Navarra se plantea cobrar un peaje al transporte pesado en cinco autovías

por El Vigía

Navarra se plantea seguir el modelo vasco y aplicar peajes al transporte pesado en sus cinco vías de alta capacidad, por los que podría ingresar hasta 45 millones de euros anuales. Las carreteras afectadas serían la A-10, A-15, N-121-A, A-1 y A-68. Para el Gobierno foral, se trata de una alternativa que permitiría financiar en los próximos años obras urgentes, como la duplicación de los túneles de Belate y Almandoz, o la conversion de la N-121-A en una vía 2+1. Una empresa pública se encargaría de la gestión y el cobro a los transportistas.

De estos 45 millones de euros, en torno a 29 millones servirían para financiar infraestructuras como las mencionadas y otros 16 millones se destinarían a conservación, así como a otros gastos de mantenimiento. A esta cifra se sumarían otros seis millones en concepto de IVA.

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, ha hecho llegar la propuesta a los diferentes grupos parlamentarios de la comunidad y de la Cámara de Comptos, en el marco de la mesa de trabajo de financiación de carreteras e infraestructuras viarias. “Esta alternativa de financiación con peajes exclusivamente a vehículos pesados, es una opción muy extendida en muchos países europeos, bajo los principios de quien contamina paga y quien usa paga. No hay que olvidar que nuestra comunidad tiene una posición geoestratégica de puerta de entrada y salida del tráfico pesado internacional”, afirma Ciriza, quien recuerda que los vehículos pesados “son los que tienen un mayor impacto en el deterioro de las carreteras así como en la contaminación”.

El peaje a camiones en vías de alta capacidad se aplica en países como Alemania, Portugal, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Suecia, República Checa o Polonia. Otros, como Francia o Italia, lo tienen en parte de su territorio. En España, solo Euskadi los ha implementado en sus vías de alta capacidad, pese al fuerte rechazo que ha generado entre los transportistas.

Una sociedad pública, adscrita al departamento de Cohesión Territorial, sería la encargada de gestionar las cinco vías de alta capacidad no concesionadas (A-10, A-15, N-121-A, A-1 y A-68), y de aplicar los peajes, cuya implantación debe ser autorizada antes por Bruselas.

En Navarra existen otras tres vías de alta capacidad que se encuentran bajo concesión: la AP-15 (Pamplona-Tudela), dependiente de Audenasa, cuya concesión revertirá en 2029; la A-12 (Autovía del Camino-Pamplona-Logroño), cuya concesión se prevé finalice en 2032; y la A-21 (Autovía del Pirineo-Pamplona-Huesca), cuya reversión se producirá en 2039. La posible implantación de peajes a camiones en estas dos últimas vías dependería de la finalización de las concesiones, ya que no está previsto su rescate (estimado en más de 500 millones de euros).

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies