Leche Pascual mide las emisiones de su flota comercial y de distribución de mercancías

por El Vigía

La compañía láctea Pascual se ha convertido en la primera empresa en medir las emisiones a la atmósfera derivadas de su actividad en la comercialización y distribución de sus mercancías, tanto directas, específicamente de sus vehículos propios (turismos comerciales y furgonetas SAT) y vehículos contratados (camiones cisterna, tráileres y camiones de corta distancia) como indirectas, generadas por el transporte hasta el punto de repostaje, el origen del petróleo, GLP, GNV y el mix energético en vehículos EV.

El proyecto de emisiones de movilidad en Calidad Pascual parte del conocimiento adquirido a partir del piloto desarrollado junto a Endesa en Mallorca en noviembre de 2017 y pretende ofrecer a sus clientes el cálculo de las emisiones de la comercialización y distribución de sus mercancías en tiempo real.

La compañía ha creado una metodología para calcular estas emisiones junto a la consultora Solid Forest, y a través de estos, está previsto el trabajo conjunto con el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas). En la primera fase, se ha comenzado a implantar en todos los coches comerciales y vehículos SAT, mientras que en una segunda fase se incluirá el transporte de distribución de mercancías de corta y larga distancia y el selectivo proceso de recogida de leche en camiones cisterna.

Según José Carlos Espeso, coordinador de Movilidad Sostenible de la compañía, «Calidad Pascual recorre más de 15 millones de kilómetros anuales en la visita a 150.000 puntos de venta. Hasta ahora calculábamos nuestra huella de carbono, hoy queremos ir un paso más allá en nuestro compromiso medioambiental. Esta medición permitirá a la compañía cuantificar el impacto de su actividad en la calidad del aire y poder llevar a cabo así planes estratégicos de movilidad para su minimizar el impacto».

Este proyecto permitirá a medio plazo ofrecer a sus clientes un análisis «riguroso e individualizado» de todas las emisiones CO2 y de gases derivadas de la comercialización y distribución de sus mercancías. Pascual también colabora con la ETSI (Escuela de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid) analizando nuevos proyectos y escenarios de movilidad sostenible en la distribución y comercialización urbana de mercancías, y en la digitalización de la movilidad en la compañía.

La empresa de alimentación apuesta por una flota comercial sostenible, sobre todo con vehículos de gas licuado e híbridos. En la actualidad, Pascual dispone de 600 vehículos, de los que el 70%  se utiliza a nivel comercial para las visitas a clientes. De este porcentaje, el 30% recorre el centro urbano de las ciudades. Desde 2013, cuenta con un plan de impacto medioambiental que contempla la movilidad sostenible como elemento estratégico. Gracias a este plan, en la actualidad cuenta con la mayor flota sostenible de Europa con más 2.400 vehículos certificados por Ecostars.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies