La terminal TTI Algeciras recupera el flujo de mercancías previo a la crisis

por El Vigía

La terminal semiautomática de Isla Verde Exterior ha recuperado el flujo de mercancías habitual en esta época del año, tras el descenso experimentado como consecuencia del cese de las actividades esenciales para contener el coronavirus y de la festividad de Semana Santa. Según indica la terminal, solo en el periodo comprendido entre el 30 de marzo y el 9 de abril se ha notado una ligera bajada que ya se ha vuelto a recuperar. Los días festivos han influido también a esta ralentización a pesar de que la terminal ha seguido atendiendo el transporte por carretera para mantener el mercado local abastecido.

Por otro lado, la dirección de TTI Algeciras ha anunciado la incorporación este mes de abril de un nuevo servicio regular operado por las navieras CMA CGM y Maersk que une el Estrecho de Gibraltar con la costa este de Sudamérica. Además, en mayo iniciará su andadura otra línea de nueva creación, operada por la japonesa ONE, la china Cosco y la taiwanesa Yang Ming, que enlazará la costa este de EEUU con el Mediterráneo oriental.

Debido a los protocolos sanitarios implantados, el personal administrativo trabaja desde sus domicilios, a excepción del estrictamente necesario que debe desempeñar sus funciones en el recinto. Los turnos de la estiba también se han adaptado, reduciéndolos de seis a cinco horas. Todas las operaciones se detienen 30 minutos antes del final y se inician 30 minutos después del comienzo de cada turno. Asimismo, se ha restringido el desembarco de los miembros de la tripulación de los portacontenedores, y se ha limitado al máximo el acceso del personal de la terminal al buque y la documentación que es necesario intercambiar se deja en la escala de acceso dentro de una bolsa cerrada, donde la recoge la tripulación siguiendo en todo momento las recomendaciones de protección y distanciamiento social.

La estiba sube al buque con todos los elementos de protección para las labores de trinca/destrinca, mientras la tripulación permanece recluida en el puente para evitar contactos. “Aunque los procesos de trabajo y la rutina se han visto afectadas durante este último mes, los ánimos siguen arriba por la consciencia de estar realizando una tarea fundamental. La comunicación entre los equipos es fluida y, en definitiva, se trata en todo momento de transmitir la sensación de normalidad a pesar del escenario de incertidumbre que nos ha tocado vivir”, señalan desde la terminal.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies