La variante de Vandellòs entra en servicio en ancho ibérico este lunes

por El Vigía

La nueva variante Vandellòs-Tarragona del Corredor Mediterráneo entrará en servicio el próximo lunes, un cuarto de siglo después del primer proyecto presentado por el ministerio de Fomento. Adif ha programado para el fin de semana las últimas pruebas de señalización y seguridad en este tramo de 64 kilómetros, apto para alta velocidad y tráfico mixto, que conectará la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-Francia, por la estación de Camp de Tarragona, con la línea de ancho convencional Tarragona-Reus.

Con una inversión cercana a los 700 millones de euros, la puesta en servicio de la variante representa, según Adif, “uno de los mayores hitos y una pieza clave en el desarrollo del Corredor Mediterráneo por su elevado interés socioeconómico, generando importantes beneficios para el sur de Catalunya y el arco mediterráneo y su área de influencia, fomentando el desarrollo de una zona socioeconómicamente estratégica”.

Inicialmente dispondrá de doble vía en ancho ibérico hasta los cambiadores de ancho de La Boella y, desde allí, en ancho estándar hasta Camp de Tarragona, para posteriormente iniciarse su adaptación al ancho estándar coordinadamente con el resto de tramos.

QUEJAS ENTRE LOS MUNICIPIOS AFECTADOS

El primer estudio informativo sobre la variante data de abril de 1995, contemplándose inicialmente la duplicación del trazado actual para reservar la vía única a los servicios regionales. Sin embargo, Fomento acabará optando por la opción más alejada de la costa, el nudo de Vila-seca, y el desmantelamiento de la vía única. Más adelante, en 2014, el ministerio cambia de nuevo de planes y decide ejecutar la obra en ancho ibérico, cuando la idea previa era adoptar el ancho internacional.

Así, la variante elimina el actual trazado en vía única por el sur de Tarragona, suprimiéndose hasta 11 pasos a nivel. La reducción de los trenes regionales, especialmente en sentido Barcelona, ha causado malestar entre los vecinos de los municipios afectados del Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre.

Las últimas operaciones programadas por Adif, previas a la puesta en marcha, consisten en el enlace con las vías generales a lo largo de un tramo de tres kilómetros, duplicando la vía hasta enlazar con las dos vías generales ya finalizadas. De este modo, quedará fuera de servicio el actual trazado de vía única entre L’Ametlla de Mar y Vandellòs-L’Hospitalet de l’Infant por el lado sur y la actual estación de Port Aventura por el lado norte.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies