NoticiasCarretera

La IRU aspira a conformar una alianza con los fabricantes para rediseñar el camión del futuro

El Vigía

17 febrero, 2017

La asociación de transportistas demanda incentivos para acelerar la renovación de la flota

“La descarbonización del transporte por carretera y de la logística debería vincularse a mejoras en la seguridad y a aumentar la eficiencia si se desean alcanzar los ambiciosos objetivos de reducción de las emisiones de dióxido de carbono de la Unión Europea”. Es la conclusión de un informe de la organización internacional del transporte por carretera (IRU) sobre el futuro de los vehículos comerciales de la UE, en el que reclama la constitución de un acuerdo global con fabricantes y administraciones para establecer de manera conjunta el futuro de esta industria.

El representante de la IRU en los asuntos ambientales de Europa, Marc Billiet, ha asegurado que “el sector de la logística y el transporte mercancías por carretera está bien encaminado para cumplir con su compromiso voluntario de reducir las emisiones contaminantes en un 30% para 2030”. Sin embargo, asume que “será muy difícil alcanzar estos objetivos sin una estrecha cooperación con los socios del sector público y privado, como las instituciones europeas, los gobiernos nacionales, los fabricantes de vehículos y componentes, los productores de combustible, los proveedores, los clientes y las ONG”.

Un diálogo estrecho con el sector
Desde la IRU consideran, en este sentido, que las administraciones no pueden avanzar en solitario en este objetivo. “La Comisión Europea y los Estados miembros deberían considerar seriamente un diálogo más estrecho con las partes interesadas de la industria antes de adoptar medidas políticas sobre las normas ambientales de los vehículos”. En opinión de la asociación, “deben considerarse medidas para ofrecer a los operadores de transporte de mercancías por carretera y operadores logísticos un incentivo para acelerar la renovación de la flota”, insiste el documento. “Al adoptar un enfoque holístico del sector, se ha creado una visión única sobre el futuro del transporte de mercancías por carretera y la logística”, lamenta la organización. “El objetivo de este informe es realizar un balance de cómo la evolución de la tecnología podría definir la utilización de los vehículos comerciales en el futuro y cómo estas medidas podrían representar beneficios positivos para mejorar la seguridad vial y la eficiencia operativa de la actividad”.

El documento de la asociación traslada también la responsabilidad a los transportistas, a los que solicita “que hagan un uso más activo de las medidas de reducción del consumo de combustible, como la reducción voluntaria de la velocidad y el uso generalizado de la formación ecológica de los conductores”. La IRU considera que estos planes deben ir acompañados de la implantación de la huella voluntaria de carbono como un mecanismo que permita monitorear los resultados de estas medidas y conseguir que los avances en la reducción de las emisiones contaminantes sean más transparentes.

vehiculo

El documento solicita a los transportistas que implanten medidas medioambientales. /Foto: Daimler