Las protestas en Catalunya colapsan la red viaria y el paso de La Jonquera

por El Vigía

Las marchas de protesta tras la sentencia del Estatut junto a la huelga general en Catalunya están impidiendo la actividad ordinaria del transporte de mercancías por carretera. El pasado viernes, una veintena de carreteras de la red viaria principal de Catalunya permanecieron cortadas como consecuencia de las Marxes per la Llibertat. Entre ellas, destaca el paso de La Jonquera en la autopista AP-7, que atraviesan en un día normal más de 12.000 camiones. La normalidad en esta vía trascendental para el transporte de carácter internacional internacional no pudo restablecerse hasta la mañana del sábado.

En esta misma autopista, la AP-7, se produjeron cortes en Bàscara (sentido Francia) y Sant Julià de Ramis (sentido Barcelona). La autovía A-2 fue cortada en cuatro tramos: Fondarella (Lleida), Pallejà (Barcelona), Riudellots de la Selva (Girona); también la autopista AP-2 en Vila-Rodona (Tarragona); la A-27 en Tarragona, en los dos sentidos de la marcha; la N-340 (en L’Aldea y Santa Margarida i els Monjos), la C-14 en Selva del Camp (Tarragona) y la T-11 en Reus, así como la C-16 en Bagà (Barcelona); la C-1413 en Molins de Rei; la C-17 en La Garriga (Barcelona), la C-241 en Pira (Tarragona) y la C-25 en Santa Coloma de Farners (Girona). Las marchas afectaron también la N-II en Premià de Mar,  Tordera y Sant Julià de Ramis, y la N-IIa en Martorell, y en el entorno de Barcelona, la B-30 en Barberà del Vallès.

25 MILLONES DE PÉRDIDAS DIARIAS

El bloqueo de la red viaria catalana tras la sentencia del Procés ha provocado la condena de las principales organizaciones españolas del transporte. Así, la Confederación Española del Transporte de Mercancías CETM lamenta que “desde el Gobierno no se han realizado todos los esfuerzos necesarios para paliar esta situación, ya que no se está garantizando el derecho al trabajo y la libre circulación de mercancías y personas, a sabiendas de que La Jonquera (Girona) es la principal salida hacia Europa, por la que transitan a diario más de 20.000 camiones”.

La patronal del transporte no cuestiona el derecho a la protesta, pero sí la forma de realizarlo. “El bloqueo indiscriminado que sufre hoy Catalunya pone en peligro la seguridad de vehículos y conductores, los cortes han impedido la llegada a tiempo de viajeros y transportistas, alterando sus jornadas y los daños en empresas y comercios y el destrozo de mobiliario urbano son más que considerables”, asegura. La organización cifra las pérdidas al sector en 25 millones de euros diarios, por lo que, “de seguir esta situación, muchas empresas no podrán asumir el coste de las protestas en Catalunya”.

En este sentido, el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), máximo órgano de interlocución del colectivo ante las administraciones públicas, ya expresó este miércoles su más “rotunda condena por los bloqueos y cortes indiscriminados de las principales carreteras y nodos logísticos en Catalunya”. Para los transportistas, los bloqueos “atentan gravemente contra nuestro derecho constitucional a trabajar y desplazarnos con libertad”.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies