NoticiasOpinión

La influencia de los puertos de Barcelona y Tarragona en el desarrollo de Catalunya

Joan Olivella Ingeniero Industrial

20 febrero, 2018

De la necesidad de realizar un estudio que demostrara la importancia de los puertos de Barcelona y Tarragona surgió una tesis doctoral titulada ‘La influència dels ports en el desenvolupament de Catalunya’. Durante el desarrollo de la misma se realizó un estudio pormenorizado comparativo de los planes estratégicos y de sus conceptos básicos de distintos puertos de la UE, tanto de la zona Mediterránea (Valencia, Algeciras, Génova y Taranto) como de la zona Atlántica (Bilbao, Pasajes, Dunkerque, Gante, Amberes y Bremen). Asimismo, se escogió como indicador principal de estudio estadístico los valores mensuales de tráfico portuario, que fueron analizados mediante el uso de la metodología Box-Jenkins para el tratamiento de series temporales.

Las conclusiones que se pudieron obtener de forma resumida constatan la voluntad de las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona de contribuir de forma activa al desarrollo económico y social de su entorno territorial, mediante un planteamiento estratégico sostenible tanto desde el punto de vista medioambiental como desde el punto de vista de su compromiso con la sociedad que habita el territorio que rodea las instalaciones portuarias. Esta voluntad de interrelación se constata cuando la evolución de los datos históricos de tráfico portuario del puerto de Barcelona tiene una clara similitud con el comportamiento de la evolución económica de sus territorios circundantes.

La aportación de los puertos de Barcelona y Tarragona al desarrollo de Catalunya se convierte en una realidad cuando ayudan de manera activa a mejorar la competitividad de sus clientes actuales como herramienta estratégica para lograr nuevos clientes, mediante la adecuación y modernización de las infraestructuras portuarias. El respeto por el medio ambiente y la generación de plenas garantías de seguridad pública interna y externa y de prevención de riesgos laborales son fundamentales en la mejora de dicha competitividad.

Desde un punto de vista empresarial, social y territorial, los puertos y sus hinterlands van en un mismo barco. Este planteamiento coloquial refuerza la idea de la influencia de los puertos de Barcelona y Tarragona en el desarrollo del país.

Como planteamiento básico de los principios de gestión de la calidad, las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona sitúan al cliente en el centro de todas sus actuaciones, considerando que la satisfacción del mismo tiene que ser el faro que guíe todos sus planteamientos estratégicos. Se debería tener en cuenta como elemento de mejora a considerar que la búsqueda de la satisfacción del cliente pasa por ofrecer servicios que cubran sus expectativas, pero es posible llegar a un grado de excelencia si el planteamiento de la autoridad portuaria implica superar sus expectativas, logrando de esta manera una fidelización de la clientela que implicaría una mejora de los resultados del puerto, de sus empresas vinculadas y del territorio afectado. La fidelización de los clientes portuarios también se alcanza mediante la búsqueda de la complicidad de dichos clientes hacia la comunidad portuaria. Se deben generar expectativas en los clientes, superando las inicialmente previstas, potenciando la innovación en la búsqueda de la excelencia de los servicios ofrecidos.

Puertos del norte de la UE utilizan un comportamiento friendly para definir su existencia y su relación con sus clientes, proveedores y opinión pública, que permite explotar una imagen de marca muy potente sobre qué es el puerto como entidad amiga con cara amable. La zona del sur de Europa opta por priorizar una imagen institucional mucho más vinculada a la responsabilidad social corporativa utilizando las consecuencias derivadas.

La integración del concepto de intermodalidad como respuesta a las necesidades de los clientes con servicios que impliquen una generación de valor añadido a las operaciones realizadas dentro del puerto. No hay posibilidad de negocio sin generación de valor añadido que repercuta en el prestador de servicios y en el beneficiario de los mismos, es una relación win-win.

La realización de un trabajo conjunto dentro de la comunidad portuaria que implique la generación de sinergias positivas que signifiquen una mejora de la eficiencia operativa portuaria. El trabajo en equipo lleva a la cooperación y a la cohesión dentro de la comunidad portuaria.

Las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona deben liderar dentro de su comunidad la búsqueda de la cohesión de la misma, que redundará en un beneficio para el puerto pero también para su hinterland. Estas autoridades portuarias tienen en mente su hinterland cuando explicitan muy claramente la necesidad de inversión pública, como podría ser el Corredor del Mediterráneo, que beneficiaría a todos los puertos de la zona este de la Península Ibérica, empezando por Algeciras, siguiendo por Valencia y acabando en Tarragona y Barcelona. También debe considerarse prioritaria la mejora de los accesos a los distintos puertos para permitir que sus actividades logísticas sean mucho más eficientes y efectivas. Esta situación se debe a una clara falta de voluntad del Gobierno español, pero también a la ausencia de una política portuaria común en el ámbito de la UE.

La necesidad de mejorar la transparencia en la información también debe considerarse un elemento prioritario mediante el uso de la comunicación como elemento generador de confianza en los puertos y en sus instituciones. En este sentido, las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona ya realizan una tarea significativa en este sentido que debería ser imitada por parte de otros puertos de la UE.

Una actitud a evitar durante el desarrollo de la planificación estratégica portuaria es la procrastinación: muchas organizaciones dejan los asuntos de mayor calado para gastar esfuerzos en temas que les son más próximos y fáciles. Las autoridades portuarias deberían trabajar siempre con su plan estratégico perfectamente definido y con los objetivos claramente especificados y jerarquizados. Esta actitud definirá la personalidad de la autoridad portuaria delante de la sociedad.

 Desde el punto de vista de un análisis estadístico de los datos mensuales históricos de tráfico buscando un modelo matemático común, se puede afirmar que no es posible una modelización única de los puertos de la UE objeto de estudio. Pero se puede señalar la necesidad inequívoca de trabajar para evitar la estacionalidad en los puertos, así como potenciales efectos de calendario. El estudio realizado el puerto de Tarragona ya ha demostrado la bondad de esta afirmación, mientras que el puerto de Barcelona ha conseguido durante los últimos años disminuir hasta casi quedar reducida a cero la afectación de dicha estacionalidad. Las autoridades portuarias deben tener como pilar de su planificación estratégica la proactividad como una actitud vital ineludible si se pretende lograr el éxito a corto, medio y largo plazo. La necesidad de actuar proactivamente implica la necesidad de tratar datos estadísticos de series históricas que permitan realizar previsiones de futuro con la mayor certeza posible, dado que los datos de tráfico portuario son uno de los indicadores fundamentales del éxito del puerto. Un claro ejemplo se observa en los datos de tráfico de los puertos de Barcelona y Tarragona durante el año 2017. Se debe de considerar la necesidad de efectuar una toma de decisiones estratégicas que impliquen un crecimiento de los indicadores de tráfico, especialmente en aquellos apartados en los que el puerto quiera trabajar para considerarse como referencia.

La toma en consideración de los datos atípicos que se obtiene durante la aplicación de la metodología Box-Jenkins se debería contemplar desde un punto de vista estratégico. Tomando en consideración la calidad de los datos atípicos y su influencia en el desarrollo futuro del puerto, dado que una lectura muy detallada de los resultados obtenidos a finales de 2008 ya preveía una clara tendencia a la baja de los tráficos portuarios y la aparición de una crisis económica de primera magnitud.