Los transportistas abandonan la mesa de seguimiento del plan Madrid Central

por El Vigía

El sector del transporte de mercancías por carretera se siente marginado por el Ayuntamiento de Madrid y considera que no se avanza en favor de un sector estratégico, básico para la economía, y sigue castigándolo con el proyecto Madrid Central. Tras las reiteradas reclamaciones de las asociaciones sectoriales, para hacer efectivos los acuerdos adoptados con la alcaldesa el pasado 18 de diciembre, que ampliaban el calendario de renovación de flotas, la mayoría de las asociaciones del transporte, entre ellas CETM-Madrid, ha decidido abandonar la reunión de la mesa de seguimiento. Los transportistas esperan un «necesario» pronunciamiento del consistorio madrileño en relación a la ampliación del calendario de renovación de flotas en Madrid Central.

La patronal madrileña del transporte asegura que, teniendo en cuenta que durante las últimas semanas se han producido modificaciones en el diseño de Madrid Central que han afectado a la mensajería, el reparto de prensa o el delivery, entre otros, «resulta imprescindible que se cumpla el acuerdo alcanzado a lo largo de las negociaciones con el Ayuntamiento de Madrid, sobre la ampliación de un año del calendario de renovación de vehículos industriales ligeros».

JORGE SOMOZA
«La inseguridad y la incertidumbre que ha generado el calendario definitivo de renovación de flotas, y un escenario electoral incierto” ha provocado la paralización de la inversión en el sector»

Para el director general de CETM-Madrid, Jorge Somoza, antes de establecer un calendario para la renovación de las flotas hay que «clarificar con criterios objetivos el futuro de la movilidad y el transporte de mercancías». «Sin garantías que aseguren que el proceso de renovación de las flotas mantendrá su operatividad durante el periodo de amortización de los vehículos industriales, Madrid Central no puede imponer ningún calendario sobre flotas», añade la entidad.

Desde la creación del área central de cero emisiones, prevista en la ordenanza de movilidad que aprobó el consistorio en septiembre, uno de los principales afectados son los transportistas que diariamente suministran mercancías a las más de 17.000 empresas y establecimientos situados en esta zona.

En lo que se refiere al transporte y reparto de mercancías, además de las nuevas limitaciones para la carga y descarga, lo que más preocupa a los transportistas es la exigencia de flotas de bajas emisiones, estableciéndose un periodo transitorio de adaptación de apenas ocho meses para los vehículos ligeros. «Esto resulta de imposible aplicación por las elevadísimas inversiones que comporta la renovación de la flota y la escasez de vehículos propulsados por energías alternativas en el sector, además de la nula existencia de puntos de recarga», asegura la federación de transportistas Fenadismer.

Los transportistas recuerdan que apenas el 5% de los vehículos que circulan por el interior de la M-30 son de mercancías, «lo que pone de manifiesto la escasa incidencia que tiene este tipo de transporte en la contaminación de la ciudad».

LA PATRONAL UNO LLAMA AL DIÁLOGO

Por su parte, UNO Logística, miembro del Comité Madrileño de Transporte, ha marcado distancias respecto a la decisión de los transportistas y reitera su disposición a seguir dialogando. «UNO ni se levanta de la reunión ni la abandona, creemos en el diálogo y en la negociación con las administraciones públicas para defender y fomentar los intereses de nuestro sector y en nuestra filosofía no cabe abandonar reuniones porque sin interlocución es imposible realizar nuestra labor», asegura la organización.  

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies