NoticiasFerrocarril

Los operadores privados continúan restando cuota de mercado a Renfe Mercancías

El Vigía

28 diciembre, 2016

Incrementaron su facturación un 10% en 2015 mientras la pública reducía un 6% sus ingresos

Los operadores privados continúan restando cuota de mercado a Renfe Mercancías. El informe sobre los servicios de transporte de mercancías por ferrocarril aprobado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) muestra que durante 2015, el mercado ferroviario de mercancías alcanzó una facturación  de 304 millones de euros, lo que supuso una disminución del 2,5% con respecto a 2014. Así, Renfe registró 233 millones de euros, un 6,1% menos que en 2014, frente al aumento de los ingresos de las empresas competidoras, 70,6 millones, un 10% más que en el ejercicio anterior.

El documento señala que la actividad ferroviaria de mercancías se incrementó en 2015 en un 5% en términos de toneladas netas y del 5,2% en toneladas por kilómetro. Esta evolución estuvo marcada por la actividad de Renfe Mercancías, pero especialmente por la de sus competidores, que incrementaron su actividad con crecimientos por encima del 25% tanto en toneladas netas como en toneladas por kilómetro.

Desde la CNMC avanzan que “importantes cuellos de botella presentes en el mercado, junto con otros factores, han impedido que estas empresas continúen con esta tendencia en 2016, ya que han ralentizado su crecimiento en el primer semestre del año”. De esta forma,  la actividad global del sector en el primer semestre de 2016 disminuyó un 9,5% en toneladas e invirtió así la tendencia positiva observada en los últimos años.

La valoración del Comité en el primer semestre de 2016 es que “Renfe Mercancías continuó con la estrategia de abandono de tráficos y descenso de su actividad, mientras que los operadores alternativos mostraron un aumento de la misma, pero bastante más reducido que el experimentado en ejercicios anteriores”.

El informe distingue también los corredores ferroviarios de mercancías más utilizados. El que mostró en 2015 un mayor grado de competencia fue el corredor Madrid-Valencia, con un total de seis empresas ferroviarias activas. A continuación se situaron, con cinco, Madrid-Vizcaya; con cuatro, Valencia-Vizcaya; y, con tres, Barcelona-Zaragoza y Barcelona-Vizcaya. En 2015, sólo dos de los diez principales corredores (Madrid-Cádiz y Barcelona-Sevilla) fueron explotados únicamente por Renfe Mercancías.

La cuota modal del transporte ferroviario de mercancías respecto al total de los medios terrestres se situó, en 2015, en el 2,2% en toneladas netas y un 5% en toneladas por kilómetro. “Este hecho pone de manifiesto que, a pesar del crecimiento del transporte ferroviario en los últimos años, la carretera sigue siendo, con gran diferencia, el medio de transporte preferido en España para el transporte de mercancías”, concluye la CNMC.

En comparación con el resto de países europeos, el transporte de mercancías a través de ferrocarril sigue siendo minoritario en nuestro país, con apenas un 5% de cuota. España se sitúa en la parte más baja de los países de la Unión Europea, que presentan una cuota media del 18%, y supera únicamente a países con una extensión mucho más reducida o con carácter insular.

Cuellos de botella en el transporte de mercancías por ferrocarril

El informe señala varios factores que explican la menor participación del ferrocarril en el transporte de mercancías, como son la situación geográfica de España o la inexistencia de la modalidad de transporte de vagón disperso, que en otros países europeos contribuyen a incrementar el tráfico de mercancías. También existen otros factores relativos a la gestión, a la situación de las terminales e infraestructuras, con importantes cuellos de botella, así como los accesos a los puertos.

La CNMC insiste en el documento en que el transporte de mercancías por ferrocarril podría incrementarse. Propone que se debería “consolidar la competencia en el mercado, eliminado aquellos obstáculos que puedan limitar la expansión de los operadores alternativos”. Además, recuerda que las “infraestructuras ferroviarias en España todavía presentan importantes limitaciones para cumplir con las exigencias de la regulación comunitaria en relación con las redes transeuropeas (TEN-T)”.