Los puertos contemplan rebajas de tasas de hasta el 60% para hacer frente a la crisis

por El Vigía

Puertos del Estado ha llevado a cabo una “profunda revisión” de los ingresos del sistema portuario estatal que tienen que ver con las empresas a fin de ayudar al sector a superar la crisis desatada por la pandemia del coronavirus. “El ahorro de costes para las empresas portuarias de más de cien millones de euros y la inyección de liquidez con los aplazamientos de pago tienen como objetivo evitar la destrucción de tejido logístico y del empleo, e incrementar la competitividad de nuestros puertos en esta difícil coyuntura”, explica el presidente de la institución, Francisco Toledo.

El documento del ente público, que monitoriza a diario los efectos del virus sobre la actividad de los puertos españoles, se ha aprobado este martes en Consejo de Ministros dentro del real decreto de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo. Las empresas portuarias deben abonar pagos a las autoridades portuarias por tráficos mínimos, ocupación, actividad, buque, deudas tributarias y terminales de pasajeros, entre otros conceptos. La propuesta constituirá un ahorro que puede superar los cien millones de euros este año.

Las autoridades portuarias tendrán autonomía para modificar motivadamente las tasas con arreglo al decreto-ley, reducir los mínimos exigibles de tráficos y actividad, y conceder aplazamientos de pagos. Respecto a los tráficos mínimos, las autoridades portuarias podrán reducir los mínimos exigidos, así como el nivel de actividad mínima, evitando así las penalizaciones por incumplimiento. Las medidas sobre la tasa de ocupación, cuantitativamente las más importantes (suponen un ahorro de hasta 84 millones en su conjunto), se contemplan rebajas del 20%, que llegarán al 60% en el caso de las terminales de pasajeros, cuya actividad ha caído un 95%, según Puertos.

Las medidas sobre la tasa de buque, dirigidas a navieras y armadores, eximen del pago a todos aquellos buques que se han visto obligados a atracar o fondear en un puerto como consecuencia de una orden de la autoridad competente. Si no la hubiera pero se viera en la necesidad de atracar en un puerto se le aplicará una rebaja de hasta el 30% en la primera semana. También se contempla una reducción del 10% para los buques relacionados con el transporte marítimo de corta distancia. Cuando se trate de un servicio regular de pasaje o carga rodada, la reducción será del 50%.

“Pretendemos que las reducciones de tasas sea proporcionada al impacto negativo que sufran las actividades, de modo que esta potente herramienta que acabamos de aprobar sea lo más justa y ágil para nuestros puertos”, afirma Toledo. La apuesta por la autonomía de gestión de las autoridades portuarias es una “muestra de confianza y busca agilizar la gestión de éstas, al eliminar el filtro de Puertos del Estado, y una mejor adaptación a las condiciones particulares de cada una”.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies