La negociación colectiva determinará la competitividad de la reforma de la estiba

por El Vigía

El Gobierno cumplió su función con la convalidación del real decreto ley de reforma de la estiba en el Congreso de los Diputados. La reforma, impuesta por mandato comunitario, cambia el modelo de la estiba en funcionamiento desde hace 40 años, con modificaciones en la década de los 80 y en el año 2003. El nuevo escenario dependerá, en buena medida, de la negociación colectiva y en el desarrollo reglamentario del decreto, que determinará la competitividad del nuevo modelo más allá de la flexibilización a la que alude el ministerio de Fomento, y la operativa diaria de los estibadores.
temadia
Las negociaciones siguen su curso entre Anesco y Coordinadora, junto a las organizaciones sindicales más representativas del sector. Para ello, constituyeron una Comisión Paritaria Sectorial Nacional para resolver los conflictos de ámbito laboral y alcanzar un acuerdo que sirva de base al desarrollo del nuevo marco del sector. Los plazos se ajustan y ambas partes volverán a reunirse, previsiblemente, este jueves. Los sindicatos esperan poder alcanzar en este nuevo encuentro un paquete final de acuerdo que, no obstante, estará “incompleto” porque también es necesario que se haga el desarrollo del reglamento del real decreto ley de reforma de la estiba, tal y como advirtió el secretario general de Coordinadora, Antolín Goya, tras la asamblea del sindicato.
Esta negociación colectiva y el desarrollo del reglamento del decreto son los que determinarán, finalmente, la competitividad de la reforma y su impacto en el sector, tal y como apuntan dese el ámbito jurídico, académico y empresarial. “El modelo español de estiba ha cambiado, pero ahora quedan todos los detalles, sobre todo laborales, que afectan al estibador de a pie, llámese el gasto de las jubilaciones, las subrogaciones y el nuevo convenio colectivo”, señala el presidente de la sección de Derecho Marítimo del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), Jaime Rodrigo de Larrucea. En su opinión, este reglamento dará respuesta a cuestiones como la subroque repercutiría en la competitividad del sector. El profesor Alberto Camarero, de la Universidad Politécnica de Madrid, redunda en este aspecto. “A medio y a largo plazo, (la reforma) va a ser buena para el sector porque está poniendo las bases para un aumento de competitividad, para un sistema más sensato (…). El real decreto sienta las bases, pero el corto plazo va a depender mucho del acuerdo de los sindicatos con Anesco”, explica en referencia a cuestiones como la subrogación de los trabajadores actuales.
Calendario de actuación
El respaldo del Congreso a la reforma de la estiba ha acelerado los plazos. Ahora, los expertos coinciden en que la patronal y los sindicatos están forzados a entenderse y a alcanzar acuerdos en el marco de la negociación colectiva. “El Gobierno está prefabricando un reglamento y a partir de ahí las partes ya son conscientes de que esto es irreversible”, señala Rodrigo de Larrucea. Sobre la necesidad de la reforma del modelo de la estiba, las opiniones están divididas.
Por una parte, los expertos se sirven de los datos de los tráficos portuarios para defender la competitividad de la estiba. “El modelo ha durado 30 o 40 años hasta la sentencia de 2014 porque funcionaba razonablemente bien; las dos partes implicadas, tanto empresas como trabajadores, estaban satisfechas y confortables”, advierte el abogado Rodrigo de Larrucea. El volumen de negocio agregado de las sociedades gestoras de terminales también arrojó cifras positivas en 2016, con un aumento del 4,4% de acuerdo al Observatorio Sectorial DBK.
Entre las respuestas a la reforma del modelo ahora subyace la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2014, según constatan los expertos consultados. Al respecto, Alberto Camarero recalca: “El tema de Europa viene muy bien porque se tiene una obligación, de la otra forma se requería una mayoría y en los últimos 25 años ningún Gobierno ha sido capaz”. Sin embargo, más allá de una modificación impuesta por derecho comunitario, el profesor de la Universidad Politécnica de Madrid alude a la necesidad de reformar el modelo portuario y conseguir, de esta forma, avanzar hacia su apertura. “Todos los sectores tienen que ser iguales, aunque el trabajo portuario tenga sus particularidades”, manifiesta.
Desde el ámbito empresarial defienden que las reformas de la actividad portuaria, desde la del año 1986 hasta la de 2003, responden a cuestiones de mejora de la competitividad y adecuación de los modelos entonces vigentes. En un sector global, como lo es la industria marítima, la mejora de los costes como de la productividad rigen la operativa, señalan fuentes empresariales.
Patronal y sindicatos ultiman un acuerdo para sellar el conflicto portuario 
Los sindicatos de la estiba y la patronal Anesco volverán a sentarse en la mesa de negociación, previsiblemente, este jueves. El sindicato mayoritario de la estiba, Coordinadora, prevé cerrar definitivamente ese día “o a más tardar el viernes” el acuerdo la patronal, tal y como señaló su secretario general, Antolín Goya, le semana pasada.
tema2
El acuerdo entre los trabajadores y la patronal pondría punto y final al conflicto en el sector, que aún tiene por delante tres jornadas de huelga programadas para los días 5, 7 y 9 de junio. En esta negociación abierta con la patronal Anesco, Coordinadora reclama a las empresas la transformación inmediata de las Sagep en Centros Portuarios de Empleo (CPE) sin esperar a la finalización de los tres años de periodo transitorio entre el modelo actual y la liberalización de la operativa contemplada en el decreto.
La nueva normativa ampara, sin embargo, el derecho de las empresas de la estiba a quedarse en las Sagep, la posibilidad de crear sus propios CPE, o gestionar directamente sus plantillas. En este sentido, el sindicato defenderá, también, que las empresas que actualmente forman parte de las Sagep sigan integradas en ellas, con lo que se evitaría que ninguna de las compañías se salga de las sociedades de la estiba.
Por otro lado, el sindicato busca garantizar el máximo de producción para los trabajadores durante este periodo transitorio. Es decir, el sindicato reclama que se contrate el 100% del personal a través de las Sagep durante este periodo, frente a la cifra del 50% al 75% contemplada en el real decreto. Además, Coordinadora pretende extender esta cuota del 100% de contratación a través de las Sagep durante el periodo de vigencia del convenio.
Otro de los puntos que centran las reivindicaciones del sindicato es el tema de la formación de los nuevos estibadores. El sindicato reclama participar en los procesos de formación para obtener el certificado de profesionalidad. “Esta es una actividad de alto riesgo y necesitamos que los protocolos de seguridad estén muy trabajados”, constató. A cambio de estas peticiones, Coordinadora adoptará medidas de flexibilización para hacer “más competitivos a los puertos”, entre los que se incluyen una rebaja salarial del 10%.
Por su parte, la patronal Anesco movió posiciones con el rechazo de llevar a cabo un cambio en sus estatutos para dejar de ser representativa de las empresas en la negociación colectiva del sector de la estiba. El ámbito empresarial, de esta forma, mostró su voluntad “de llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes implicadas”, al tiempo que reiteró su denuncia ante las huelgas encubiertas “en la mayoría de los puertos”. En este sentido, exige el cese inmediato de estas medidas de presión, lo que considera un requisito “indispensable” para mantener la voluntad de alcanzar acuerdos. Los estibadores reconocen que el conflicto abierto en el sector ha hecho que se “resintieran” los tráficos de los puertos españoles, a pesar de que finalmente no se secundaron ninguno de los paros convocados. Al respecto, Goya aseguró que el objetivo de convocar paros es “siempre no secundarlos” y puso como ejemplo que ninguna de ellas llegó a materializarse. “Se trata de llamar la atención de cara a la negociación”, recalcó. Así, el secretario general de Coordinadora criticó la actitud del ministerio de Fomento, al que responsabilizó del impacto en los tráficos que ha generado esta situación de inestabilidad por no haber abierto un proceso de negociación sobre el recientemente aprobado real decreto ley.
Los sindicatos y la patronal tienen, por tanto, una nueva oportunidad esta semana para alcanzar un acuerdo y sentar las bases del nuevo modelo laboral de la estiba. Una cita con la que podrían poner fin al conflicto de la estiba.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies