Pablo Bueno (Fidex): “La nueva ley de contratos es un magnífico cambio que puede mejorar la contratación pública”

por El Vigía

El presidente y consejero delegado de Typsa, Pablo Bueno, asumió la presidencia del Foro para la Ingeniería de Excelencia (Fidex) en el mes de abril. En esta entrevista, el nuevo presidente de Fidex valora el impacto de la nueva ley de Contratos Públicos, que otorga un peso mayoritario a los criterios técnicos sobre el precio, y la oportunidad que esto representa para el sector de la consultoría de ingeniería. La normativa recibió luz verde del Congreso el pasado julio y, actualmente, se encuentra en el Senado ultimando su reglamentaria tramitación antes de entrar en vigor.
¿Qué objetivos se ha marcado durante como presidente de Fidex?
El objetivo principal marcado durante esta presidencia era modificar la forma de contratar. Para modificar la forma de contratar, teníamos tres niveles: el primero es introducir una serie modificaciones en la ley de Contratos del Sector Público para crear un marco en el que fuera posible contratar ingeniería de forma razonable. Estamos en camino de conseguirlo porque está a punto ya de aprobarse de forma definitiva la ley. El segundo nivel hace referencia a la selección de criterios técnicos por encima de criterios económicos. Una vez se apruebe la ley, el siguiente nivel es el día a día, esto es, los pliegos de los concursos para contratar ingeniería. La ley es un marco genérico, pero hay que contratar de la misma forma que se van a seleccionar los proyectos, y es una segunda etapa en la que tenemos que trabajar.
Hemos colaborado con el Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos de España en la redacción de un modelo de pliego de condiciones para contratar servicios de consultoría de ingeniería que queda absolutamente ratificado por la ley porque habla de concurso restringido. Es el modelo que la ley recomienda y tenemos que conseguir que esa sea la fórmula en la que las administraciones públicas contraten consultoría de ingeniería.
fidex¿Cuál es su valoración de la nueva ley de Contratos del Sector Público?
Estamos encantados con la nueva ley de contratos. Nos parece que ha sido un acierto y recoge prácticamente la totalidad de nuestras pretensiones. Por una parte, reconoce el carácter intelectual de los servicios de consultoría de ingeniería. Además, obliga a las administraciones públicas a que los criterios técnicos tengan mayor peso que el precio a la hora de contratar servicios de consultoría y reconoce que el llamado concurso restringido es la forma razonable de contratar consultoría de ingeniería. La ley es un magnífico cambio sobre el que se puede mejorar mucho la contratación pública.
Recientemente, presentaron un nuevo modelo de contrato que propone una mediación “exprés” a la hora de resolver los conflictos con las constructoras. ¿Era una necesidad del sector y de qué forma ayuda a las ingenierías?
El modelo de contrato es el Libro Blanco de la Federación Internacional de Empresas Consultoras de Ingeniería (Fidic). Es un modelo contrastado desde hace muchos años, equilibrado y justo. No contradice en nada los códigos de comercio y es una forma muy razonable de contratar. Fidic, en colaboración con las organizaciones internacionales de contratistas, realizó un modelo de contrato que pretende ser justo y equilibrado entre las partes. Pensamos que se trata de una necesidad y está avalado por organizaciones internacionales de contratistas. No está destinado únicamente a contratar servicios de ingeniería con contratistas, sino con cualquier empresa privada o promotor. Considero que se trata de un modelo que ayuda en la relación entre las ingenierías y los clientes.
Ha ejercido como presidente y vicepresidente de la federaciones internacional y europea de ingenieros consultores, Fidic y EFCA respectivamente. ¿Qué lecciones o enseñanzas ha aprendido del ámbito internacional que se puedan trasponer al sector en España?
En España, las ingenierías han estado durante mucho tiempo acostumbradas a ejercer la profesión bajo el paraguas de la ley de Contratos del Sector Público y a funcionar de una manera en la que el mundo no funciona. Desgraciadamente, la labor de la profesión de la consultoría de ingeniería y de la arquitectura conlleva un grandísimo esfuerzo de seguimiento contractual y de hacer valer tus derechos. Estas asociaciones internacionales pretenden ayudar y de ahí el modelo de contrato Fidic de consultoría de ingeniería.
En su opinión, ¿cuáles son los principales retos a los que debería hacer frente el colectivo al que representan?
La ley es un marco estupendo, pero hay que bajar al siguiente nivel. Y el siguiente nivel en la administración pública son los pliegos de condiciones. En ese sentido, Fidex colaboró con el Colegio de Caminos, Canales y Puertos de España. En el comité de Obras Publicas y Equipamiento desarrollamos un modelo de contrato de consultoría de ingeniería que ya es un pliego de condiciones. Es el nivel siguiente y es para contratar directamente. Fidex apoyó en su desarrollo. La asesoría jurídica del Colegio lo analizó y dio el visto bueno. Es el modelo de pliego que propone el Colegio de Caminos para contratar consultoría de ingeniería. Después de estas modificaciones en la ley y de que se adapten algunos principios que eran fundamentales de la directiva europea, como la prohibición de la subasta para contratar servicios de carácter intelectual o la recomendación de que sea el concurso restringido, el detalle es la siguiente etapa. Tenemos ya un modelo redactado y vamos a intentar promoverlo en las administraciones.
¿La mejora de la actividad y de la economía se ha traducido en una mejora de los beneficios de las compañías?
No. En España, todas las empresas de ingeniería perdemos dinero y ganamos dinero en algunos países o zonas del mundo. La administración española está contratando los servicios de consultoría de ingeniería muy por debajo de su coste, pero no sólo del coste directo del personal que trabaja en ellos… Esto hace difícil poder dedicar esfuerzos a formación, innovación, mejora de la calidad o a nuevos servicios. La ingeniería low cost contratada por precio durante todos estos años ha sido un verdadero desastre para el sector, ha hundido muchas empresas y, desde luego, no permite que en España las empresas tengan una raíces fuertes para desarrollarse en el mundo, sino todo lo contrario. Es el mundo el que consigue que nos mantengamos vivos en España a base de exportación. Tenemos la esperanza de que España pueda volver a ser un mercado atractivo para mantener raíces de ingeniería con esta ley y si nos empiezan a hacer competir en calidad y en criterios técnicos en lugar de sólo en precio.
fidex 2¿Cree que la colaboración público-privada es una solución para reactivar, hoy por hoy, el desarrollo de infraestructuras en España?
Sí, rotundamente sí. Durante todos estos años hemos visto como concesionarios españoles ganaban grandes concursos en países como Australia, Estados Unidos y en todo el mundo. Como ciudadanos nos producía una cierta pena porque significa que estas grandes empresas movilizan grandes recursos económicos disponibles en el mundo para desarrollar infraestructuras en esos países, cuando en España no tenemos resuelto el acceso a las grandes ciudades y quedan infinidad de infraestructuras todavía. Hay formas de financiar y, precisamente, las concesionarias españolas son las verdaderas especialistas a nivel mundial.
¿Cómo se podría potenciar la colaboración público-privada?
Dando oportunidades al sector privado para financiar infraestructuras. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, lo acaba de poner en marcha. No nos referimos a que se invierta en España dinero español, sino a que se invierta capital que pueda provenir de cualquier parte, El ministro de Fomento lo está poniendo en marcha y pensamos que es una línea razonable.
¿Cómo valora la actuación de Ineco tanto en el mercado nacional como en el internacional?
Ha tenido un cambio importante. Existen infinidad de empresas privadas que son capaces de ofrecer los mismos servicios que Ineco. Es un medio propio del Estado y lleva tiempo limitándose a ofrecer los servicios que le encarga el ministerio de Fomento. A nivel internacional, la actividad de Ineco es marginal y fundamentalmente trabaja para el ministerio de Fomento. Durante estos años de crisis ha habido muy poco trabajo y Fomento ha asignado mediante encomienda de gestión a Ineco una gran cantidad de trabajo en el que al sector privado le habría gustado tener la oportunidad de participar. Ineco tiene unas referencias técnicas estupendas que pueden servir de gran ayuda en algunos mercados colaborando con otras empresas privadas que tengan más experiencia internacional que ellos. Y lo está haciendo. Es un tema filosófico el hecho de que tenga o no sentido que una empresa pública exista en un sector privado que está maduro y desarrollado.
¿Han percibido cambios en la entidad con el nombramiento de Isaac Martín-Barbero como nuevo presidente de Ineco?
La política actual del nuevo presidente de Ineco es no ser agresiva en acaparar el pequeño mercado que hay en España. A la hora de salir al exterior, se pone al servicio del sector para apoyar lo que se pueda apoyar y retirarse cuando está compitiendo contra empresas españolas. No puede ser que el 70% de todo lo que haga el ministerio de Fomento se lo den a dedo a Ineco y el otro 30% se saque a subasta. Ineco detecta una oportunidad, pero si existen empresas españolas que compiten, se retira y, en todo caso, ofrece su apoyo, pero no compiten. Durante un tiempo, esto no fue así.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se marcó como objetivo prioritario lograr un Pacto Nacional para las Infraestructuras. ¿Qué aspectos clave debería contemplar este plan en relación a las ingenierías?
Coincidimos con el ministro de Fomento y estamos convencidos de que hay que contar con las ingenierías para ese plan de infraestructuras porque alguien las tiene que pensar, proyectar y se tienen que tomar decisiones técnicas y no políticas ni económicas. La herramienta lógica de colaboración y ayuda es la consultoría de ingeniería. A la hora de abordar un proyecto mediante financiación privada es necesario tener bastante definido el alcance y debe ser independiente de quién lo vaya a implantar. Para esa definición de alcance lo ideal es contar con una empresa consultora de ingeniería que sea independiente. Estamos convencidos de que el ministro lo tiene claro y dará un papel muy relevante a la consultoría de ingeniería independiente en todo este pacto.
En la actualidad, las grandes ingenierías españolas tienen ya más del 90% de su negocio fuera España, mientras que para las grandes ingenierías mundiales la situación es precisamente la inversa, pues concentran más de la mitad de su actividad en su propio país. ¿Cree que esta tendencia se mantendrá?
La nueva ley de contratos es esperanzadora y hay que ver cómo se termina de aplicar en los pliegos. En estos momentos, España no es un mercado que permita tener aquí las raíces establecidas y por eso muchas empresas se han vendido, deslocalizado o han desaparecido. Hace una falta una política distinta a la que se ha tenido durante un cierto tiempo.
Para la ingeniería, ¿qué mercados internacionales son más interesantes para las empresas españolas en la actualidad?
Hay mucha diversidad de opiniones. Algunos piensan que los países de Iberoamérica son los que ofrecen las mejores oportunidades. En mi opinión, Canadá, Estados Unidos, el Norte de Europa y algunos países asiáticos son los mercados con más oportunidades y que mejor valoran los servicios de consultoría.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies