La revolución digital de las zonas francas

por El Vigía

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ejerce este mes de junio de anfitrión de las zonas francas del mundo, en la quinta edición del AICE (Annual International Conference & Exhibition). La reunión, que tiene lugar del 26 al 28 de junio en el Palau de Congressos de Barcelona, coincidiendo con el Salón Internacional de la Logística (SIL), es un gran escaparate de la intensa actividad que desarrollan las zonas francas en el desarrollo económico y social de los países y regiones donde se ubican. El congreso mundial, que por primera vez tiene lugar en Europa (en 2017 se celebró en Cartagena de Indias y el año pasado en Dubái), pondrá en valor el importante papel que estas desempeñan en el desarrollo de las cadenas de suministro globales, al mismo tiempo que mostrará su contribución directa al fortalecimiento de los intercambios comerciales entre países.

En la actualidad, las zonas francas representan casi el 30% del comercio mundial y su desarrollo afecta a millones de empresas y decenas de organizaciones multilaterales. Se estima que unas 2.200 zonas francas sostienen casi 70 millones de puestos de trabajo en todo el mundo y están cada vez más involucradas en las cadenas de valor mundiales.

LA WORLD FREE ZONE
La Organización Mundial de Zonas Francas (World FZO) es una entidad sin ánimo de lucro que funciona como una asociación de zonas francas de todo el mundo, y que tiene por objeto transformar la manera en que estas interactúan con la economía en general. Con sede permanente en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) y registrado en Ginebra (Suiza), la organización está abierta a individuos y organizaciones de países que forman parte de Naciones Unidas. Como organismo global, actúa como una voz unificada de todos los recintos francos, y trata de poner en contacto a estos con inversores, clientes, profesionales, gobiernos, organizaciones de interés público e instituciones internacionales.

Bajo la presidencia de Mohammed AlZarooni y la dirección de Samir Hamrouni, la entidad está presente en 120 países de los cinco continentes, con una red de más de 900 miembros, lograda en apenas cuatro años, los que han transcurrido desde su reciente fundación.

La World FZO dispone de la base de datos de conocimiento más completa del mundo sobre zonas francas con el fin de proporcionar a sus socios conocimientos y experiencias fundamentales en el ámbito de la estrategia económica y empresarial. Los instrumentos clave de esta labor divulgativa y formadora son el World FZO Observatory, la FZ Pedia y el World FZO Open University, cuyos avances se publican en un boletín quincenal, otro trimestral y en diferentes documentos de investigación de carácter periódico. La entidad ha publicado tres ediciones del manual World of Free Zones, y ya se está trabajando en la cuarta. También ofrece un completo portal en línea, de consulta indispensable para expertos, empresas y todo tipo de organizaciones interesadas en el comercio y la logística internacionales.

MOHAMMED AL ZAROONI
“El congreso de Barcelona es una oportunidad para que todos los miembros de la World Free Zones Organization intercambien puntos de vista para mejorar prácticas y experiencias, así como para discutir los desafíos que encaran las zonas francas de todo el mundo”

La quinta edición del AICE abordará la economía digital 4.0, además de aportar soluciones para combatir el comercio ilícito internacional, dedicando un especial esfuerzo a las nuevas herramientas para medir y rastrear la prosperidad en las zonas francas de todo el mundo. También examinará los retos y desafíos que plantea el comercio electrónico, explorará el impacto de un panorama político cambiante, con serias y crecientes amenazas, como la guerra comercial que enfrenta actualmente a las dos potencias económicas del planeta, EEUU y China. Y, como no, evaluará las formas de fortalecer la cadena de valor mundial. Todo ello se mostrará mediante sesiones plenarias, debates, mesas redondas, talleres paralelos y una amplia exposición de zonas francas de todo el mundo.

Para el presidente de la World FZO, Mohammed Al Zarooni, el congreso de Barcelona “es una oportunidad para que todos los miembros de la World Free Zones Organization intercambien puntos de vista para mejorar prácticas y experiencias, así como para discutir los desafíos que encaran las zonas francas de todo el mundo en el logro de sus objetivos estratégicos de apoyo a las economías nacionales”.

Uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la WFZO es identificar el número exacto de zonas francas existentes en el mundo. En 2017, su número era de 2.198, una cifra que parte de un recuento realizado país por país, siendo la cifra más fiable propuesta hasta la fecha. De hecho, el único estudio serio con el que se puede comparar este recuento es la encuesta de 2010 realizada de la misma manera y por los mismos autores. Hace nueve años, su número era de 1.735. Por consiguiente, las 463 zonas francas creadas entre 2010 y 2017 se explican principalmente por la apertura de nuevos recintos, aunque es probable que algunas hayan escapado a la encuesta de 2010 debido a la falta de información y estadísticas específicas en ese momento. Siempre según estos datos, un total de 160 países y territorios (áreas no reconocidas oficialmente como estados, tales como Taiwán, Palestina o Sáhara Occidental) disponen de un recinto franco. Si el estudio se limita a países reconocidos por Naciones Unidas (197 en total), las zonas francas están presentes en más del 80% de ellos (el 70% diez años antes). Cabe señalar que todos los países emergentes cuentan con espacios parcial o totalmente libres de impuestos, que juegan un papel fundamental en la industrialización e integración de estos en la cadena de producción global.

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona ganó la atención del sector en el último congreso de Dubái con una propuesta para adaptar estos espacios a la nueva era del comercio global, yendo más allá de sus ventajas fiscales y su uso puramente logístico.

Apuesta por la digitalización
En este sentido, el CZFB propugna que se conviertan en una red de producción que incentive la transformación tecnológica y la digitalización de los procesos de acuerdo con los requerimientos de la cuarta revolución industrial, la llamada economía 4.0. Un proceso que se ha acelerado con la irrupción de la robótica, la impresión 3D o el internet de las cosas. El delegado del Estado en el CZFB, Pere Navarro, ha promovido la cita de la capital catalana durante los últimos meses, en especial en América, con el fin de garantizar la presencia de los potentes recintos latinoamericanos. “La experiencia ha sido muy positiva porque hemos hablado con las principales zonas francas del Cono Sur y nos han confirmado que estarán presentes en Barcelona, con lo que supone de proyección internacional para nuestra ciudad”, afirma. Navarro y la directora general del Consorci, Blanca Sorigué, participaron activamente en el último Congreso Regional del Cono Sur de la World FZO.
Además, Barcelona es uno de los principales impulsores de la Asociación Europea de Zonas Francas. Delegados de diez países europeos, representando a un centenar de enclaves, firmaron en Dubái un protocolo de intenciones para constituir esta organización, bajo el impulso de las zonas francas españolas y el apoyo de la Red Mundial de Parques Científicos y Tecnológicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies