NoticiasCarretera

La patronal del transporte por carretera mantiene el veto a las 44 toneladas

El Vigía

4 octubre, 2018

CETM exige a los cargadores que “dejen de presionar”

La Confederación Española del Transporte de Mercancías CETM mantiene el veto al aumento de la capacidad de carga del transporte pesado en España y pide a los cargadores que “dejen de presionar” y sigan en la mesa de negociaciones “tres o cuatro años más si hace falta hasta llegar a un acuerdo”. El vicepresidente de la patronal y a su vez presidente del Comité Nacional de Transporte por Carretera CNTC, Carmelo González, se ha mostrado partidario de “volvernos a sentar con los cargadores, la pelota no está ni en su lado ni en el nuestro, sino en el de todos, y seguro que no será un intento baldío”. El presidente de Conetrans ha emplazado a la Administración a tomar cartas en el asunto e imponer por ley el pago en 60 días, una medida contra la morosidad que enfrenta también desde hace tiempo a transportistas y sus clientes.

Tradicionalmente más combativo en esta cuestión, el secretario general de la patronal murciana Froet, Manuel Pérezcarro, ha puesto el ejemplo de Alemania, que mantiene como España las 40 toneladas como masa máxima de los camiones y son el país más competitivo de Europa. “Que no nos vengan con la milonga de la competitividad, que vayan a Alemania (los cargadores), que se formen y vean cómo lo hacen ellos para ser más competitivos que nosotros, con 40 toneladas y 4 metros de altura”, ha apostillado el dirigente murciano.

La multimodalidad y los corredores ferroviarios ha sido otro de los temas estrella en la segunda jornada del XVII Congreso Nacional de Empresarios del Transporte de CETM, que se celebra en Ávila. En est sentido, el presidente de CETM Multimodal, Juan Castellet, ha rebajado las expectativas que los exportadores levantinos tienen depositadas en el Corredor Mediterráneo. “Existe la creencia de que las mercancías podrán salir de España a un coste mucho menor que la carretera, esto es absolutamente falso”, ha asegurado Castellet, para quien el Corredor no está pensado para las mercancías sino para los viajeros, y que la situación se complicará cuando culminen las obras del ancho internacional entre Castellón y Vandellós y se suprima el ancho ibérico. “Estamos haciendo una obra faraónica que no es la solución para las mercancías”, ha añadido.