NoticiasEnergía

La producción de energía eólica marina en Europa aumenta un 25% en sólo un año

El Vigía

12 febrero, 2018

En 2017 se instalaron 3,1 GW, con una capacidad total de 15,8 GW

El año 2017 fue un año récord para la energía eólica marina en Europa, según las estadísticas publicadas por la asociación europea del sector, WindEurope. Así, Europa instaló 3,1 GW de nuevas instalaciones eólicas marinas, con una capacidad total de 15,8 GW, lo que representa un aumento del 25% en sólo un año.

Hasta 13 nuevos parques eólicos marinos se conectaron a la red el año pasado, incluido el primer parque  flotante del mundo, el Hywind Scotland. Reino Unido y Alemania representaron la mayoría de ellos, instalando 1,7 GW y 1,3 GW, respectivamente. Europa cuenta ahora con más de 4.000 aerogeneradores marinos que operan en 11 países, lo que comporta un total de 15,8 GW de capacidad instalada y conectada a la red.

El tamaño promedio de las nuevas turbinas fue de 5,9 MW, un aumento del 23% en 2016. Y el tamaño promedio de los nuevos parques eólicos marinos fue de 493 MW, un aumento del 34% en 2016.

Otros 11 parques eólicos marinos están actualmente en construcción y agregarán otros 2,9 GW. Las previsiones contemplan un total de 25 GW instalados en 2020. Sin embargo, Wind Europe alerta de que la energía eólica marina en Europa sigue concentrándose en un pequeño número de países: el 98% se encuentra en Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Holanda y Bélgica.

El director general de WindEurope, Giles Dickson, ha asegurado que “un aumento del 25% en un año es espectacular. El viento en alta mar ahora es una parte principal del sistema de energía. Y los costes han caído rápidamente. Invertir en energía eólica marina hoy en día no cuesta más que en la generación de energía convencional. Simplemente muestra que Europa está lista para adoptar un objetivo de energías renovables mucho más alto para 2030. El 35% es fácilmente alcanzable. No menos importante ahora que los parques eólicos marinos flotantes comienzan a ser una realidad”.

Las inversiones en 2017 se situaron en 7.500 millones de euros, una cifra inferior a la de 2016, que refleja los costes decrecientes de este tipo de instalaciones. No obstante, existe un desfase entre ganar una subasta y confirmar una inversión, según advierte la organización. Así, si las subastas realizadas en 2016 y 2017 se cumplen deberían traducirse en inversiones por valor de 9.000 millones de euros en 2018.

Más allá de 2020, las cosas están menos claras. Mucho depende de qué nuevos volúmenes eólicos marinos se comprometan con los gobiernos en los planes de acción nacionales de energía y clima para 2030 (Necap). “Veremos un mayor crecimiento en 2018 y 2019, pero las perspectivas a largo plazo no están claras. Muy pocos países han definido qué nuevos volúmenes instalarán hasta 2030. Los planes nacionales que los gobiernos preparan en virtud del paquete de energía limpia nos darán más información. Mientras, el mensaje a los gobiernos es ‘expriman la energía eólica marina’: es perfectamente asequible y se está abaratando aún más; es una forma de poder estable con factores de capacidad crecientes; y está hecha en Europa, siendo compatible con empleos, industria y exportaciones”, ha añadido Dickson.