NoticiasFerrocarril

La Terminal de Contenedores de Miranda ultima la conexión ferroviaria con el puerto de Barcelona

El Vigía

6 junio, 2018

Las obras de esta primera fase ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros

La Terminal de Contenedores de Miranda ultima la primera conexión ferroviaria con el puerto de Barcelona. Se trata de 700 metros lineales de vía que permitirán iniciar la actividad y poner en marcha la primera conexión con el enclave catalán en las próximas semanas.

Según los datos aportados desde el puerto seco, a lo largo de esta primera vía se dispone de una amplia zona de 20.000 metros cuadrados para depositar los contenedores y realizar las maniobras de carga y descarga de camiones y en el tren. Además, también están operativas dos naves, una de 4.500 metros cuadrados para almacén y otra de 1.900 metros cuadrados, donde se ubica el taller de reparación de contenedores. 

Las obras de la Terminal de Contenedores de Miranda comenzaron el pasado 22 de febrero y se ejecutarán en tres fases. La primera, la actual, en la que se incluyen los terrenos, la construcción del primer tramo de vía, el acondicionamiento de las campas, la rehabilitación de naves y las instalaciones de saneamiento, red eléctrica o alumbrado han supuesto en total una inversión de en torno a los cuatro millones de euros. En una segunda fase del proyecto, se acometerán las obras de ampliación de toda la zona de operaciones y la construcción de dos nuevos tramos de vía de 700 metros lineales cada uno.

“La Terminal de Contenedores de Miranda pretende ofrecer a todo el entorno las conexiones que demanda el tejido empresarial de la zona”, sostiene el comunicado, en el que califican este proyecto como “un verdadero revulsivo para el área de influencia de Miranda de Ebro y el norte peninsular, una zona que ya goza de buenas comunicaciones y
que ahora contará, además, con nuevas conexiones con los puertos del Mediterráneo, que ofrecen líneas directas con puertos de todo el mundo”.

Desde esta infraestructura explican que “Miranda de Ebro tiene una importante tradición industrial y ahora está recuperando su vigencia como enclave empresarial, tanto la localidad como su zona de influencia en Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Navarra o Cantabria”. Solo en el último año, se han confirmado más de 70 nuevas inversiones empresariales, según los datos de Miranda Empresas, el organismo encargado de dinamizar el entorno”.