Medio centenar de puertos europeos ofrecen ya electricidad en atraque

por El Vigía

Casi ocho de cada diez puertos europeos tienen en cuenta el cambio climático a la hora de desarrollar nuevos proyectos de infraestructuras. Según el informe medioambiental que cada año elabora la Organización de Puertos Europeos (ESPO), en el que han participado 94 enclaves, más de la mitad ofrece electricidad en tierra a los buques atracados (OPS), de los que el 48% lo hace en alta tensión. Un tercio pone a su disposición gas natural licuado, suministrado en camiones o barcazas. Paralelamente, el 56% aplican tasas diferenciadas en función del impacto medioambiental a los buques que superan las normas, siendo las emisiones, los residuos y el cambio climático los principales objetivos de estos descuentos.

Además, el 62% de los enclaves ha reforzado sus políticas ambientales y el 47% ya ha afrontado los retos operativos relacionados con el cambio climático. La relación con la comunidad local, que es de suma importancia para los puertos, se encuentra en la quinta posición.

La entidad ha presentado este jueves en el Congreso GreenPort de Oslo las conclusiones del informe de 2019.  Incluye más de 60 puntos de referencia sobre el comportamiento medioambiental de los puertos, entre los que se incluyen cifras sobre los servicios ecológicos al transporte marítimo (electricidad en puerto, GNL y tasas portuarias diferenciadas desde el punto de vista medioambiental). Así como, las diez prioridades medioambientales más importantes de los recintos europeos.

Isabelle Ryckbost
“Vemos que los puertos siguen invirtiendo en infraestructuras verdes, como la electricidad en tierra para los buques atracados. Sin embargo, tenemos que ser conscientes del aumento de los costes de inversión y de los retos técnicos que impiden que la electricidad en puerto se convierta hoy en un sólido argumento comercial”

La calidad del aire se convertirá en un factor determinante de la aceptación pública de la actividad portuaria en los próximos años. Este año el cambio climático, incluido en el top 10 de las prioridades medioambientales por primera vez hace dos años, es la tercera prioridad, tras la calidad del aire y el consumo de energía.

La transparencia es una prioridad, ya que el 87 % de los puertos comunican su política medioambiental a las partes interesadas y el 82 % la publican en su web. Además, el 71% de los puertos están certificados con una norma medioambiental (ISO, EMAS, EcoPorts’ PERS) que ha aumentado un 17% desde 2013. El 82% de los puertos han establecido un programa de vigilancia ambiental, siendo los residuos el tema más vigilado.

“El aumento de los costes relacionados con la conexión a la red y la escasez de electricidad a nivel de ciudad o regional son a menudo barreras adicionales. La incertidumbre sobre el uso y la perspectiva de otras tecnologías prometedoras, como el hidrógeno, dificulta la toma de decisiones”, afirma Isabelle Ryckbost, secretaria general de la organización.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies