Las asociaciones catalanas urgen al Gobierno saldar el déficit histórico en infraestructuras este año

por El Vigía

Las principales asociaciones catalanas del sector del transporte y la logística afrontan el año con una mezcla de optimismo e incertidumbre, y con el convencimiento de que el ejercicio 2017 debería ser decisivo para saldar los déficits en infraestructuras. “Las inversiones del Gobierno deben ir destinadas a infraestructuras”, asegura el presidente del Colegio de Agentes de Aduanas de Barcelona (Coacab), Antonio Llobet, que añade que “tenemos un déficit histórico y ahí es donde debemos seguir reclamando año tras año”.
Para los empresarios, está en juego mucho más que el futuro del sector. Así lo entiende, por ejemplo, el presidente de Pimec Logística, Ignasi Sayol, que se muestra contundente al afirmar que “si no se realizan las inversiones que venimos reclamando durante tantos años, como es el caso del Corredor Mediterráneo, finalmente tendremos una situación de estancamiento en el crecimiento de la economía”. A su juicio, para garantizar el futuro de Catalunya es necesario aumentar la eficiencia logística, “y en este punto las infraestructuras son clave”, indica.

cat1

La patronal Pimec Logística considera que si no se materializan las inversiones que viene reclamando el sector del transporte y la logística durante los últimos años, tales como el Corredor Mediterráneo, Catalunya soportará una situación de estancamiento en su crecimiento económico. / J.M.


 
Las asociaciones lamentan que, debido a la paralización política que ha sufrido España a lo largo de 2016, los avances han sido prácticamente nulos desde el punto de vista de la inversión en obra pública. “Del catálogo de infraestructuras básicas pendientes de ejecutar en Catalunya, durante 2016 no hemos podido dar de baja ninguna de las 100”, lamenta, por su parte, el presidente de la Cámara Oficial de Contratistas de Obras de Catalunya (CCOC), Joaquim Llansó, que detalla que el ritmo de trabajo de las obras estratégicas que están en curso –la mayoría de la Administración central– es muy lento o, directamente, se encuentran paralizadas, “y la capacidad financiera de la Generalitat es muy reducida para poder invertir más”, asegura. En este sentido, Llansó –para quien la obra pública mantendrá la tendencia a la baja este año, excepto para los ayuntamientos, que podrían aumentar la licitación– solicita al Gobierno una licitación mínima regular y recurrente de todas las administraciones de entre 4.750 y 5.000 millones anuales; una planificación a medio y largo plazo de 10-15 años; y proyectos evaluados según criterios de coste beneficio que aseguren su rentabilidad económica, social y ambiental.
La realidad del sector de la carretera tampoco escapa de este contexto y, en este sentido, el presidente de Transcalit, Enrique Soravilla, demanda al Gobierno una mejora de las infraestructuras para facilitar el tráfico rodado. Más allá de la inversión en infraestructuras, el directivo comenta que la inestabilidad política en el país también ha impedido avanzar durante 2016 en materia de formación para profesionalizar el sector o respecto a la negociación colectiva. “Sin embargo, han habido unos recortes totales, que impiden iniciar una necesaria formación de nuevos conductores, cuya edad media aumenta considerablemente”, señala. Desde la federación, que califica 2016 de ejercicio de transición, con un inicio prometedor, pero con una desaceleración progresiva, indican que 2017 ha empezado con el espejismo de unos resultados ficticios propiciados por los ingresos del céntimo sanitario, que han permitido un respiro e incluso algunas inversiones necesarias, sobre todo para renovar las flotas más antiguas. De cara a los próximos meses, Soravilla considera que las inversiones del Ejectuvo deberán ir encaminadas también a facilitar y fomentar la agrupación de pequeñas empresas para elevar la dimensión media de las mismas, cuidar la formación de jóvenes conductores y reducir las cargas fiscales.
Más optimistas se muestran todavía desde el Coacab y Pimec Logística, que consideran que 2017 podría ser un año de consolidación del crecimiento y de generación de empleo. Ante este escenario, Llobet señala que uno de los principales retos a los que se enfrenta este ejercicio el colectivo aduanero es lograr, junto a las diferentes administraciones que intervienen, que la ventanilla única sea una herramienta a pleno funcionamiento. “Es básico que este proyecto esté totalmente desarrollado e implantado para que el paso de las mercancías por las aduanas sea mucho más ágil”, afirma Llobet. Igualmente, también considera fundamental que los procesos aduaneros mejoren a lo largo del año.
En el caso de la patronal de las medianas y pequeñas empresas, Ignasi Sayol explica que una de los problemas más urgentes a resolver es poder disponer de superficies logísticas a precios competitivos, teniendo en cuenta que, en la actualidad, el nivel de ocupación de las instalaciones logísticas en el área de Barcelona roza el 100%. De cara a incrementar la eficiencia logística, y más allá de las infraestructuras, Sayol apunta como otro de los grandes retos la aplicación de la tecnología en los procesos logísticos. “Necesitamos aplicar tecnología para innovar”, asegura, y añade que “el sector tiene un desafío apasionante y las empresas que sean pioneras en su aplicación tendrá una importante ventaja competitiva respecto al resto”.
La coyuntura internacional incrementa su influencia sobre la logística catalana
Un año impredecible. Así es como imaginan la mayoría de los directivos del sector del transporte y la logística en Catalunya el ejercicio 2017. El Brexit, el volantazo proteccionista de Estados Unidos, la evolución del precio del petróleo o el comportamiento de los países emergentes, especialmente China, podrían tener un efecto desestabilizador a escala global y, en concreto, sobre el sector logístico catalán.
Lo explica el presidente de Pimec Logística, Ignasi Sayol, que aunque se muestra optimista, afronta 2017 muy pendiente de las incertidumbres políticas globales. “Se espera que la economía siga creciendo, alrededor de un 2,7% del PIB, pero es cierto que bajo una cierta incertidumbre política y la amenaza de varios riesgos externos”, comenta. El ejercicio también se presenta inquietante e interesante para el presidente de Transcalit, Enrique Soravilla, que señala que “el mundo puede experimentar cambios importantes con las políticas proteccionistas al alza, las esperadas variaciones del mercado común europeo y las repercusiones en los tráficos actuales”. En su opinión, a estos factores se añade, además, la “lógica” y creciente presión social en la búsqueda de mejoras salariales, pues “choca con una línea de precios extremadamente ajustada que puede dar al traste con muchas empresas si los costes sufren incrementos no compensados”.
cat2

Los empresarios afrontan el ejercicio 2017 con incertidumbre. / J.M.


 
En cualquier caso, desde Pimec Logística se muestran convencidos de que el consumo interno crecerá en un 2,3% este año, lo cual se traducirá en un incremento de las ventas de las empresas catalanas. En cuanto a las exportaciones, Sayol considera que su evolución dependerá del entorno geopolítico y del tipo de cambio entre dólar y euro. “Si nos focalizamos en nuestro sector, y por poco que las exportaciones crezcan, creo que será un año de crecimiento”, asegura el presidente de Pimec Logística. A pesar de ello, Sayol lamenta que el año ha comenzado mal para las pymes debido a algunas de las medidas aprobadas por el nuevo Gobierno, tales como la modificación del impuesto de sociedades o la imposibilidad de aplazar impuestos, entre otras.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies