Los envases activos para el sector perecedero impulsan la apertura de nuevos mercados

por El Vigía

Comprar fruta, carne u hortalizas españolas en los supermercados de los Emiratos Árabes o Brasil ya es posible, en gran parte, gracias a los llamados envases activos e inteligentes. Los primeros están diseñados para incorporar sustancias dentro del embalaje, ampliando el tiempo de conservación de los alimentos. Por su parte, los envases inteligentes controlan el estado del producto, monitorizando las condiciones del alimento, para aportar información constante de lo que está ocurriendo dentro del envase, durante su transporte y almacenamiento. Estos sistemas han abierto un abanico de oportunidades a los productores españoles para alcanzar nuevos mercados que antes eran impensables, una situación motivada, a su vez, por las duras consecuencias del veto ruso en España.
Desde la Asociación Empresarial de Fruta de Catalunya (Afrucat) constatan que gracias a estos métodos de envasado se exporta fruta de hueso hacia el Sur de África y Latinoamérica. Asimismo, añaden, “estamos trabajando en la apertura del mercado chino para el melocotón y las ciruelas y estas tecnologías podrían ser las que nos permitan alcanzar este mercado con la calidad requerida”. El Instituto Tecnológico del Embalaje (Itene) explica que los envases activos reducen la utilización de conservantes, que permiten comercializar productos más naturales. Desde el punto de vista del transporte y la logística constatan que éstos “permiten reducir el número de unidades de producto envasado desechado en el lineal, por su periodo de caducidad” y, a su vez, “favorecen la reducción de los costes logísticos, al ofrecer un producto con mayor plazo de caducidad, a una menor rotación, y al mismo tiempo contribuyen a la exportación, ya que permiten que productos envasados lleguen más lejos con la calidad óptima, resistiendo los factores externos de este transporte”. De hecho, desde Itene aseguran que no existe diferencia para el transporte de los productos envasados con estas tecnologías, frente al embalaje tradicional. No obstante, desde la Fundación ICIL plantean la necesidad de que estos métodos se adapten a la multimodalidad. “De esta manera, el tracking del producto y la información será completa”, señala el director general de esta entidad, César Castillo.
LA CAMPAÑA DE LA FRESA SE NORMALIZA TRAS LA SOBREPRODUCCIÓN DE DICIEMBRE
La pregunta es ¿cómo consigue una simple caja de plástico alargar la vida útil de una nectarina? El responsable de negocio del Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), Sergio Giménez, lo explica. “Mediante sustancias incluidas en el envase se pueden atrapar aquellos gases que provocan la degradación del alimento, o bien introducirle sustancias de forma controlada”. A modo de ejemplo, Aimplas ha diseñado un envase que con extracto de ajo consigue aumentar la vida útil de la lechuga cortada hasta en un 15%.
En el caso de los envases inteligentes, “a través de indicadores podemos tener información de aspectos como si se ha roto la cadena de frío, indicadores de fuga, madurez del producto, golpes, etc”, añade Giménez. Esta información se proporciona a través de etiquetas que cambian de color según el cambio que sufre el producto. Desde Aimplas explican que, a pesar de que estas tecnologías se pueden aplicar a cualquier producto, cobran más sentido en los alimentos, por su caducidad. “Lo que se pretende es que el producto no se vea afectado en su transporte y distribución y, si sucede, que podamos detectarlo antes de que llegue al consumidor final”, señala.
El director general de la Fundación ICIL, César Castillo, afirma que estos sistemas aportan ventajas muy amplias. “El uso de la información que nos aportan estos envases será vital para mejorar la gestión de la cadena logística, por ello tenemos que estandarizar la recogida de estos datos y su uso”, señala Castillo.
Principales trabas para su uso
La utilización de estos sistemas cuenta con pequeñas trabas, que todavía están por resolver. Desde Aimplas, lamentan, por ejemplo, que en otros países, las etiquetas se pueden pegar en el interior del envase, mientras que en Europa no está permitido, provocando que no haya sistemas universales.
En cuanto a los envases inteligentes, el principal problema recae en el precio. Desde Afrucat, por su parte, señalan la importancia de realizar una selección del producto adecuado, con fruta que resista. El ICIL añade como traba la regulación que en ciertos productos obliga a una tipología de transporte en unos vehículos determinados en unas condiciones específicas. “Una vez más, el mercado evoluciona por delante de la legislación”, denuncian desde esta fundación.
Oriente Medio importa el 70% de los productos de alimentación que consume
Las previsiones del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCG) constatan que las importaciones en esta zona podrían doblarse en diez años, hasta alcanzar los 48.000 millones de euros en 2020. De hecho, los países de Oriente Medio, como puede ser Emiratos Árabes, importan más del 70% de los alimentos que consumen, según señalan desde Prodeca, la promotora de exportaciones agroalimentarias de la Generalitat de Catalunya. Estas cifras suponen un atractivo para las empresas españolas de carga aérea, que han encontrado en este segmento una vía de negocio.
El director de carga aérea de DB Schenker, Alfred Lorman, afirmaba hace unos meses que “en sólo cuatro años el volumen de exportaciones de productos frescos como la fruta y la verdura se ha multiplicado por nueve”, principalmente por el hecho de que es una región falta de tierra cultivable. Sólo en 2015 España ha exportado 57.036 toneladas de productos hortofrutícolas hacia Emiratos Árabes y 3.102 toneladas a Qatar. En opinión del coordinador de Desarrollo de Negocio de Deltacargo, Rafael Sabucedo, “la situación geográfica, la apuesta gubernamental por la mejora de las infraestructuras internas y la inversión de las aerolíneas locales en equipos de última tecnología, hacen que los aeropuertos de Doha y Dubai sean una escala perfecta para todos los que movemos carga entre Europa, América y Asia”. De hecho, el potencial de estos mercados para la carga aérea se basa en su papel como hub hacia el mercado asiático. Desde la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) constatan que “las empresas españolas están aprovechando los mercados de Oriente Medio para el textil, la fruta y la verdura, así como el asiático para los productos farmacéuticos y otros productos perecederos”.
No obstante, esta situación puede cambiar “con el crecimiento de rutas directas hacia China, que al final es el destino número uno de España”, según constata el director general de Gestió i Promoció Aeroportuaria, Jaume Adrover. Según señalan desde este organismo, a pesar del fuerte crecimiento de las aerolíneas del Golfo, los Emiratos Árabes se sitúan actualmente en el destino número 12 de las mercancías en el aeropuerto de Barcelona y en el caso de Madrid todavía menos. Esta idea también la respalda el consultor logístico Agustín Arribas, quien matiza que “cualquier incremento bruto de estas compañías supone un elevado aumento porcentual por el mero hecho de que hace unos años no tenían rutas regulares con España”.
Las claves para exportar
Para entrar en el mercado de Oriente Medio de una forma eficiente, desde el Club de Exportadores recomiendan el contacto con empresas ya establecidas en este mercado. Por su parte, desde Feteia remarcan la importancia del papel del transitario para las operaciones con estos mercados emergentes. “Recomendamos que la organización de los transportes y las cuestiones logísticas se pongan en manos de profesionales, para que los productos lleguen en las mejores condiciones y al menor coste posible”.
Desde Deltacargo, Sabucedo considera fundamental el conocer bien la regulación del país y sus barreras, a la vez que se debe realizar un correcto análisis de mercado y servir el producto en los tiempos marcados. Por último, desde Gestió i Promoció Aeroportuaria añaden que es necesario entender el funcionamiento logístico de la carga aérea para asegurar que toda la cadena de valor sea competitiva, ya que “en España todavía hay que trabajar muchos aspectos”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies