La oportunidad de la FP Dual para el sector logístico

por Juan José  Juárez
Juan José  Juárez

Jefe de Proyectos sénior de la Fundación Bertelsmann

Durante mucho tiempo, los perfiles con más demanda por parte del sector logístico han estado ligados a ingenieros o a mozos de almacén, repartidores o transportistas, entre otros. Sin embargo, debido al auge del comercio electrónico y a la necesidad que se le plantea a la logística de reinventarse para generar un valor añadido a la planificación y gestión de pedidos, se están empezando a necesitar nuevos perfiles profesionales especializados en el sector, con un componente cada día más tecnológico.

La Formación Profesional aparece en este momento como una excelente oportunidad para profesionalizar estos nuevos perfiles que demandan las empresas del sector logístico y, en concreto, la modalidad dual ofrece una vía precisa para que las compañías puedan participar de manera activa en la formación de estos nuevos profesionales.

Pero, ¿qué es la FP Dual? Según la definición que realiza la Fundación Bertelsmann, se trata de una modalidad de Formación Profesional en la que el centro educativo y la empresa se corresponsabilizan de la formación del aprendiz. La formación se realiza en régimen de alternancia entre el centro educativo y la empresa. La FP Dual va más allá de los planes de prácticas tradicionales, ya que, por un lado, las empresas imparten contenido formativo con valor curricular y, por el otro, pueden adaptar el currículum académico a sus necesidades.

El sistema de Formación Profesional Dual cuenta con una larga tradición en países como Alemania, Austria, Dinamarca, Países Bajos y Suiza, donde entre el 40% y el 70% de los jóvenes optan por esta vía. En el caso de España, en el curso 2016/2017 un total de 24.000 estudiantes se beneficiaron de la Formación Profesional Dual ofrecida por unas 10.000 empresas y 900 centros educativos. Desde su inicio en nuestro país durante el año 2013, el número de empresas participantes en esta modalidad se ha incrementado, pasando de 513 en el año 2013 a casi 10.000 en el ejercicio 2018.

Son muchas las empresas que cada vez más están siendo corresponsables de la formación de estos nuevos profesionales, desarrollando este nuevo rol de empresa formadora clave para el éxito de FP Dual y para su calidad. Para potenciar esta modalidad formativa, en el año 2014 se creó la Alianza para la FP Dual, una red estatal de empresas, centros educativos e instituciones comprometidas con la mejora de la empleabilidad de los jóvenes a través del desarrollo de una Formación Profesional Dual de calidad en nuestro país. Y para ello, impulsamos y visibilizamos buenas prácticas, ofreciendo expertise y asesoramiento técnico a sus miembros, que superan los 1.000 en la actualidad.

En este sentido, desde la experiencia desarrollada por la Alianza para la Formación Profesional Dual, y centrándonos en la perspectiva de las empresas, entre los elementos que ayudan al éxito de un programa de Formación Profesional Dual destacan, en primer lugar, partir de la necesidad real de las compañías, poniendo a las competencias y perfiles profesionales en el centro del diseño de cualquier proyecto de FP Dual. Es decir, situar en el epicentro el análisis real de las ocupaciones y las profesiones, con las particularidades de hoy y sus proyecciones hacia el mañana. Por otro lado, permite analizar actividades, tareas y procesos que se dan ya en el trabajo dentro de cada una de las compañías, y que puedan ser pedagógicamente significativas, para que puedan servir de ejemplo real y refuerzo práctico a los aprendices durante su formación en la empresa. Por último, destaca el hecho de identificar, seleccionar y formar a los tutores de empresa (y formadores/instructores) para elevar a la máxima potencia los procesos de enseñanza-aprendizaje, la transferencia de conocimientos y la transmisión de la propia cultura empresarial.

Ejemplo de ello es el proyecto piloto que la sectorial Astic (Asociación de Transporte internacional por Carretera), miembro de la Alianza para la FP Dual, está liderando, con la estrecha colaboración de un centro educativo de Madrid y de cuatro grandes empresas altamente representativas del sector del transporte y la logística. El objetivo de este proyecto es formar a profesionales altamente demandados por las empresas del sector y difíciles de encontrar.

Partiendo del título de Técnico Superior en Transporte y Logística, bajo modalidad dual, Astic, el centro educativo y las cuatro empresas implicadas están trabajando de manera colaborativa en esta fase de diseño para definir un itinerario formativo que será enriquecido con una formación extracurricular y complementaria altamente especializada para los aprendices. De la misma forma, también están impulsando diferentes acciones formativas para la actualización de profesorado, jornadas de observación en las empresas, así como otras acciones que podríamos denominar de aprendizaje cruzado entre tutores de empresas y tutores de centro. Por último, también están promoviendo talleres temáticos sobre tendencias de sector del transporte y la logística.

El éxito de este primer piloto en modalidad dual para el sector permitirá escalar el proceso y ofrecer nuevos perfiles profesionales de manera totalmente alineada con las necesidades de especialización e innovación que tienen las compañías del sector logístico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies