La UE endurece la lucha contra el fraude en el transporte marítimo

por El Vigía

La Unión Europea (UE) ha incrementado su lucha contra el fraude en el tráfico de contenedores en el transporte marítimo. La nueva normativa que se acaba de aprobar tras dos años de discusión permite a las autoridades aduaneras europeas y nacionales hacer un seguimiento electrónico de las rutas que realizan las navieras desde que inician el trayecto hasta que llegan a un puerto comunitario. Conocer el punto de partida de un contenedor y seguirlo durante todo el itinerario ayudará a disminuir el número de estafas.
El 90% de los contenedores de todo el mundo se transportan a través del mar, pero tan sólo un 2% del total se inspeccionan físicamente en las aduanas, según los datos que ofrece la Comisión Europea (CE). Por eso, la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF, en sus siglas en inglés) ha estado trabajando junto al centro de investigación del Ejecutivo comunitario para desarrollar un sistema electrónico que permita tener controladas en todo momento y de forma sistemática las mercancías. Se trata de un método que hasta el día de hoy era imposible de llevar a cabo.

Los controles físicos a contenedores en las aduanas tan sólo afectan a un 2% del tráfico global, según datos de la Comisión Europea / Puerto de Rotterdam

Los controles físicos a contenedores en las aduanas tan sólo afectan a un 2% del tráfico global, según datos de la Comisión Europea / Puerto de Rotterdam


El estudio elaborado por la OLAF explica que, hasta ahora, las aduanas tenían “maneras muy limitadas” de obtener esta información, a diferencia de lo que ocurría entre las compañías de transporte transoceánicas y sus clientes. Éstos disponen del sistema conocido como “Mensajes de Localización de Contenedor”, que describe a través de internet las rutas y la cadena logística por la que transcurre un determinado contenedor. La nueva legislación autoriza a los funcionarios a usar el mismo método y utilizarlo en la lucha contra el fraude.
Para lograr este objetivo, la ley establece que es necesario crear un directorio a nivel europeo que gestione los datos de importaciones y exportaciones comunitarias y el tránsito de mercancías entre los Estados miembros. Una vez obtenida, las autoridades nacionales deberán enviar de forma sistemática esta información al organismo central gestionado por la CE, con el objetivo de tener una fotografía más global del transporte marítimo de contenedores entre la UE y el resto del mundo.
Desenmascarando el fraude
Con la información que proporcionen los datos, será mucho más fácil desenmascarar las declaraciones que falsean el punto de partida de un contenedor. “Con la nueva legislación, un importador ya no va a ser capaz de declarar –sin levantar suspicacias– el país X cómo el origen de la mercancía, si ésta ha sido transportada en un contenedor que empezó en el país Z”, asegura el informe de la OLAF. Al cabo de un año de haberse obtenido, los datos podrán seguir guardándose en la base de datos, aunque de forma anónima, sin que conste el nombre de la empresa. Así, afirman los legisladores, se garantizará la privacidad y a la vez se podrán utilizar los datos para seguir investigando.
La presentación de esta nueva normativa y su aprobación posterior se deben a a dos proyectos pilotos, que llevó a cabo la OLAF junto a la dirección general de Fiscalidad y Unión Aduanera del Ejecutivo europeo. La base de datos centralizada que se creó a nivel comunitario sobre las rutas que recorren los contenedores a escala global puso de manifiesto lo importante que es para los funcionarios de aduanas disponer de un sistema electrónico de registro en su lucha contra el fraude.
La nueva normativa comunitaria empezará a aplicarse a partir de septiembre de 2016
La nueva normativa que acaba de aprobar la Unión Europea (UE) para incrementar la lucha contra el fraude en el transporte marítimo de contenedores tardará prácticamente un año en poderse aplicar, debido a las complicaciones técnicas que implica su puesta en funcionamiento. En concreto, no entrará en vigor hasta el 1 de septiembre de 2016.
Durante estos meses, la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF, en sus siglas en inglés) ultimará los detalles para poner en marcha el método electrónico que permita monitorizar el transporte de mercancías que llega a un puerto comunitario. Al mismo tiempo, el centro de investigación de la Comisión Europea (CE) seguirá analizando los cientos de millones de datos que obtiene cada año del sistema conocido como Sistema de Localización de Contenedores, que a partir de ahora podrán utilizar los funcionarios de aduanas de los países de la UE.
El análisis de estos datos permitirá, según explica el centro de investigación en un comunicado, seguir explorando qué otros usos se le podrá dar a la información obtenida. Entre otros, también se pretende utilizar para mejorar la seguridad y el análisis de operaciones a tiempo real.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies