Los transitarios consideran abusivas las tasas por los teus inmovilizados

por El Vigía

Clecat y Fiata, las federaciones europea e internacional de los transitarios, han mostrado su malestar con las navieras con sendos comunicados en los que critican la aplicación de tasas “desorbitadas” en concepto de detención y demora por los contenedores que permanecen inmovilizados como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus.

La crítica de estas organizaciones viene provocada por la decisión de las navieras de mantener sus tarifas actuales en Europa, sin aplicar ningún margen gratuito ni la revisión de estas tasas, a pesar de que anticipan una ralentización en las cadenas de suministro.

La directora de Clecat, Nicolette van der Jagt, muestra la preocupación de los transitarios “por el impacto que las diferentes normas nacionales tendrán sobre el período de tiempo que los contenedores deberán permanecer en los puertos antes de su importación o exportación”. Asegura que la principal preocupación de estos profesionales es “mantener la carga en movimiento para que llegue a los ciudadanos, pero en vista de las restricciones y los retrasos causados por la crisis actual, la responsabilidad debe ser compartida entre todas las partes. Por ello, Clecat subraya que cobrar cantidades desorbitadas de detención y demora no debe constituir un modelo de ingresos para las compañías navieras».

El mensaje es compartido desde Fiata, que considera “comprensible” que las navieras apliquen tasas para el almacenamiento de los contenedores, tanto para compensar a la compañía naviera como para garantizar una rápida devolución”, pero reclama “moderación” en la aplicación de estas tasas, “teniendo en cuenta las dificultades sin precedentes” a las que se enfrenta la industria del transporte de mercancías por las interrupciones que se están produciendo en las cadenas de suministro.

La organización internacional se refiere en su comunicado a la interpretación que ha realizado la Comisión Federal Marítima (FMC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que ha utilizado el término “principio de incentivo” para proponer una aplicación “razonable” de estas tasas en base a dos puntos principales: como indemnización para la naviera por el uso de su contenedor y como un incentivo para el movimiento de la carga.

Desde Fiata consideran que la aplicación de una tasa ideada como incentivo para el movimiento ordenado de contenedores a través de puertos y terminales “debe detenerse cuando surjan circunstancias fuera del control del importador y los contenedores no puedan ser movidos. No tiene lógica la aplicación de una tasa que se supone que motiva al importador a recoger, o devolver, un contenedor si el puerto o la terminal no es capaz de cumplir con la solicitud de entrega”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies