Las grandes constructoras españolas reducen a la mitad su beneficio conjunto en 2016

por El Vigía

Las seis grandes constructoras españolas redujeron en un 50,7% su beneficio neto conjunto en el ejercicio 2016 y respecto al año anterior, hasta los 1.001,5 millones de euros. Según los últimos resultados presentados por Ferrovial, ACS, OHL, Acciona, FCC y Sacyr, estas compañías ganaron, sumando el rendimiento en conjunto, 1.030 millones menos en 2016. No obstante, las seis constructoras de España cotizadas redujeron en un 30% la deuda, pasando de 17.178 a 12.036 millones. Las constructoras explican estos resultados como consecuencia de la falta de extraordinarios durante el último ejercicio o por la “adversa” evolución al tipo de cambio.

acciona1

Cuatro de las principales compañías del sector empeoraron sus resultados al cierre del ejercicio 2016, a excepción de Acciona y ACS que mejoraron su beneficio un 70% y un 3,5%, respectivamente. / Acciona


Las únicas constructoras que lograron aumentar sus ganancias en 2016 fueron Acciona y ACS. La compañía presidida por José Manuel Entrecanales aumentó su beneficio neto un 70%, hasta alcanzar los 352 millones de euros. El resultado de Acciona incluye unos ingresos extraordinarios de 721 millones, principalmente por la operación de integración de Acciona Windpower (AWP) y Nordex y unas provisiones y costes, derivados fundamentalmente de operaciones de refinanciación que han permitido “optimizar la caja y disminuir el coste medio de la deuda de la compañía”, por un importe total de 626 millones de euros. Acciona logró reducir su deuda en un ligero 0,5%, con 5.130 millones. No obstante, la cifra de negocios se situó en 5.977 millones, representando un descenso del 8,7%.
Por su parte, el grupo presidido por Florentino Pérez, ACS, ganó un 3,5% más en el último año, con un total de 751 millones de euros. En cuanto a las ventas, éstas retrocedieron un 4%, pasando de 34.925 a 31.975 millones. Según explican desde la compañía, “esta evolución se debe principalmente al descenso de la actividad en Cimic afectada por la terminación de grandes proyectos en el primer semestre de 2015”. Aun así, en lo que a deuda neta se refiere, ésta alcanzó los 1.214 millones de euros en 2016, 1.410 millones menos que el saldo de hace 12 meses apoyado por “la sólida generación de caja de operaciones y la venta de Urbaser”, explican desde ACS.
En cuanto a las constructoras que registraron pérdidas en 2016, la que notó menos este receso fue Ferrovial. La compañía alcanzó un resultado neto de 376 millones de euros, un 48% menos que en 2015 cuando la cifra era de 720 millones. Esta diferencia se debe, explica el grupo en un comunicado, a los menores extraordinarios producidos en el ejercicio, por lo que “descontando su impacto” –añaden– supondría un crecimiento del 3%. Las ventas se incrementaron un 11%, hasta los 10.759 millones de euros, pero fue la única constructora española que vio acrecentar su deuda durante el último año, con un aumento del 6% y un saldo negativo de 4.542 millones de euros.
Por otro lado, Sacyr obtuvo un beneficio neto de 120 millones de euros en el ejercicio 2016, un 67,5% menos que en 2015, cuando se anotó una plusvalía de 1.280 millones por la venta de la inmobiliaria Testa a Merlin, según informa la compañía en un comunicado. Asimismo, la cifra de negocio se redujo un 3% durante 2016, pasando de 2.949 a 2.860 millones de euros. Esta cifra se debe, principalmente, al “impacto de la actividad de la construcción en algunos mercados”, justifica Sacyr. En cuanto a la deuda, ésta cayó un 11%, con 3.726 millones.
FCC perdió 165,2 millones de euros en 2016, lo que supone multiplicar por 3,5 veces los números rojos que obtuvo un año antes (46,3 millones), debido, principalmente, “a un ajuste en el valor del área de cemento” por valor de 299,9 millones de euros. Además, el grupo facturó 5.951 millones de euros, un 8,1% menos que en 2015. FCC atribuye este descenso a la continuada caída del sector de la construcción en nuestro país, donde los ingresos bajaron casi un 10%, hasta los 3.073 millones de euros.
Por último, OHL perdió 432 millones en 2016, frente al beneficio positivo de 55,6 millones en 2015. Esta cifra multiplica por ocho las pérdidas en un solo año. Para la compañía presidida por Villar Mir, estos resultados están influidos “por el impacto del reconocimiento completo de las pérdidas en los proyectos legacy –saneamientos aplicados– y por la adversa evolución del tipo de cambio”. Además, las ventas descendieron un 11,6%, hasta los 3.863 millones de euros, y la deuda bajó un 28%, situándose en 2.911 millones.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies