Pasado, presente y futuro de la Zona Franca de Cádiz

por Victoria Rodríguez
Victoria Rodríguez

Delegada del Estado en la Zona Franca de Cádiz

En la Zona Franca de Cádiz estamos de celebración. Cumplimos 90 años. Casi un siglo de historia en el que el recinto fiscal se ha ido configurando, ha evolucionado en estrecha unión con la ciudad que lo vio nacer, y se ha adecuado a las demandas de una sociedad en constante cambio con el fin de convertirse en un verdadero motor de desarrollo de toda la provincia. Nuestra zona franca nació en 1919 por real decreto para paliar una situación de crisis económica que estaba afectando gravemente a la ciudad. Cádiz ya contaba con un antecedente: el real decreto del rey Fernando VII de 21 de febrero de 1829, otorgando el puerto franco a la ciudad.

En aquellos primeros años, la zona franca no existía físicamente. En la década de los 30 se desarrolló la normativa y reglamentación para su configuración, pero la singularidad geográfica de Cádiz obligó a tener que ganar al mar para materializar los terrenos del espacio fiscal.

Los trabajos de relleno en los años 40 cambiaron por completo la fisonomía de esta zona de la ciudad y en parte también la composición de una buena parte de la sociedad gaditana. La “construcción” del recinto fiscal dio empleo a numerosos ciudadanos de la capital y atrajo también a muchos otros venidos de distintos puntos de la provincia que llegaron para quedarse y criaron aquí a sus hijos y nietos.

El proceso de despegue industrial y empresarial fue sumamente lento. Las obras de construcción de la zona franca física culminaron a mediados de los años 50 del pasado siglo y poco después se construyó la central térmica, que comenzó a funcionar en 1956, hasta llegar a convertirse en un emblema de la zona franca. Fue precisamente al final de esta década cuando empezaron a asentarse en el recinto las primeras empresas.

La entrada de España en la Unión Europea hizo que en los 90 se modificaran los estatutos del Consorcio para adecuarlos a esta nueva realidad, lo que permitió que se pudiera ejercer actuaciones fuera de los límites del recinto y, desde entonces, se encuentra en un continuo proceso evolutivo.

El desarrollo de actuaciones en otros municipios de la provincia y la compra de nuevos terrenos en la capital ha permitido la ampliación de la superficie del recinto fiscal, han cambiado radicalmente la Zona Franca de Cádiz convirtiéndola en una entidad que trabaja por ofrecer una gran diversidad de espacios que faciliten la implantación de empresas y generen actividad y empleo.

Estos 90 años han servido para consolidar la idea de que la zona franca es un verdadero motor económico de su área de influencia. Hoy en día, Zona Franca de Cádiz da trabajo directo a 122 personas y, solo en su recinto, alberga a 250 empresas, con 2.500 empleos directos y 3.000 indirectos.

Una de nuestras prioridades en la actualidad es no olvidar sus orígenes y las operaciones relacionadas con el comercio exterior. Las ventajas aduaneras y fiscales,  esencia de toda zona franca, son un elemento distintivo de otros territorios y vamos a seguir intensificándolo.

El Consorcio gestiona equipamientos en 16 municipios de la provincia de Cádiz, con una importante implantación en Cádiz capital, gracias a su recinto interior y su presencia en el polígono exterior. Y con una fuerte pujanza en el Campo de Gibraltar, donde se está terminando de tramitar el nuevo recinto fiscal en El Fresno, en Los Barrios, ubicado en una zona estratégica muy cerca de uno de los mayores puertos europeos, el de Algeciras.

En los últimos años, el Consorcio se ha diversificado y ofrece soluciones teniendo en cuenta las necesidades del sector empresarial, favoreciendo el emprendimiento y adaptándose a las nuevas tecnologías.

En la actualidad asistimos a un momento de cambio de paradigma. Lo estamos viviendo en las distintas disciplinas, desde la educación hasta la economía nos movemos del paradigma mecanicista al sistémico. En décadas anteriores, todo estaba compartimentando, todo funcionaba de manera independiente, por especialidades y el conjunto era la suma de las partes. En estos momentos no ocurre así, ahora todo está entrelazado, más conectado; un claro ejemplo lo encontramos en cómo el avance en las tecnologías afecta a todos los sectores productivos. Las nuevas tecnologías han dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad.

Pensamos que la Zona Franca de Cádiz debe liderar este cambio en la provincia, favorecer la implantación de empresas tecnológicas y también la introducción de la tecnología en las empresas, romper definitivamente la brecha digital. De esta manera atraeremos nuevos modelos empresariales, ayudaremos a importar y retener talento, contribuyendo a favorecer la llegada de inversiones de cualquier parte del mundo. Por eso, estamos trabajando en Zona Base, un proyecto de innovación y expansión tecnológica para atraer empresarios del sector digital hasta Cádiz en oficinas construidas en contenedores marítimos, que se ubicarán en una misma parcela para generar empleo, atraer emprendedores y crear sinergias entre ellos.

El 90 aniversario nos está sirviendo para recordar los fotogramas de nuestra historia en blanco y negro, valiosos documentos de un pasado del que estamos orgullosos y que nos complace recordar. Pero sobre todo, nos está ofreciendo la posibilidad de que nuestro trabajo diario se fortalezca y podamos ofrecer todas las potencialidades de la provincia y el talento gaditano. Debemos ser responsables, saneando y actualizando esta valiosa herramienta que se nos dio hace 90 años para ser capaces de dibujar nuestro futuro a todo color.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies