La variante Vandellòs-Tarragona entrará en servicio antes de acabar el año

por El Vigía

El ministro de Fomento en funciones, José Luís Ábalos, ha afirmado este martes en Tarragona que el compromiso del Gobierno con las infraestructuras en Catalunya es “incuestionable”. En el último año la licitación de inversión en la comunidad ha aumentado un 76%, superando la cifra de los 1.000 millones de euros de los que casi el 50% han sido destinados al ferrocarril. Tras visitar las obras de la Sagrera en Barcelona, Ábalos ha supervisado el proyecto de la variante Vandellós-Tarragona del Corredor Mediterráneo, que entrará en servicio antes de que acabe el año. Ambas infraestructuras copan las mayores inversiones en infraestructuras en Catalunya, junto con el nuevo acceso a la terminal T1 del aeropuerto de Barcelona.

Ábalos ha recordado que desde su llegada al ministerio, Fomento ha licitado 9.129 millones de euros en el sector ferroviario. Hasta 4.794 millones han ido a actuaciones de construcción y mejora de las conexiones ferroviarias existentes, de los que 1.822 millones se han destinado al Corredor Mediterráneo, considerado la “columna vertebral en la visión de futuro del Gobierno”.

La variante de Vandellós-Tarragona supone una inversión cercana a los 700 millones de euros, ejecutada ya en más de un 95%, y cuya puesta en servicio supondrá un aumento de la capacidad, gracias a la nueva plataforma de doble vía, y una rebaja de 30 minutos de viaje entre Barcelona y València. El ministro se ha desplazado hasta la nueva estación de L’Hospitalet de l’Infant a bordo de un tren de pruebas de la serie 121.

También ha destacado Ábalos los esfuerzos de Fomento en las carreteras catalanas. Así, antes de finalizar el año entrará en servicio la variante de Vallirana, se dará inicio a las obras de acondicionamiento de la N-II, entre Tordera y Maçanet de la Selva, y se liberarán los tramos de la AP-7 cuyo periodo concesional finaliza en 2019.

VANDELLÒS, A PUNTO

La variante de Vandellòs permitirá la doble vía en ancho ibérico hasta los cambiadores de ancho de La Boella y, desde allí, en ancho estándar hasta Camp de Tarragona, para posteriormente iniciarse su adaptación al ancho estándar coordinadamente con el resto de tramos. Una vez puesta en servicio, incrementará la capacidad y operatividad para todo tipo de tráficos en un tramo hoy de vía única. Paralelamente, se está avanzando en la tramitación previa a la homologación de la nueva infraestructura. Con una longitud de 64,1 kilómetros, el nuevo trazado, apto para alta velocidad y tráfico mixto, conectará el Corredor Mediterráneo desde Vandellòs con la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-La Jonquera y con la línea de ancho convencional Tarragona-Reus.

Por último, Ábalos ha informado de que, ante la necesidad de evaluar las actuaciones en el Camp de Tarragona en el nuevo escenario ferroviario, Fomento ya ha enviado la solicitud de representantes de la comisión de coordinación, cumpliendo el compromiso adquirido con la Generalitat y los alcaldes del territorio.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies