NoticiasTransporte

La inversión pública en la Ciudad del Transporte de Pamplona asciende a 113 millones

El Vigía

1 junio, 2018

La Cámara de Comptos no se pronuncia sobre su rentabilidad

La Cámara de Comptos de Navarra ha valorado en 113 millones de euros la inversión pública realizada en la Ciudad del Transporte de Pamplona, según concluye el informe sobre esta infraestructura que ha llevado a cabo la institución, y que ha sido remitido al Parlamento de la comunidad. De esta cifra, la mayor parte corresponde a las expropiaciones de los terrenos, que han costado al Gobierno de Navarra 92 millones de euros, incluidos los intereses de demora que suman 25 millones.

La institución destaca en el informe que “no es posible pronunciarse todavía” sobre la rentabilidad del proyecto ni el retorno de la inversión. La Ciudad del Transporte se ha ido desarrollando en cuatro fases sucesivas, estando actualmente pendiente de configurarse o redefinirse la cuarta y última. La financiación obtenida por la instalación asciende a 105 millones. De esta cifra, 74 proceden de aportaciones del Gobierno regional o la empresa pública CPEN y el resto de la actividad comercial de la sociedad gestora.

El informe analiza, entre otras cosas, el desarrollo del proyecto, la expropiación de terrenos, el modelo de gestión, la inversión pública y el nivel de ocupación de la infraestructura. La Ciudad del Transporte nació en 1991 con el objetivo de centralizar todas las actividades del transporte de mercancías. Su impulso se llevó a cabo mediante una sociedad de capital privado, principalmente de las patronales del sector, estando inicialmente el capital en manos de Anet, Tradisna, Cámara de Comercio e Industria de Navarra y Audenasa. Desde 1993, el Gobierno foral asumió la ejecución y financiación del proyecto a través de ampliaciones de capital a las que no acudieron los socios privados. De esa forma, el capital social pasó a ser totalmente público y actualmente es la sociedad pública Nasuvinsa quien gestiona la infraestructura.

Aunque en un principio el proyecto se limitó al tráfico de mercancías por carretera, en el Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal de ampliación se contempló la conexión a la red ferroviaria. No obstante, esta opción “ha quedado de momento descartada”.

El informe destaca que el proceso de expropiaciones ha sido “largo y complejo”, con un recorrido por los tribunales “relevante”, que ha tenido una “importante repercusión sobre los recursos públicos”. Este hecho ha causado que en las dos primeras fases de puesta en servicio el precio abonado se situara entre los 12 y los 19 euros, según sentencias de 2002, mientras que en la tercera y cuarta la horquilla, como consecuencia de sentencias de 2016, se situó entre los 53 y los 57 euros por metro cuadrado.

Además del coste de las expropiaciones, el Gobierno navarro ha financiado 11 millones para infraestructuras fuera del ámbito de la Ciudad del Transporte pero necesarias para dotarla de los servicios públicos precisos. En cuanto a las inversiones realizadas por la UTE adjudicataria, ascienden a 87 millones, de los que el 40% corresponde a gastos de urbanización y el 60% a construcción de naves.