Los robos a la paquetería sitúan la última milla como el principal foco de delitos en la logística

por El Vigía

La paquetería se ha convertido en los últimos dos años en la mercancía más sustraída en los robos al transporte por carretera, lo que ha provocado que el núcleo urbano desplace al área de descanso como el lugar más frecuente de comisión de este tipo de delitos. Son datos ofrecidos por la Guardia Civil, que indican, además, que la tendencia continúa en aumento. En 2013, la paquetería representaba el 17% de los productos robados; un año después, el porcentaje aumentó hasta el 22%.
“La causa es el auge del comercio electrónico”, explica el presidente de la Asociación Española de Mensajería (AEM), Albert Genescà. “Los delincuentes saben que las furgonetas están transportando tecnología, moda… paquetes de poco peso y mucho valor económico”. También desde la correduría de seguros Llerandi, especializada en el transporte de mercancías, consideran que este nuevo tipo de paquetería es el que ha despertado el interés de las delincuentes.“La revolución del e-commerce y lo que ha supuesto para la logística en cuanto al incremento de negocio también ha supuesto un cambio en las estrategias delincuenciales, sus métodos, sus medios y sus objetivos”. “Lo que es evidente es que este colectivo delincuencial se ha percatado del alto valor que tienen ciertas mercancías y su escasa seguridad”.

Los delincuentes están organizados en grupos que conocen las rutas y los horarios de reparto de las furgonetas / Foto: Guardia Civil

Los delincuentes están organizados en grupos que conocen las rutas y los horarios de reparto de las furgonetas / Foto: Guardia Civil


También desde el ámbito inmologístico observan esta tendencia, como explica el director de Investigación e Inversión Estratégica en CBRE, Patricio Palomar, que destaca cómo el incremento de seguridad en las instalaciones y operativas logísticas ha desplazado el riesgo a la última fase de la actividad, en la “logística de proximidad”, como define Palomar. Los métodos utilizados por los ladrones en los robos a las furgonetas se concentran en la última milla, en el reparto capilar de los paquetes a domicilios particulares y tiendas. La Guardia Civil asegura que “los autores conocen las formas de trabajo de los repartidores”, explican en un informe. “Saben perfectamente los lugares y los horarios en los que se hacen entregas cada día”, coincide el presidente de AEM. El análisis de la Guardia Civil es que “en la casi totalidad de los casos, el conductor viaja sólo y tiene que dejar el vehículo fuera de su visión en algunas ocasiones bastante alejado debido al intenso tráfico y la inexistencia de zonas de aparcamiento. Si bien estos vehículos en su mayoría van dotados de alarma y cierres de seguridad, en muchas ocasiones se viene observando que los conductores no hacen uso de la alarma ni cierran convenientemente los vehículos, por lo que pudiese existir alguna picaresca entre estos conductores en cuanto a la comisión de los hechos”. Esta sospecha existe también entre las propias empresas de paquetería, como reconoce Genescà.
El presidente de AEM sostiene que el conocimiento de estos datos por parte de la Guardia Civil constituye un primer paso en la búsqueda de soluciones a este problema, aunque recuerda que son la Policía Nacional y la Municipal las que mayoritariamente tienen competencias en delitos urbanos. En este sentido, Albert Genescà explica que desde su organización valoran trasladar, a través del Comité Nacional del Transporte por Carretera, una petición a la Federación Española de Municipios y Provincias, así como a los principales ayuntamientos del país, para manifestar la preocupación del sector ante este incremento de delitos en la paquetería. Pese a ello, Genescà asume la dificultad de controlar este tipo de robos, que se producen en “apenas unos segundos”, en el espacio, por ejemplo, de abrir el maletero de la furgoneta y comenzar a cargar la carretilla.
Desde Llerandi apuntan que será complicado atajar este incremento de delitos, como valoran José Manuel Flor, del departamento de siniestros de Llerandi, y Miguel Angel Osses, responsable de Eficheck, empresa del grupo especializada en gestión de indemnizaciones. En su opinión, “más mercancía en reparto supone una mayor exposición al riesgo de la mercancía, hay un mayor número de oportunidades para cometer robos”, por lo que asumen que se producirá “un incremento de la delincuencia proporcional al de la cantidad de mercancía que se mueve por estos medios”.
Más robos en horario de oficina
Los datos ofrecidos por la Guardia Civil muestran que el aumento de robos en esta actividad de negocio está cambiando también el horario en el que se producen los delitos. Pese a que la mayor parte de los robos se producen en la franja nocturna, destacan que se está produciendo un aumento de sucesos durante la mañana, de 6 a 14 horas, “principalmente causada por el repunte de los robos en el reparto capilar”, razona este cuerpo policial.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies