No nos modernizamos por hacer más horas de trabajo a menor precio

por Luis Mercado
Luis Mercado

Secretario general del sector de Carretera y Logística de FSC-CCOO Madrid

Allá por el año 2010 la excusa era que la configuración patronal impedía a las empresas grandes negociar, secuestradas por la horda incoherente y descerebrada de pequeños empresarios del transporte que solo buscaban renegociar tarifas con las multinacionales. Después, sobre el 2015, eran los estragos de la crisis económica los que impedían compensar económicamente los años de congelación y los que llevaban a la patronal de la logística a pedir contención salarial.

Ahora, tras otros dos años de negociación paralizada, la excusa es la precrisis, la desaceleración o la ya cantada nueva crisis económica, llámalo como quieras. El caso es que nunca es buen momento para negociar un convenio que de verdad regule esta actividad.

Sin embargo lo que está ocurriendo a día de hoy con el convenio de la logística y la paquetería de Madrid es ya demencial. Resulta ahora que para poder competir con las empresas multiservicios las grandes empresas del sector demandan una rebaja salarial de en torno a los 3.000 euros por trabajador. Se da la paradoja de que son estas mismas grandes empresas de la logística las que recurren a externalizaciones dando trabajo a las multiservicios, que pagan a sus trabajadores poco más o menos que el SMI. Así que, por un lado, las alimento y, por el otro, me quejo de lo gordas que están.

UNO lo ha llamado mozo en formación y nosotros lo llamamos rebaja salarial, que nos parece más preciso. Pretende que los sindicatos validemos con nuestra firma la creación de una nueva categoría, si puede ser, con un salario de 14.000 euros, pero que, de ser imposible, lo podemos dejar en 16.000 euros. Para hacer la comparativa un mozo tiene un salario de entrada de unos 19.500 euros.

SIN CONCERTACIÓN SOCIAL

Tragarse un bolo así no resulta fácil ni con agua, pero a UNO se le ha olvidado también el agua que pueda empujarlo. No podemos entender que la “modernización” de la patronal les haya llevado a cerrar filas sobre sí misma y a buscar sacar el máximo partido de la negociación, sin cortapisas, sin concertación social. Echamos en falta el quizá rancio sentir de la negociación en el que las partes iban a vender que vencían cuando sabían que el objetivo era empatar.

No nos modernizamos por hacer más horas de trabajo a menor precio. No somos más dinámicos por tener eternas jornadas de trabajo. No nos rejuvenecemos por hacer categorías de entrada.

Llamadnos rancios, pero así las cosas, nos vamos a volver muy antiguos y vamos a convocar una huelga en Madrid. Si puede ser, además, la vamos a hacer coincidir con convocatorias en Barcelona y Girona, quizá también Guadalajara. Eso sí, que no se nos olvide la modernidad: va a ser la primera huelga de la logística y la paquetería.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies