Los ‘Titanics’ de la logística

por Juan Carlos Olivares
Juan Carlos Olivares

Director de Desarrollo de Negocio en DocPath

Todos sabemos que hoy convivimos con verdaderos transatlánticos de la logística. Algunos de ellos se expanden, aprovechando su tamaño, a otros sectores de la economía cuales pulpos que amenazan con devorarlo todo y destruir todo el ecosistema en beneficio propio. No hay duda de que tales gigantes están ya condicionando el mercado, forzando la reducción de márgenes y poniendo en jaque a múltiples empresas medianas y pequeñas que ven peligrar su viabilidad por su presencia preocupante. Sin duda alguna, la gran ventaja competitiva de esas grandes empresas es el óptimo uso que realizan de la tecnología y de los beneficios que con ello obtienen, sin olvidar que su gran tamaño les permite un gran ahorro por la simple economía de escala.

Esta situación pone en serio peligro a los operadores logísticos que no estén correctamente apoyados en la tecnología y que utilizan procesos anticuados, que a veces se podrían calificar de artesanales, lo que les hace altamente vulnerables a la presión de los gigantes del mercado. Son ellos los que deberían reaccionar de inmediato a esta conflictiva situación que amenaza seriamente su futuro. Son ellos los que deben alejarse cuanto antes del peligro de esos icebergs que significan los procesos ineficientes, los altos costes ocultos en procesos no optimizados y evitar así convertirse en los próximos Titanics del sector logístico.

Quizás, cada uno de los responsables de empresas del sector debería analizar fríamente si su empresa es insumergible o corre peligro de hundirse en el agitado océano de los cambios del mercado y la presión competitiva. Las razones para preocuparse pueden ser muchas. Por ejemplo, un operador que hoy puede disfrutar de una posición cómoda, ser competitivo y estar creciendo de manera rápida, podría afrontar en un futuro próximo una gran crisis por no haber previsto la actualización de sus sistemas para afrontar las nuevas necesidades operativas que irán apareciendo debido a la expansión del negocio. Eso es lo que denominados “morir de éxito” y suele ser una muerte muy amarga.

Todo parece indicar que solo podrán salir adelante aquellos que hayan previsto los riesgos con anticipación y hayan reaccionado a tiempo a esos desafíos. La planificación de recursos, con la previsión de capital que ello representa, y el saber seleccionar los medios apropiados serán factores claves para el futuro de todas las empresas del sector. Sin embargo, es posible que el problema sea aún más complejo y lo que se requiera sea una verdadera planificación estratégica que defina los planes y las inversiones que serán necesarias en el futuro y en qué plazo exactamente. Es necesario imaginar ese futuro para prever las necesidades y tomar las decisiones apropiadas que nos permitan llegar a la meta que deseamos alcanzar.

«Los gigantes de la logística están  condicionando el mercado, forzando la reducción de márgenes y poniendo en jaque a múltiples empresas medianas y pequeñas que ven peligrar su viabilidad por su presencia preocupante»

La urgente necesidad de evolución nos forzará a tomar medidas que pueden ser duras, pero no por ello menos necesarias. La reorganización de medios materiales y humanos, la eliminación de procesos deficientes o innecesarios y la optimización de procesos informáticos puede ser clave para avanzar. Es muy conocido el caso de los departamentos de informática que van construyendo soluciones en base a continuos parches que, a la postre, se convierten en verdaderos engendros poco eficientes y muy difíciles de mantener. Por otro lado, está el caso de la dependencia que tienen algunas empresas, sobre todo las pequeñas, de una persona o de un reducido grupo que controla los sistemas informáticos de una manera en que su presencia es absolutamente vital, ya que han creado algo que solo conocen ellos. De esta situación resulta difícil librarse, aunque no por ello menos necesario, ya que la más elemental regla de calidad exige la independencia entre sistemas y personas.

Es muy aconsejable contar con suministradores externos que sean verdaderos expertos porque ello reducirá costes y evitará situaciones graves de dependencia de personas específicas. También es muy importante prestar especial atención al uso de la tecnología que utilizamos y a su capacidad de evolución. Este es otro problema que se agudiza con la dependencia sobre los sistemas hechos en casa porque serán siempre un grave freno a la evolución, ya que sus creadores querrán convivir con ellos hasta su jubilación. Esto se debe a un principio muy simple: un padre no mata a su hijo. Por ello, vemos en funcionamiento algunos sistemas que debieron haber desaparecido hace años y causan graves conflictos y limitaciones operativas a sus usuarios.

La evolución de la tecnología informática en general y la disponibilidad en el mercado de equipos y sensores de todo tipo a un precio muy asequible permite hoy desarrollar soluciones muy completas a un coste muy razonable. Esto, unido a un socio tecnológico verdaderamente profesional, nos puede permitir una clara mejora en las operaciones y un aumento muy importante en los servicios que podemos ofrecer al mercado. El correcto transporte de mercancías perecederas o delicadas que pueden requerir condiciones ambientales muy críticas puede ser un negocio importante a tener en cuenta, pero es la tecnología la que nos permitirá ofrecer los medios apropiados de almacenaje, transporte y la información puntual al usuario respecto a las condiciones en que se encuentra su carga a través de una página de internet. Quizás es en esta área donde se puede obtener una mayor ratio coste-beneficio junto con un rápido retorno de la inversión. Por ello, debería ser la primera a tener en cuenta.

Por último, y no menos importante, se debe tener en cuenta la idoneidad de los socios tecnológicos. Evitar los que hacen todo y de todo parece recomendable por ser un gran factor de riesgo que puede impactar seriamente en los resultados, la calidad y los costes. Los verdaderos profesionales conocen su negocio, no divagan, no hablan de cosas complejas, sino que se ciñen a una oferta y plan concreto. La correcta elección de sus profesionales y socios comerciales será un importante factor a tener en cuenta para asegurar el éxito de sus proyectos.

Artículos relacionados

1 comentarios

Kenneth 22 marzo, 2019 - 00:54

Muy buen análisis, y que demuestra la complejidad de una toma de decisiones cuando se trata de implementar tecnología. Esta claro que sea cual sea el partner tecnológico que escojas, a la velocidad de estos cambios, no te puedes relajar debiendo estar pendiente de que futuras mejoras e implementaciones para los procesos puede haber en el mercado., y que razón tiene sobre los programas informaticos «engendros» de algunas empresas..el.problema es cuando nos adaptamos a ellos, y nos resistimos al cambio…

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies