La logística frigorífica busca fórmulas para reducir el «disparatado» coste energético

por El Vigía

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector de la logística frigorífica es el «disparatado» coste de la energía, que puede llegar a alcanzar el 33% de los gastos. Así se puso de manifiesto durante la Cumbre del Frío que celebró recientemente Aldefe, donde se analizaron las distintas estrategias que están utilizando desde los almacenes frigoríficos para luchar contra este coste, tales como la aplicación de tecnologías ligadas a nuevos refrigerantes como el CO2, sistemas inteligentes de iluminación o mejoras en aislamientos e introducción de paneles solares y aerogeneradores.

A este respecto, el secretario general de Aldefe, Marcos Badenes, señaló que con su comercializadora de energía, «los asociados pueden sacar un mayor partido de sus inversiones tecnológicas optimizando aquello que esta fuera del alcance de las empresas, que es el precio de la energía».

Además, también se plantearon las dificultades que existen a la hora de obtener ayudas en materia de eficiencia energética. Esta situación se debe –según explican– a que, de momento, el CNAE del sector no está ligado, sorprendentemente, a la producción industrial sino a los servicios y en este campo no se prevén ayudas. “Si se logrará cambiar este criterio mejoraría aún más la competitividad del sector y por ende la economía española”, apunta Badenes.

Por otra parte, durante la jornada también se puso de manifiesto que «la tecnología y la especialización en servicios de alto valor añadido para el cliente hace posible que el sector del almacenamiento frigorífico a terceros se mantenga, prospere y tenga un futuro alentador”. En concreto, se analizó la evolución de la automatización y robotización de las instalaciones frigoríficas, que está permitiendo, por un lado una mayor seguridad de los trabajadores en zonas penosas y peligrosas y, por otro, una mejora en los estándares de producción y los costes laborales. Asimismo, esta avance también influye en la mejora de la eficiencia energética.

Además, los expertos se refirieron a la transformación que están experimentando los almacenes frigoríficos para convertirse en grandes proveedores de servicios, por iniciativa de los clientes. «Los clientes son quienes demandan nuevos servicios de calidad que van desde etiquetados específicos, a trazabilidad documentada telemáticamente o muestreos aleatorios de mercancías. Todo ello ha diversificado la tarifa que se cobra al cliente, más aún, y han personalizado esa tarifa de forma que cada cliente realmente es el que fija su coste de almacenaje, dependiendo de los servicios complementarios que esté dispuesto a asumir en el escandallo de sus gastos», apuntan los expertos.

En relación con la competencia, desde Aldefe denuncian que cuando los frigoríficos privados ofertan espacios de almacenaje de bajo valor añadido «perjudican gravemente al sector y suponen una merma real de sus necesarios márgenes de rentabilidad hasta el punto de poner en serios apuros a compañías muy serias y consolidadas del almacenamiento público que denuncian desde hace años esta competencia tan agresiva y perjudicial».

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies