NoticiasCarretera

Sindicatos de seis países crean una oficina en Bucarest para atender a transportistas rumanos

El Vigía

10 octubre, 2017

El objetivo es ayudar a los transportistas que trabajan fuera de sus fronteras

Seis organizaciones sindicales de Bélgica, Dinamarca, Rumanía y Suecia del transporte por carretera han unido fuerzas para crear una oficina conjunta de cooperación sindical en la capital de Rumanía, bajo la coordinación de la Federación Europea de Trabajadores del Transporte, con el fin de afrontar los problemas de los conductores durante su trabajo en el extranjero o en sus relaciones con su empleador. Se trata de la 3F Dinamarca, la ABBV-BTB y CSC Transcom de Bélgica, el Sindicato de Trabajadores del Transporte de Suecia, la ATU Romania y el Sindicatul Liber al Transportatorilor (SLT).

La unidad de Bucarest establecerá contactos con los interlocutores sociales y las instituciones nacionales. Además, se inaugurará una base operacional en Targu Mures, centro de la región de donde parten miles de conductores rumanos que salen del país para trabajar en el extranjero. Cruzando Europa como parte de su trabajo, los conductores de camiones experimentan problemas de salud, reciben órdenes de sus empleadores a menudo en conflicto con la ley, pasan meses viviendo y trabajando en sus camiones y están sujetos a duros controles y sanciones. No hablar idiomas y no tener a nadie con quien relacionarse hace que sea difícil lidiar con situaciones que afectan a su trabajo y bienestar. “A través de esta cooperación, cuando se sindicalicen, nuestros conductores profesionales podrán solicitar ayuda sindical y asistencia sobre el terreno en Bélgica, Dinamarca o Suecia”, afirman los impulsores de esta iniciativa.

LA POLICÍA ALEMANA CONTINÚA CON LOS CONTROLES EN LA FRONTERA

La Oficina Conjunta de Cooperación Sindical también ayudará a los camioneros a hacer un mejor uso de sus derechos, relacionados con la seguridad social, a tener un mejor acceso a la atención sanitaria cuando sea necesario, en un contexto donde la mayoría de ellos tienen una situación laboral que involucra al menos dos países y, por lo tanto, les resulta difícil determinar dónde reclamar estos derechos. Esta iniciativa forma parte de la Campaña de Transporte Justo de ETF y tiene como objetivo “poner fin a la esclavitud moderna en la Europa moderna en el transporte por carretera”.