NoticiasInfraestructuras

La licitación de obra pública crece un 34% en Catalunya hasta marzo

El Vigía

12 abril, 2018

Alcanza los 400 millones de euros por el impulso de la administración local

La licitación oficial de obras en Catalunya  aumentó un 34% en el primer trimestre, alcanzando los 400 millones de euros debido al impulso de la administración local y, en menor medida, de la Generalitat. Son datos de la Cámara Oficial de Contratistas de Obras de Catalunya (CCOC), que muestran que este importe es inferior a la media trimestral de 2017, de 422 millones de euros, y se sitúa muy por debajo de la media histórica de los últimos veinte años, con 938 millones de euros trimestrales. “El bajo volumen de licitación agrava el déficit crónico de inversión en infraestructuras, ya que la licitación de hoy es la producción/inversión de mañana”, señalan desde la CCOC.

La administración local, que aumentó el volumen en un 32%, fue el nivel administrativo más activo, con un 63% sobre el total licitado. En total, publicó anuncios de solicitud de ofertas por un importe de 251 millones de euros, un 20% por debajo de la media histórica. Por su parte, la licitación de la Generalitat aumentó un 18% respecto al mismo periodo de 2017, hasta los 106 millones de euros. Esta cifra se sitúa dentro de la media del año pasado, aunque es tan sólo el 28% de la media histórica. Durante el primer trimestre, la licitación de la Generalitat constituye el 27% del total. Finalmente, la Administración General del Estado ha elevado la licitación un 118% frente a 2017, con 42 millones de euros.

La CCOC reitera la necesidad de que las infraestructuras se planifiquen a medio-largo plazo (10-15 años), independientemente de los periodos electorales, en función de su demanda, y que sean previamente evaluadas según criterios de coste beneficio que aseguren su rentabilidad económica, social y ambiental. Además, recuerda que la licitación mínima regular y recurrente de todas las administraciones que precisa Catalunya para satisfacer sus necesidades en infraestructuras, presentes y futuras, habría de ser aproximadamente del 2,2% del PIB (5.000 millones anuales).