No comunicar cambios significativos de un OEA puede causar la retirada del título

por El Vigía

16644

En el plazo de cuatro o cinco años pueden darse los primeros problemas en las empresas que son Operador Económico Autorizado (OEA), «cuando se revisen por parte de la Agencia Tributaria sus auditorías y se detecten anomalías que no han comunicado», ha asegurado este viernes Pilar Timón, inspectora jefe de la Aduana de Madrid, durante su participación en la jornada «El OEA como marco de confianza en el nuevo entorno aduanero» que ha organizado Triskel Forwarding Service y Bytemaster en Madrid.

En su opinión, es aconsejable que el actual OEA comunique «cualquier cambio o modificación que experimente en las relaciones con sus socios -agentes de aduanas, transitarios, etc- en la cadena logística, ya que la solución en una auditoría posterior puede ser compleja e incluso podría hacer perder el certificado», aseguró. La inspectora aduanera se ha esforzado en explicar que esto es así porque el certificado OEA está basado en garantizar la seguridad entre los participantes en la cadena logística y comercial mundial y las administraciones aduaneras de todos los países, y si esta relación se rompe las consecuencias no suelen beneficiar a las empresas.

En este sentido, ha aconsejado a todos los agentes de transporte nacional e internacional que se esfuercen en obtener el certificado OEA y que se aseguren de trabajar con otros socios que también lo sean. «Es verdad que obtener el OEA es complejo durante el periodo de auditoría por la cantidad de carga administrativa que debe recopilarse y que antes se hacía de forma autónoma, pero a la larga produce muchas ventajas», ha asegurado. Así, entre los beneficios proporcionados está la comunicación anticipada de controles por parte de la Aduana, facilidad para acogerse a procedimientos aduaneros simplificados, menor número de control de mercancías o prioridad en los reconocimientos físicos y documentales, «porque el OEA está basado en la confianza entre administración y empresa».

Aunque el reglamento 648/2005 que regula el OEA no obliga a los operadores a solicitarlo, en la práctica en breve será indispensable de cara a exportar a EEUU y otros muchos países, «dadas sus exigencias en materia de seguridad en el comercio». «El OEA supone estar a la vanguardia del mercado y de la globalización  mundial del comercio», ha sentenciado. De hecho, países como Japón o China están intentando homologar sus respectivos sistemas OEA. El OEA en la UE es válido para todos los países integrantes y a nivel comunitario se está negociando su aceptación en otras partes del mundo.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies