Las divisiones en el seno de la UE condicionan el futuro del transporte por carretera

por El Vigía

El futuro del transporte de mercancías por carretera está condicionado por la lucha de intereses entre los países europeos centrales, como Francia, Alemania y Austria, y los periféricos, tanto del Sur, como del Este de Europa, según ha quedado de manifiesto en una jornada organizada por la Fundación Corell, con la colaboración de Astic y Confebús, sobre La Normativa Social Europea de Transporte. Armonización, control y flexibilidad.

Actualmente hay una revolución en el transporte debido a los nuevos países que cuentan con condiciones sociales mejores: la contratación se ha desplazado y algunos países deslocalizan su actividad hacia esas zonas. La reacción de los países centrales ha sido proteger sus mercados, pero esas medidas tomadas de forma unilateral y con una carga administrativa abrumadora afectan a todos los países, como España. «No podemos unirnos a los países del Este con unas condiciones sociales mejores, no pagan menos, pero pagan mucho más en dietas y menos en salarios fijos, y tampoco podemos unirnos a los países centrales. Tenemos una situación complicada», ha asegurado José Manuel Pardo, vicepresidente de Asuntos Sociales de IRU. «Lo que queremos es facilitar la flexibilidad para que el conductor vuelva y no tenga que hacer los descansos semanales en un área de servicio», ha añadido.

«Hay una guerra en la que los países centrales quieren cambiar el modelo y tomar el poder con medidas restrictivas y proteccionistas. Desde Astic defendemos la flexibilización para que los conductores puedan realizar sus descansos y volver a sus casas», ha defendido el presidente de Astic, Marcos Basante.

Joaquín del Moral ha destacado la necesidad de aprovechar la nueva regulación comunitaria para conseguir demandas históricas, aunque en el corto plazo no se va a llegar a una solución consensuada. «Es necesario ser flexibles y llegar a un acuerdo, así como una regulación más efectiva contra las empresas buzón«, ha afirmado Del Moral, que también es partidario de establecer «un sistema burocrático ágil, disponible para todos los países, de manera que las autoridades de control puedan requerir información a las autoridades de otro país. El objetivo es mejorar las condiciones de los trabajadores y mejorar la competitividad, mediante la flexibilización y no la imposición», ha puntualizado.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies