Maersk anuncia la cancelación de 140 servicios marítimos

por El Vigía

AP Moller Maersk ha dado a conocer este miércoles los resultados del primer trimestre, que cierra con un beneficio neto de casi 200 millones de dólares. El grupo danés advierte, sin embargo, que el impacto del covid-19 afectará de forma significativa a la demanda global y ya prevé que los volúmenes de negocio en el segundo trimestre disminuyan en todas sus empresas entre un 20 y 25%.

La empresa descarta, en cualquier caso, establecer proyecciones más a largo plazo sobre la afectación de esta crisis, ya que considera que su duración dependerá del desarrollo de los medicamentos y vacunas que logren detener la pandemia. “La recuperación de las empresas dependerá del tiempo que se necesita para contener la propagación y reabrir las economías a nivel mundial, así como de la eficacia de los estímulos fiscales de los gobiernos”, sostienen desde el grupo.

“2020 es un año complicado, pero a medida que respondemos proactivamente a la menor demanda y mostramos progresos en nuestra transformación y rendimiento financiero, estamos fuertemente posicionados para capear la tormenta”, considera el director ejecutivo, Soren Skou, que destaca la diversificación del grupo en una empresa de logística global, así como su digitalización, como los principales activos de este conglomerado para afrontar la crisis.

“El hecho de poder ofrecer a nuestros clientes soluciones logísticas globales integradas de contenedores y más productos digitales en un momento en el que las cadenas de suministro se están viendo interrumpidas por el impacto del covid-19 confirma la relevancia y las oportunidades de nuestra estrategia”, asegura la empresa.

Pese a ello, reconocen que los bloqueos al transporte que se han producido, primero en Asia y posteriormente en toda Europa y América del Norte, han provocado ya “una demanda significativamente menor, que afecta a todas las áreas de negocio de AP Moller Maersk”.

Más de 90 servicios cancelados en el primer trimestre

En el negocio marítimo, el grupo observa “una marcada reducción de la demanda, especialmente en los intercambios Este-Oeste, pero también a escala mundial”. Para responder a esta situación, la naviera ha cancelado varias rutas, especialmente en los flujos Este-Oeste, y sus buques han quedado inactivos.

En total, ha suprimido más de 90 servicios en el primer trimestre, lo que supone un descenso del 3,5% de su capacidad, y para el segundo trimestre prevé la cancelación de unas 140 líneas. “Estas iniciativas han dado lugar a importantes reducciones de costes, y seguiremos manteniendo una estricta política en la capacidad en el futuro”, avanzan desde la empresa.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies