de esta red.

En cuanto al transporte ferroviario, se analizarán y definirán las terminales intermodales estratégicas (de las aglomeraciones de mayor tráfico), las principales líneas de conexión entre ellas, las líneas de apoyo (back-up) y las de alimentación (feeders) principales. Para cada sección de las líneas, se identificarán el número de trenes de mercancías y de pasajeros; la longitud máxima permitida de los trenes de mercancías (que tendrían que ser de 740 metros en una primera fase y de 1.500 metros en la fase final); los gálibos de carga permitidos (P400 o bien GC-C); así como los cuellos de botella y el estado de implantación del sistema ERTMS. Además, se relacionarán las innovaciones que se tienen que introducir en el material rodante de mercancías para satisfacer los requerimientos de los llamados trenes inteligentes.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies