Los transportistas reclaman alternativas viables para la ZBE de Barcelona

por El Vigía

Las principales organizaciones catalanas de transportistas y empresas cargadoras han emitido este jueves un comunicado para cargar contra la nueva Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, que entró en vigor el pasado mes de enero, y critican la falta de alternativas viables para que el sector del transporte pueda adaptarse a los nuevos requisitos.

El documento, firmado por las asociaciones AGTC, Astac Condal, Gremi del Transport i Maquinaria de la Construcció, Transcalit y Transprime, sostiene que “la actual ordenanza no avanza en la definición de un nuevo modelo de distribución urbana, ni en un modelo propositivo de gestión del transporte y la logística urbanas, sino que solo penaliza el modelo actual, con la inclusión de excepciones que continuarán contaminando de la misma manera que hasta el momento, sin construir una alternativa, aportar un nuevo modelo de funcionamiento o un escenario en el que se estimen realidades de funcionamiento que sean implantables a escala industrial al mismo tiempo que mejoren la calidad de vida de las zonas urbanas”.

Las asociaciones recuerdan que la actual ordenanza establece que, a partir del 1 de enero del 2021, los vehículos de transporte de mercancías sin distintivo medioambiental no podrán circular por la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, “y consecuentemente los transportistas que no hayan podido cambiar el vehículo no podrán seguir desarrollando su labor profesional”.

Para el colectivo de transportistas, esta iniciativa, impulsada por Generalitat, Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) y Ajuntament de Barcelona, “estima un escenario imposible y excluyente que no ha sido acompañado de un plan real de implantación industrial”. “La moratoria actual de un año que establece la ordenanza, afectará por completo al transporte de mercancías, y es un tiempo insuficiente para la renovación de las los vehículos”, consideran.

En este sentido, las asociaciones firmantes aseguran que “no existe en el mercado alternativa tecnológica real para los vehículos pesados, que necesariamente deben ser propulsados por derivados del petróleo”, por lo que advierten que a partir de enero de 2021 miles de autónomos y pymes deberán abandonar la profesión.

Una reunión urgente con Generalitat, AMB y Ajuntament de Barcelona  

El documento reclama a las tres administraciones implicadas una reunión “con carácter urgente” durante este mismo mes de febrero para abordar esta problemática, “en la que se defina una hoja de ruta de temas operativos desde la perspectiva industrial, y que aborde la situación desde un escenario real de implantación con nuevos modelos propositivos y asumibles”.

Tras este primer encuentro, transportistas y cargadores reclaman la creación de “una mesa de monitorización y negociación del periodo transitorio con el sector, para alcanzar aquellas soluciones que hagan compatible la lucha contra el cambio climático, con el normal desarrollo de la actividad de un sector”.

Demandan también la revisión de la normativa “con una perspectiva global, incluyendo también compromisos en los casos con exención, para que todos los operadores logísticos y de transporte tengan un compromiso medioambiental asumible en un calendario real de implantación renovación, adaptación y/o cambio de vehículos”.

En este sentido, proponen una exención para que “los transportistas actuales puedan seguir ejerciendo su profesión y que aquellos vehículos afectos al transporte de mercancías puedan seguir usándose hasta el fin de su vida útil sin posibilidad de transmitirlos a terceros, de forma y manera que la reconversión del sector sea progresiva y racional”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies