Josep Maria Cruset: “Nuestra política de diversificación de tráficos está dando resultados”

por El Vigía

Josep Maria Cruset: Presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona

El puerto de Tarragona, uno de los siete grandes del sistema portuario estatal, encara la recta final del año en una clara línea ascendente en sus principales tráficos de mercancías, después de dejar atrás un 2018 inferior a lo esperado. Su presidente, Josep Maria Cruset, que el próximo mes de noviembre cumplirá su primer año al frente de la autoridad portuaria, se muestra optimista respecto a la evolución de la actividad de los próximos meses y el cierre final de 2019.

En breve cumplirá un año al frente de la Autoridad Portuaria de Tarragona. ¿Qué balance hace de este primer ejercicio?

Me he encontrado con una organización técnicamente muy preparada y con un gran potencial de futuro. La Autoridad Portuaria de Tarragona la forman un equipo de personas altamente cualificadas y preparadas para afrontar los retos que tiene planteados nuestro puerto. Y desde el punto de vista comercial, me he encontrado un puerto de Tarragona líder en tráfico de graneles líquidos, cereales y papel, y con una política de diversificación que ya está dando resultados, como por ejemplo en vehículos y en animales vivos.

El puerto de Tarragona cerró el pasado año con un descenso de sus tráficos respecto a 2017, que fue un ejercicio excepcionalmente positivo. Cerrado ya el tercer trimestre, ¿qué previsiones manejan para el conjunto del año?

Tenemos unas previsiones francamente optimistas. Agosto ha sido excepcionalmente bueno, con un incremento de la actividad portuaria muy cerca del 3% y con casi tres millones de toneladas transportadas. Si comparamos este mes de agosto pasado con el mes de agosto de 2018, registramos un incremento de casi el 19%. Ahora mismo debemos de estar en un 6,5% por encima respecto al total de tráficos acumulados por estas fechas en 2018, lo que –si se mantiene esta tendencia– el 2019 seguramente será un año excelente.

Los principales puertos del Estado están notando la desaceleración de la economía mundial. ¿Es el caso también de Tarragona?

Es cierto que hay algunos expertos en la economía mundial que han encendido algunas señales de alarma. En una economía globalizada como la de hoy, los puertos debemos mantener una vigilancia estratégica constante para poder reaccionar a tiempo ante posibles cambios. El Brexit, la crisis en el Golfo Pérsico, la guerra comercial entre EEUU y China, la inestabilidad política en Italia, etc. pueden estar jugando en contra del crecimiento de la economía, pero de momento no se ha traducido en un cambio de los tráficos en lo que se refiere a nuestro puerto.

Los sectores petroquímico, agroalimentario y forestal (pasta de papel) son estratégicos para el puerto de Tarragona. ¿Cómo se están comportando hasta el momento?

Los tres presentan una gran fortaleza. Los líquidos a granel siguen siendo el tráfico más importante con unos 20 millones de toneladas al año, de los cuales, el crudo y los derivados del petróleo son la mayoría. Los graneles sólidos representan un tercio del tráfico del puerto de Tarragona, y los cereales, harinas y piensos son el producto estrella con 5,5 millones de toneladas al año. Y la pasta de papel, por ejemplo, de ser un tráfico casi inexistente en el puerto de Tarragona hace solo unos años atrás se ha situado en torno a las 600.000 toneladas al año, lo que nos coloca en primer lugar a nivel peninsular y en tercer lugar del Mediterráneo.

En agroalimentario, ya son el primer puerto del Estado en cereales, harinas, forrajes y piensos. ¿Se puede crecer más en este sector?

Tenemos la capacidad de crecer y de mantener nuestro liderazgo en este tipo de tráfico concreto. De hecho, estamos potenciando el transporte por ferrocarril hacia los mercados del interior de la Península. En estos momentos, tenemos en marcha una operativa de carga de 3.000 toneladas de cereal que une tres veces por semana el puerto de Tarragona con Zuera, en Zaragoza, con una composición de 17 vagones en cada operación. Este movimiento nos demuestra el enorme potencial que tiene nuestro puerto gracias a las conexiones ferroviarias existentes y a las futuras, gracias a la entrada en funcionamiento del Corredor Mediterráneo, y que no tienen por qué ir en detrimento del actual volumen de transporte por carretera.

Tienen previsto invertir 160 millones de euros en los próximos cuatro años. De hecho, en 2019 se prevé una cifra récord de 25 millones. Son cifras importantes que pueden suponer un salto de escala para el enclave…

Estamos priorizando las inversiones que nos hagan más competitivos en los próximos 20 años. Por eso, invertiremos 25 millones de euros en 2019; 50 millones en 2020; 45 en 2021 y 40 en 2022. Estas inversiones son: la construcción de un nuevo muelle multifunción que inicialmente servirá para acoger cruceros –el muelle de Balears- con una inversión de unos 35 millones de euros; la nueva Zona de Actividades Logísticas (ZAL), con una inversión de 20 millones; la primera fase del contradique y muelle de Els Prats, con un coste de 36 millones; el puerto seco de Guadalajara y Marchamalo, con una inversión superior a los 14 millones de euros; o la adquisición de nuevos terrenos para el crecimiento del puerto con una dotación de 25 millones de euros, entre otras.

¿Cómo se está desarrollando la comercialización de la nueva ZAL?

La aprobación definitiva de los planes urbanísticos de la ZAL está al caer, las conexiones ferroviarias y por carretera están aseguradas y la demanda de suelo para actividades logísticas está en alza. Estas noticias combinadas han generado mucha expectación y ya tenemos empresas que han mostrado su interés por invertir en este espacio de un millón de metros cuadrados dentro de los espacios de uso portuario y con la posibilidad de construir naves desde 8.000 a 166.000 metros cuadrados, en función de las necesidades del concesionario…

¿Y la terminal de La Boella?

Plenamente operativa y con tráficos operando en el día a día.

Uno de sus proyectos estrella de la infraestructura es la terminal intermodal Puerto Centro de Guadalajara, que será el mayor puerto seco de la Península, con sus 150.000 metros cuadrados. ¿En qué punto se encuentra el proyecto? ¿Los trabajos se desarrollan según lo previsto?

Se trata de una inversión de más de 14 millones de euros que permitirá aumentar el potencial del puerto de Tarragona en el ámbito de la intermodalidad, tanto para el tráfico con destino al centro de la península como en el de salida. La terminal intermodal Puerto Centro representará una descongestión del Corredor del Henares y una oportunidad de negocio muy interesante… Ya hay empresas e instituciones interesadas en operar en ella. En estos momentos, estamos tramitando los permisos de obra en los ayuntamientos de Guadalajara y Marchamalo, y esperamos tener este trámite acabado antes de final de año o principios de 2020, para entrar a mover tierras y empezar a construir la terminal a lo largo del año que viene.

¿Cómo están evolucionando los tráficos ferroportuarios y qué papel representa el ferrocarril para el puerto de Tarragona?

En estos momentos, el transporte por carretera sigue representando un alto porcentaje del transporte de mercancías desde el puerto hacia otros puntos de destino. El futuro del puerto de Tarragona y creo que no exagero, de la mayoría los puertos, pasa por mejorar la conexión por ferrocarril. Nosotros apostamos de manera decidida por potenciar el ferrocarril y trabajar para ampliar el tráfico de mercancías por esta vía.

Para que el potencial ferroviario de Tarragona se concrete, el puerto precisa de unos accesos eficientes que no llegan. En septiembre tuvo lugar la primera reunión del grupo de trabajo conjunto con Adif. ¿Es usted optimista?

Sí, lo soy. Creo que las cosas se mueven en la buena dirección, pero tal vez no todo lo rápido que necesitamos. En cualquier caso,  trabajamos para que cada paso sea un paso firme hacia una mejor conexión del puerto y las infraestructuras de Adif. Precisamente, como usted apunta, hace apenas dos semanas nos reunimos con representantes de Adif para celebrar la primera reunión del grupo de trabajo que hemos logrado formar para conseguir una mayor cooperación de las dos entidades en la mejora de las conexiones y la logística ferroviaria y portuaria. Nuestro objetivo final es llegar a implantar un sistema Ferroport para optimizar el transporte de mercancías hacia el resto de la Península y de Europa.

¿Qué representará el Corredor Mediterráneo para el puerto, tras la próxima puesta en servicio de la variante Vandellòs-Tarragona?

La entrada en funcionamiento del conjunto del corredor representará la posibilidad de competir con los puertos atlánticos del norte de Europa. En estos momentos, unos siete millones de contenedores pasan en barco por delante del puerto de Tarragona rumbo a puertos del norte de Europa. Con la entrada en funcionamiento del Corredor Mediterráneo, una parte de esos contenedores podrían llegar a destino en uno o dos días a cualquier punto de Europa, en vez de viajar siete u ocho días por mar, dando toda la vuelta a la Península para llegar a Rotterdam u otros puertos del norte.

Usted ha mantenido contactos con la presidenta del puerto de Barcelona, Mercè Conesa, en busca de sinergias. ¿Las han encontrado? ¿Tarragona ve el puerto de Barcelona como un competidor o como un aliado?

El puerto de Tarragona y el puerto de Barcelona tienen muchos ámbitos en los que pueden cooperar sin dejar de ser competidores en otros. La sintonía entre ambas autoridades portuarias es muy buena y estamos trabajando para establecer espacios de colaboración que nos ayuden a crecer tanto desde el punto de vista tecnológico como empresarial.

Tarragona es socio del proyecto Core LNGas Hive para el impulso del gas natural licuado como combustible alternativo. ¿Qué están haciendo desde la autoridad portuaria para contribuir a la descarbonización del sector?

Desde la Autoridad Portuaria de Tarragona trabajamos para implantar todas las medidas de eficiencia energética y de protección del entorno natural que estén al alcance de nuestra mano. Nuestro compromiso con la protección del medioambiente es muy claro. Le citaré solo un ejemplo: solo este año hemos subvencionado con más de cinco millones de euros a nuestros concesionarios a cambio de la implantación de mejores medidas de seguridad ambiental, de eficiencia energética o de generación de energía limpia.

En materia de sostenibilidad, ¿qué otras actuaciones y objetivos son prioritarios para el puerto?

Son múltiples. Pero, por ejemplo, lideramos un proyecto de regeneración de un espacio incluido en la Xarxa 2000 de más de 30 hectáreas situado junto a lo que será la nueva Zona de Actividades Logísticas. Un espacio que debe permitir la conservación de varias especies endémicas y migratorias que, en estos momentos, no gozan de un espacio semejante en la Costa Dorada. A esta regeneración le destinamos unos fondos de más de dos millones de euros.

Por otra parte, también se están consolidando como puerto de cruceros. En este sentido, ¿cómo avanzan los trabajos de la futura terminal?

La nueva terminal será una realidad en 2021. El nuevo muelle de Balears tendrá una superficie de cuatro hectáreas y podrá alojar todos los servicios y espacios necesarios para una operativa más cómoda y segura para todas las partes implicadas. Nos permitirá doblar el espacio de amarre y acoger más cruceros a la vez. Por lo tanto, es una inversión que nos afianzará en este mercado, a pesar de que durante estos dos próximos años, las obras nos conllevarán una menor operativa por coincidir en el mismo espacio del puerto las obras de la nueva terminal y la llegada de cruceros de ese periodo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies